1024X160_PONTE-VIVO_CUBREBOCAS.jpg
1024X160_PONTE-VIVO_LAVADO.jpg

EL BRONCO Una historia de éxito electoral por la que nadie apostaba


No tiene timidez al hablar sobre lo que consiguió pero tampoco parece presumido cuando lo narra. En ocasiones habla de sí mismo como un loco pero con objetivos muy claros. Esa locura, dice, es en gran parte lo que lo llevó a tomar un desafío que se antojaba imposible: ganar la gubernatura de Nuevo León sin la estructura de un partido político, con poquísimos recursos económicos y con uno de los principales enemigos (o a veces el mejor aliado) de los políticos en contra: las televisoras. Y lo consiguió...

Su caso es un parteaguas en el sistema político democrático de representación no sólo de México sino a nivel internacional. Por eso en Campaigns & Elections decidimos sentarnos una tarde a conversar con este hombre cuyo apodo es más sonado que su nombre: Jaime Heliodoro Rodríguez Calderón, El Bronco, gobernador constitucional de Nuevo León.


En su estado, su campaña ya era lo bastante fuerte como para que sus adversarios tuvieran dolores de cabeza y durmieran preocupados, pero en el resto del país se comenzó a escuchar y saber que había un gobernador independiente en Nuevo León cuando se difundió el video de una entrevista en vivo con Carlos Loret de Mola en su noticiero matutino de Televisa.


En aquella ocasión el conductor le preguntó con jiribilla al candidato: “¿Quién va a gobernar detrás de El Bronco, va a gobernar el grupo de empresarios regios, los dos, tres empresarios regios de mucha lana que lo apoyaron, el grupo Reforma, El Norte, el periódico que estuvo también muy cerca de usted, quién va a gobernar Nuevo León?”, a distancia, en su rancho, El Bronco vestido con su habitual chaleco sobre camisa de manga larga le reviró: “El Bronco compadre, y te lo digo clarito: no va ser Televisa, ni Multimedios ni ningún medio, vamos a trabajar con los ciudadanos de Nuevo León, no vamos a pagar ni un peso a la televisión, ni a ningún medio para gastar el dinero de los nuevoleoneses en publicidad”. Para quienes no lo conocían se trataba de una declaración bastante osada de un político, que nos tienen acostumbrados a que tratan a los conductores de televisión casi reverencialmente.


La osadía de El Bronco, sin embargo, había comenzado mucho antes. Según sus propias palabras la idea de separarse del PRI, partido al que representó como diputado local, federal e incluso como presidente municipal de García, en su estado natal, le surgió en 2013. En la mente estuvo cocinando la idea y finalmente a mediados de septiembre de 2014 decidió renunciar al tricolor. Entonces decidió retirarse por cerca de un mes de la actividad pública para reflexionar sobre los pasos que seguiría.


-¿En qué momento surge la idea de dejar el PRI?

-Consciente estuve hace dos años y medio de que los partidos ya no tienen ninguna opción en este país. Yo no busqué ser can- didato por el PRI, hay quienes dicen que yo busqué ser candidato por el PRI y que los quería chantajear, no, nunca quise ser el candidato del PRI, no busqué a nadie para que yo fuera el candidato, yo tomé la decisión hace dos años y medio de buscar la independencia y me lo mentalicé y comencé a trabajar en ello. Renuncié al PRI el 14 de septiembre de 2014, a partir de ahí empecé a promover esta posibilidad, entonces me tardé un año, un año es suficiente para que las cosas se den bien”.

-¿Es cierto que tuviste un retiro en tu rancho?

-Sí, yo para tomar esta decisión, quise hacer lo que hizo Cristo sin querer emularlo, sin querer parecerme a él, mucha gente a veces me dice ́no, cómo vas a decir ́, no. Yo nunca he entendido por qué Cristo se fue 40 días a retirarse a tomar las decisiones que tomó, nadie ha explicado a dónde fue, nadie sabe a dónde fue, entonces yo le pedí a mi mujer que me diera chance de irme a entenderme yo solo, a conocerme mejor, estuve 23 días en mi rancho, aislado, produciendo, yo me dedico a producir, y reflexioné mucho pero además me di cuenta de que la comunicación individualizada ya superó la comunicación masiva, empecé a hacer amigos en el Facebook, empecé a chatear, a hacer cuates, yo no estaba tomando la decisión para ser candidato independiente, estaba tomando la decisión de conocerme yo mismo y cuando lo conseguí, decidí buscar ser gobernador y para eso necesitaba quitarme todas mis garrapatas mentales y lo logré porque lo primero que hice fue vencer la televisión, yo ya no veo los noticieros de televisión.


-¿Ni los nacionales?


-Ninguno, no me dejo influenciar por ellos, son malas influencias para la toma de decisiones, los noticieros todos dan malas noticias, nunca dan una buena noticia, muy pocas veces dan una buena noticia, a los ciudadanos mexicanos nos hace falta ver buenas noticias, hay muchas buenas noticias que no las cuenta la televisión, entonces la gente ya dejó de ver la televisión, los noticieros, la gente mejor escribe las noticias en Facebook, si tú lees Facebook te das cuenta de lo que pasa, si hay tristeza, si hay dolor si hay angustia, si alguien tiene un problema. Haz de cuenta que una persona de la colonia más fregada de donde sea, su niño cumpleaños, ella pone en Facebook y hacemos una oración o le felicitamos, eso se llama sentimiento y en este país los políticos dejaron de tener sentimientos y eso es malo, muy malo para la sociedad por- que el político que no tiene sentimientos, toma decisiones frías que a veces dañan mucho a la sociedad, entonces yo tomé la decisión de vencer la televisión, de vencer los medios de comunicación masivos y no los usamos para hacer nuestra campaña, usamos los individualizados como el Facebook, Twitter, Youtube, Instagram, Whatsapp, la comunicación direccionada y segmentada.


Facebook vs televisión


Quizá sin ser del todo consciente del potencial que tienen las redes sociales, en ese periodo se hizo de una herramienta que a la postre le resultó y le sigue resultando tan efectiva: el Facebook. Cierto es que actualmente no existe una campaña política con buenos resultados que no utilice esta red social, pero pocas veces se ha visto que el principal elemento de difusión de ideas, propuestas, sea precisamente el Facebook.


“Me hice adicto al Facebook porque tengo casi 900 mil seguidores, hablo con ellos y si no hago audiencia pública, la gente puede escribirme de manera libre y los leo”.


-¿Tú eres el que lo contesta?


-Siempre, contesto más de mil 500 mensajes al día, le dedico más de tres horas diarias, atiendo miles de gentes a la vez, y no me causa molestia, si yo trabajo tres horas diarias puedo huevonear el resto del día, es cierto, la neta que sí, pero tú vas a desayunar con un personaje de la política y huevoneas tres horas, la verdad que sí, entonces yo no voy al café ni al restaurante ni atiendo a políticos, yo atiendo al ciudadano y lo hago a través del Facebook o lo hago a través de la calle, me gusta mucho andar en la calle, platico con la gente, me cuentan cosas, creo que soy la persona más informada del estado de Nuevo León.


El Bronco suele hablar con una voz ligeramente golpeada y que denota cierta seguridad en lo que dice, busca mirar a los ojos de su interlocutor y aunque esté la grabadora de por medio se expresa como lo haría si no estuviera hablando con un reportero.


-Entonces tu campaña fue persona a persona, tengo entendido que tenías un spot al día por reglamentación ¿es así?


-Nos dieron 26 spots para toda la campaña y nos los pasaron a las tres de la mañana o a las cuatro. O sea, uno cada tres días.


Cuando la locura se junta...


El Bronco narra que fue invitado a dar una conferencia en Buenos Aires, Argentina y ahí conoció a un estratega de campaña que se define a sí mismo como políticamente incorrecto: Memo Rentería (quien curiosamente también gusta de los chalecos). Según El Bronco ahí un par de locos se juntaron e iniciaron la travesía que derrotaría más tarde al bipartidismo reinante en Nuevo León.


-¿Cómo conoces a Memo Rentería?


-Bueno, a Memo que es otro loco igual que yo lo conozco en Buenos Aires, Argentina, mientras él daba una conferencia, yo estaba dando otra, obviamente él tuvo 2 mil espectadores y yo solamente 30, me gustó mucho su manera de comunicar, le dije que yo quería que trabajara conmigo pero que yo no tenía dinero para pagarle, pero se decidió a ser parte de esta historia creo que hoy Memo puede contarle a sus nietos que ha sido parte de esta historia, que es lo más grandioso que puede uno lograr.


-¿Cómo supiste que él era la persona correcta para tu campaña?

-Cuando yo escuché a Memo cómo se emocionaba al tratar de cambiar el marketing político y cómo se esfuerza para demostrar que el marketing político actual está podrido, ya está caduco, no le gusta esto que digo a los estrategas políticos y es que ganan mucho dinero, ellos se llevan la mayor parte del dinero de las campañas políticas pero es el dinero de los mexicanos. Entonces Memo no me cobró lo que cobran ellos, Memo no me cobró nada, entonces somos socios de esta historia y eso es algo grandioso porque cuando una gente que sabe del tema de la comunicación también se quita sus telarañas y garrapatas mentales puede ser grandioso. Entonces el marketing político actual hace excelentes campañas en muchos casos pero pésimos gobiernos porque vistes de seda al que no es de seda, maquillas a una persona para hacerlo artista y no son artistas. Nosotros no hicimos una campaña de esas, hicimos una sin maquillaje, sin televisión, sin radio, sin las poses que normalmente hacen los políticos.


Un salto al vacío


Memo Rentería es un estrafalario y por ello es la antítesis de muchos de sus colegas y si se tratara de juzgar a un libro por su portada probablemente, hay que decirlo, pocos políticos lo contrarían si buscaran en serio ganar una elección. Pero este hombre con gorra de Blue Demon puede decir dos cosas que muchos de sus otros compañeros, con la corbata y el saco muy bien puestos, no podrían: fue el estratega de la campaña electoral que llevó a Ernesto Ruffo Apel a convertirse en el primer gobernador del país que no era del PRI, es decir, rompió el monopartidismo y además coordinó la campaña del primer gobernador independiente de México. (Aunque su currículo marca que ha dirigido unas 300 campañas)


Cuando las ganas se juntan...dirían por ahí y esta frase aplica muy bien por- que Memo Rentería ha dicho varias veces que buena parte de su estrategia es restarle solemnidad a los candidatos con los que trabaja, lo cual se consigue cuando se “quitan telarañas y garrapatas mentales” los políticos y ha llamado a los jóvenes estrategas políticos a vender autenticad en sus campañas.