Innovación para las candidaturas independientes


México es uno de los países con mayor avance en la organización de elecciones en el mundo y, principalmente, en América Latina; en la última elección, así lo estimó la Organización de Estados Americanos “La OEA reconoció el ambiente de tranquilidad y destacó la organización y el desarrollo de la jornada electoral en México.” (El Economista, 12 de abril de 2016).


Sin duda, se ha avanzado demasiado en muchos aspectos, pero principalmente en dotar de certeza a los ciudadanos de que las elecciones son transparentes y que las viejas prácticas que implicaban que la voluntad de los ciudadanos fuera vulnerada en su mayoría ya han sido erradicadas. Lo anterior, por medio de diferentes reformas electorales a lo largo de los años, las cuales han llenado los vacíos o huecos que permitían vulnerar esa voluntad ciudadana. Ejemplo de esto podemos mencionar la integración de los órganos electorales, avances de seguridad para las boletas electorales y credenciales de elector, estas últimas contienen 25 medidas de seguridad, que son una muestra del nivel de desconfianza y también del mal uso que se les ha dado. Las medidas de seguridad que se han implementado a los procesos electorales es producto de los excesos y malas prácticas.