5 mitos y Verdades



Un auténtico huracán político electoral atravesó México este 5 de junio. Muchos son los que se han apresurado a responsabilizar de los malos resultados al Presidente Enrique Peña Nieto, aprovechando cierto oportunismo partidista principalmente. En la misma línea de oportunismo partidista parecía destacar la figura del actual Presidente del CEN del PAN como gran estrella y hacedor de las históricas victorias de los candidatos a Gobernador del PAN a nivel nacional. Pero como reza el dicho, a Dios lo que es de Dios y al César lo que es del César, por ello es pertinente un análisis más profundo, sin tintes partidistas, para saber qué pasó realmente y, sobre todo, qué lecciones podemos aprender de este ciclo electoral y sus consecuencias rumbo al 2018.





Contrario a lo que a algunos les gusta- ría, los electores decidieron su voto en clave local. Si los mexicanos hubieran decidido su voto en clave nacional y manifestado su voto como un voto de castigo al Presidente, como algunos insinúan, ni el PRI hubiera sido la pri- mera fuerza en número de votos totales a nivel nacional, ni hubiera recuperado los Gobiernos de Oaxaca y Sinaloa, ni hubiera repetido en los Estados de Hidalgo, Tlaxcala y Zacatecas.