Mensaje del Primer Informe de Gobierno, Silvano Aureoles Conejo


Amigas y amigos:


No resulta casual que estemos congregados en este recinto histórico, el antiguo Seminario Tridentino, hoy Palacio de Gobierno, que en Michoacán es cuna de la tradición nacionalista y democrática, sede del Poder Ejecutivo desde 1867.


En este lugar, estudió y se ordenó sacerdote Don José María Morelos y Pavón, el Siervo de la Nación, a cuyo talento y determinación se debe el origen del Estado Mexicano. Aquí también realizó sus estudios Melchor Ocampo, el filósofo de la Reforma, quien junto con Benito Juárez, instauró el estado laico, sustento democrático actual.


Qué mejor lugar para informar la situación que guarda el Estado, que este edificio, testigo silencioso de la historia.


Hace un año, que asumí el mandato conferido por el pueblo de Michoacán, en circunstancias que cabe calificar comosumamente críticas. El enfrentamiento y la discordia que prevalecían entre la sociedad, estuvieron a punto de convertirse, literalmente, en una guerra entre hermanos, capaz de demoler nuestro modo de vida y estabilidad hasta sus cimientos.


La precariedad del estado de derecho, la debilitada condición de las instituciones, la improvisación irresponsable y en ocasiones el dolo evidente, llevaron a Michoacán a una situación de zozobra y postración extrema.


Desde el inicio de la administración, nos fijamos como meta revertir esta situación. La transformación NO es inmediata, sino paulatina, fruto del trabajo diario del gobierno, las instituciones y la sociedad.

Asumí esta responsabilidad con el compromiso de construir juntos un Michoacán más justo, digno y próspero para todos, donde las michoacanas y michoacanos sean protagonistas y no espectadores de su destino, donde el camino sea incluyente y la diversidad de voces enriquezcan la unidad y visión del nuevo Michoacán.


Hoy juntos hemos emprendido la tarea de rescatar a Michoacán y con resultados darle el sitio que merece en la historia.


NO permitiremos que la misión se desvíe.

NO permitiremos que los que NO quieren a Michoacán decidan.

NO permitiremos que la corrupción y la impunidad regresen.


NO permitiremos que Michoacán sea para unos cuantos. Michoacán es de todos y para todos.

La tranquilidad, la estabilidad y el desarrollo de Michoacán, dependen de nuestra capacidad de dialogar para llegar a acuerdos sólidos, para generar el entendimiento mutuo y la concordancia de objetivos entre todos.


Gracias a la convicción de dialogar, de entendernos mediante la palabra, entablamos a diario un intercambio fructífero para darnos a conocer y reconocer a nuestro conciudadano, que siente y piensa distinto de nosotros.


En coincidencia con esto, este 15 de septiembre, entregué personalmente, el Primer Informe de Gobierno ante el Honorable Congreso del Estado.


En ese momento, me comprometí a regresar a la sede del Poder Legislativo, para en sesión plenaria, entablar un diálogo entre poderes, abierto y transparente, sobre los temas que contiene el informe.


Lo que realmente importa de un gobierno son los resultados. Éstos dependen de la correcta evaluación de la problemática y de la certera definición de objetivos, estrategias y acciones a emprender.


Desde el primer día, reconocimos que los retos de Michoacán requieren soluciones multidimensionales, por lo que iniciamos un proceso de planeación estratégica, priorizando la atención a lo realmente importante.


Buscamos dejar atrás las inercias. Para alcanzar un buen ejercicio de gobierno fue necesario detectar lasdebilidades, a fin de revertirlas, y reconocer nuestras fortalezas para robustecerlas.

Así, conformamos el Plan de Desarrollo Integral del Estado de Michoacán 2015-2021, mediante una amplia consulta pública a través de 10 foros, en cada una de las regiones del estado y dos más en Chicago y Los Ángeles, en los Estados Unidos de América.


En el documento se plasma la visión conjunta de la sociedad y el gobierno, sobre el futuro de bienestar que todos deseamos construir. Juntos hemos establecido el rumbo; con metas claras, objetivos comunes, concretos, medibles y alcanzables, con resultados que estén sujetos a estricta medición y puntual evaluación.


Con este compromiso, revisamos cientos de programas y trámites existentes, muchos de los cuales correspondían a inercias del pasado; otros, se duplicaban y hasta competían entre sí.

En contraste, muchas demandas y necesidades de la población no se atendían. Por eso, orientamos nuestro trabajo y recursos hacia los programas de mayor impacto.


Así, nos enfocamos en 50 programas y proyectos estratégicos, en lugar de los más de 800 que se operaban al inicio de esta administración.


(Pausa)


Con base en el diagnóstico realizado, determinamos tres ejes de gobernanza: Finanzas Sanas, Seguridad Pública y Educación de Calidad.


Estos temas han requerido de una atención central, dado que, si NO logramos construir bases sólidas para su resolución definitiva, NO se podrá avanzar en ninguno de los demás rubros.


Recibimos las finanzas públicas en un contexto muy adverso.

Un estado endeudado y sin liquidez, y contradictoriamente, con millonarios subejercicios de recursos federales.


El problema financiero es estructural. Consecuencia de años de descuido e irresponsabilidad en el manejo de los recursos públicos, lo que ha debilitado severamente la hacienda estatal.

En un inicio, los compromisos de corto plazo ascendían a cerca de 13 mil millones de pesos, y nuestra precaria liquidez era insuficiente para hacer frente a la presión financiera inmediata. Además, la deuda de largo plazo supera los 17 mil millones.


Recibimos un estado con finanzas colapsadas, sin viabilidad económica para operar en el día a día y cumplir a la ciudadanía con las tareas más elementales.


Baste señalar que, justamente un día después de tomar posesión, teníamos que pagar 428 millones de pesos de participaciones federales a los municipios, sin contar con recursos para ello. Además, solo para la Universidad Michoacana, cubrimos recursos extraordinarios por 650 millones de pesos para el cierre 2015.


La grave situación hacendaria obedece, en parte, a que cada año de manera inercial, el presupuesto del Gobierno del Estado, incluía un déficit anual de más de 5 mil millones de pesos, lo que nos llevó a una situación insostenible.

Un tema de esta magnitud, no puede resolverse en un año. El reto es reducir gradualmente el déficit hasta lograr equilibrio en nuestras finanzas, para lo cual hemos implementado, entre otras, las siguientes acciones:


Primera.- Incrementar los ingresos. En este reto se han logrado buenos resultados. De conformidad con la más reciente Cuenta Pública Trimestral, entregada al Congreso del Estado, destaca el rubro de derechos, en el cual tuvimos un incremento del 55 por ciento respecto al mismo periodo del año anterior.

Segunda.- Imponer criterios de disciplina y racionalidad del gasto, para hacer más eficiente el ejercicio gubernamental, lo que a la fecha ha generado ahorros significativos.


Estas acciones, nos permitieron cubrir pagos a proveedores y contratistas de ejercicios anteriores y del 2016. Tarea en la cual seguiremos trabajando, ya que lamentablemente, aún existen muchos acreedores pendientes de pago.

Tercera.- La nómina magisterial es el elemento que más impacta en los egresos estatales, por lo que seguiremos haciendo gestiones ante la Secretaría de Hacienda y Crédito Público y la Secretaría de Educación Pública, para quela federación absorba, de manera progresiva, parte de estos compromisos.

Gracias a la gestión de recursos adicionales, – el déficit presupuestado de 5 mil 100 millones de pesos para el ejercicio 2015 – , en el último trimestre se redujo en más del 60 por ciento, además de lograr apoyos extraordinarios para los municipios.


El manejo responsable de las finanzas estatales, contribuyó a que la calificadora internacional HR Ratings, mejorara la evaluación de riesgo del Estado, pasando de NEGATIVA a ESTABLE al día de hoy.

Mi más amplio agradecimiento al ex Secretario de Hacienda y Crédito Público, doctor Luis Videgaray Caso, por su apoyo en uno de los temas más complicados para el estado, las finanzas públicas.


Estoy consciente que en esta materia hay mucho por hacer. Mi compromiso es atender los temas de fondo y buscarsoluciones estructurales, por lo que seguiremos trabajando, construyendo el futuro, para que antes de concluir esta administración, logremos el equilibrio financiero que impulse el desarrollo económico y social de Michoacán.


(Pausa)


En mi gobierno la seguridad pública es una prioridad.

Durante años, Michoacán ha vivido un clima de inseguridad y zozobra. La omisión y complicidad de autoridades con el crimen organizado, incluso en las más altas esferas del gobierno estatal, agravaron el problema, ensuciaron la imagen de Michoacán, y nos marcaron como un estado inseguro, corrupto, violento e inepto.


Al inicio de esta administración, contábamos con 5 tipos de cuerpos policiacos: la policía estatal, la municipal, la fuerza ciudadana, la fuerza rural y la fuerza indígena, quienes en su mayoría NO contaban ni con la formación, ni con la capacidad operativa para garantizar la paz y el orden público.


Esta situación, ocasionó acciones dispersas, que lejos de ayudar a la reducción de la delincuencia, abonaron al deterioro social.

El primero de octubre de 2015, contábamos con 3 mil 400 policías estatales, la mayoría de ellos sin acreditar controles de confianza.

Lo primero que hicimos fue definir un Plan Integral de Seguridad de gran visión, que conjunta acciones estratégicas entre los gobiernos federal y estatal, encaminadas a salvaguardar la tranquilidad y la seguridad de los michoacanos.

La definición y ejecución de la estrategia, NO podía seguir individual y desarticulada, entre el municipio, el estado y la federación.


Por ello, a 40 días de haber iniciado la administración, concretamos la firma del convenio del Mando Único Policial,que han signado 110 de los 113 municipios.

Cuatro meses después, el 11 de febrero de 2016, se cerró el capítulo de los autodefensas, muchos de ellos, mujeres y hombres valientes quienes, rehenes del crimen organizado y ante el abandono de las instituciones, se vieron obligados a empuñar las armas para proteger a sus familias y patrimonio.

Esta historia quedó atrás. El Estado retomó su responsabilidad de brindar la paz y seguridad a sus ciudadanos.



En ese mismo momento, se oficializó la conformación de un solo cuerpo: la Policía Michoacán, integrada por 7 mil elementos que deben cumplir procesos de acreditación y evaluación constante.


El 27 de abril de 2016, emití el decreto por el cual se extinguió la Unidad de Fuerza Rural.


El 16 de agosto, se graduaron del Instituto Estatal de Estudios Superiores en Seguridad y Profesionalización Policial,400 nuevos cadetes, la primera generación de mujeres y hombres preparados, certificados y confiables, paraintegrarse a la Policía Michoacán; esto es ¡10 veces más elementos que en generaciones anteriores!


Nuestra policía NO solo debe estar capacitada, sino también equipada, a la altura de los retos que hoy enfrentamos.


Anteriormente, teníamos equipamiento obsoleto, por eso los dotamos de 900 vehículos, 5 helicópteros y un avión sigiloso, además de mejor equipo táctico operativo.

Para blindar al estado, elevar la capacidad de reacción y la precisión de quienes nos protegen, se inició la construcción del C5i, centro de control e inteligencia en Morelia; replicaremos estos mismos Centros en las regiones del Estado, los cuales contarán con tecnología de punta, que incluye un sistema de vigilancia a través de fibra óptica para atender emergencias.

Además, instalamos 4 mil 800 videocámaras, de un total de 10 mil; iniciamos la colocación de arcos de vigilanciacarretera y comenzamos la entrega de 25 mil botones de emergencia, en las zonas con mayor incidencia delictiva.


Todo esto permitirá hacer más efectiva y eficaz la función policial.

Así, en materia de seguridad estamos acabando con dispersiones y desencuentros. Ahora, la estrategia es una sola y la trabajamos codo a codo con el Gobierno de la República, a través del Grupo de Coordinación Michoacán, mecanismo interinstitucional dedicado a la seguridad de la población, con el que hemos desarrollado 56 sesiones,todas ellas encabezadas por su servidor.

Reconocemos que nuestras fuerzas armadas, han sido pilar de esta estrategia, trabajando en unidad para restablecer el orden, la estabilidad y salvaguardar la vida de todos los michoacanos.

Sin duda, nuestras fuerzas armadas son las instituciones más admiradas, loables y reconocidas de la Nación.

Agradezco el respaldo y solidaridad de las mujeres y hombres, quienes con su labor diaria, coadyuvan a la recuperación del tejido social y a mantener la soberanía y régimen de libertades de nuestra patria.


Mi reconocimiento al General Salvador Cienfuegos Zepeda, Secretario de la Defensa Nacional, de quien desde el primer día de esta administración, hemos recibido invaluable respaldo mediante acciones concretas. Nuestro agradecimiento por los mil policías militares, quienes se adicionaron a la fuerza permanente en el territorio.

Destaco también, el acuerdo general de coordinación con la SEDENA que incluye la ampliación, mejoramiento y mantenimiento de infraestructura de las instalaciones militares, así como la retribución a familiares de elementos caídos en cumplimiento de su deber.


En este mismo sentido, a fin de fortalecer la presencia de la Marina en la entidad, firmamos un convenio de coordinación para construir tres estaciones navales: Coahuayana; La Placita, en Aquila; y Caleta de Campos, que serán centros de operaciones y apoyo logístico para las acciones navales.

Reconozco la labor en beneficio de Michoacán del Almirante Vidal Francisco Soberón Sanz, Secretario de Marina.


La estrategia de seguridad incluye la instalación y funcionamiento de cuarteles regionales de la Policía Michoacán. En los próximos días, pondremos en marcha el primero de ellos en Huetamo, en beneficio de la Tierra Caliente.


Nuestros policías nos importan. Para dignificar su labor y mejorar su calidad de vida, a partir del pasado 15 de septiembre, incrementamos un 28 por ciento su salario base y 80 por ciento sus prestaciones.


El trabajo coordinado rinde resultados. De acuerdo al Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, Michoacán hoy presenta avances.

En el punto más álgido de inseguridad, Michoacán se ubicaba como el tercer peor estado a nivel nacional en secuestros; al día de hoy, hemos mejorado 13 posiciones, pasamos de ocupar el lugar 29 al 16 en los estados con menor incidencia. Y en extorsiones, pasamos del lugar 27 al 3, es decir, mejoramos 24 posiciones a nivel nacional.

No obstante, es preciso reconocer que en otros delitos como el homicidio doloso, aún tenemos grandes retos y es nuestra tarea permanente, trabajar para reducir esta lastimosa realidad.


Así mismo, de acuerdo al Índice de Paz Nacional del Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO), publicado este año, transitamos de ser el estado número 29 al 13, con mejor estabilidad.

Reconozco que en este tema falta mucho camino por recorrer; vivimos en un clima de calma frágil que exige la aplicación de todas las capacidades del Estado.

Al pueblo de Michoacán hoy le reitero: No descansaremos hasta lograr que en todos los rincones de nuestro Estado los habitantes puedan vivir en paz y tranquilidad. ¡Para eso estamos trabajando, para construir un futuro más seguro!


(Pausa)


Con toda claridad, José Vasconcelos conceptualizó los alcances que debe perseguir nuestro modelo educativo:formar ciudadanas y ciudadanos completos, armónicos – tanto intelectual como físicamente-; responsables, capacitados y determinados para progresar en la vida.

¿Acaso existe un tema de mayor trascendencia que la formación de nuestras niñas, niños y jóvenes? estoy seguro en que todos coincidimos, ¡NO lo hay! La educación es el reto más importante para la nación y por ende para Michoacán.


A sabiendas de que cuando se quiere alcanzar resultados diferentes, se necesita hacer cosas diferentes, emprendimos acciones para transformar la educación.

El camino no es fácil ni terso, los desafíos son enormes, ya que partimos de una lastimosa realidad.

Comparto con ustedes algunos datos para dimensionar el reto al que sociedad y autoridades nos enfrentamos.

Michoacán, se ha mantenido por años en una precaria situación educativa:

  • Ocupamos el primer lugar nacional en deserción escolar en primaria y secundaria. De cada 100 alumnos inscritos en primaria, sólo 13 concluyen la educación superior.

  • El promedio de escolaridad es de apenas segundo de secundaria.

  • 8 de cada 100 personas mayores de 15 años, no saben leer ni escribir.

  • En secundaria, 92 de cada 100 alumnos, registran deficiencias de aprendizaje en matemáticas y 85 de cada 100, en lenguaje y comunicación.

  • De cada 10 escuelas de educación básica, 9 se encontraban en condiciones precarias.


  • Cada año, en nuestras escuelas públicas, se cumplen como máximo 160 de 200 días, escasamente el 80 por ciento del calendario escolar.


Es decir, cada año nuestros niños, pierden más de un mes de valioso aprendizaje. ¡Un día perdido de cada semana!


  • Contradictoriamente, destinamos más del 50 por ciento del presupuesto estatal a la educación y seguimos obteniendo los peores resultados del país.

  • De manera recurrente, se firmaban minutas con expresiones magisteriales hasta de 500 millones de pesos, lo que equivale, por ejemplo, a más del doble del presupuesto anual de varias secretarías estatales como cultura, turismo o desarrollo económico.

Ante este panorama, tomamos decisiones contundentes para cambiar de fondo nuestro sistema educativo.

Por primera vez en la historia, se aplicó la evaluación del desempeño docente a cientos de profesores; y todo aquel que quiera acceder a un espacio laboral, debe acreditar lo dictaminado por la Ley General del Servicio Profesional Docente: ¡En Michoacán ya no existen plazas automáticas!

Para combatir actos de corrupción y dispendio de recursos públicos, implementamos el pago electrónico. Hoy más del 40% de la nómina magisterial, se cubre de esta manera, lo que genera ahorros al Estado y múltiples ventajas a los trabajadores.


No podemos hablar de educación de calidad, si NO contamos con maestros capacitados, espacios dignos y equipados para que las niñas, niños y jóvenes, desarrollen plenamente sus habilidades y capacidades.

Por ello, hemos implementado un ambicioso e histórico plan de inversión en infraestructura, en coordinación con la Secretaría de Educación Pública Federal. En este programa destinamos más de mil 800 millones de pesos, para construir, rehabilitar y equipar, en los próximos años, al menos el 60 por ciento del total de planteles.

Tengo la firme convicción de erradicar las llamadas escuelas de “palitos” y sustituirlas por Mi Nueva Aula, espacios dignos para nuestros niños y jóvenes.


A la fecha hemos concluido 700 obras de mejora en infraestructura educativa y serán cerca de mil 200 al cierre de 2016, beneficiando más de 320 mil alumnos en todo Michoacán.


Como ya lo mencioné, el abandono escolar es una tragedia. Muchos jóvenes dejan la escuela, principalmente, por falta de recursos.

Por ello, creamos el programa Beca Futuro, con el que se han beneficiado a 34 mil estudiantes en el ciclo 2015-2016, cifra que esperamos duplicar en el actual periodo escolar.


(Pausa)

Todo este trabajo ha sido posible, gracias a la concurrencia de esfuerzos con el Gobierno Federal, a través de la Secretaría de Educación Pública, encabezada por Aurelio Nuño Mayer, de quien valoro su respaldo para la consolidación de estos significativos proyectos.

La educación de calidad es la aplanadora que nos permitirá emparejar el piso de las oportunidades.

Para hacer esto posible requerimos de instituciones modernas y eficientes, que respondan a las demandas actuales de las nuevas generaciones.

“Les anuncio, que iniciamos una reingeniería de fondo en la Secretaría de Educación en el Estado, para consolidar la transparencia, la rendición de cuentas y el control administrativo. Esta reingeniería, permitirá implementar una operación efectiva del órgano rector de la educación”.


Las acciones emprendidas, harán posible revertir los indicadores y convertir a la educación, en un elemento decohesión social.

Ratifico lo que expresé al rendir protesta como gobernador: “Siempre estaré abierto al diálogo y al entendimiento, y respetaré los derechos laborales de todos, pero nada está por encima del derecho superior de las niñas, niños y jóvenes, a recibir una educación de calidad”.


Reitero, mi compromiso es con los michoacanos. Como gobierno somos comprensivos, pero NO permisivos; tolerantes, más NO cómplices de atropellos; respetuosos, más NO encubridores. ¡Quienes cometan delitos serán tratados como delincuentes! Así de claro, así de legal…


(Pausa)


La infraestructura incide directamente en el crecimiento económico y en la calidad de vida de la población.

En este primer año, se han ejecutado mil 822 obras de infraestructura en materia de salud, educación, agua y comunicaciones, con una inversión de más de 3 mil 728 millones de pesos, cifra que duplica la ejercida en este rubro, el año anterior.

En conjunto con el Gobierno de la República y el municipal, iniciamos la modernización de la ciudad de Morelia, proyecto estratégico al que destinaremos durante el sexenio, 10 mil 800 millones de pesos, más de la mitad de origen estatal.

Esto equivale a 6 veces lo invertido en promedio, en cada una de las pasadas 4 administraciones estatales.

De este proyecto de infraestructura destaco que:

  • Iniciamos la sustitución de pavimentos en los primeros 4 tramos del Circuito Interior Continuo de Morelia.

Este mismo año, arrancaremos los distribuidores viales de las avenidas Ventura Puente – Camelinas y Morelos Sur -Camelinas.

  • Construiremos parques lineales, para embellecer y convertir en espacios recreativos, los márgenes de los Ríos Chiquito y Grande, así como en el camellón central del Boulevard García de León.

  • El siguiente proyecto es la peatonalización del centro histórico de Morelia, con la creación de infraestructura vial subterránea, que facilite el flujo y desahogo de tránsito en el primer cuadro de la ciudad. El reto es hacer de Morelia el primer destino de turismo cultural de México.

  • Trabajamos en la modernización del Centro de Convenciones de Morelia, para atraer mayor turismo de negocios a la capital.

  • Concluiremos el Teatro Mariano Matamoros, para que sea uno de los más importantes y modernos de América Latina.

El pasado 8 de septiembre, arrancamos la reconstrucción de la red carretera estatal. Mejoraremos y reencarpetaremos más de 10 mil kilómetros, con una inversión superior a los 10 mil millones de pesos, dentro de los próximos 5 años. En 2016 estamos invirtiendo 2 mil 500 millones.