1024X60_CUIDATE MAS_1.jpg

JJ Rendón. La leyenda está de vuelta



Desde el largo ventanal de su departamento, pueden verse el cielo y el mar conjuntarse a lo lejos. Por igual, si uno asoma al balcón, se miran cerca el hotel Mandarin y decenas de edificios que dan vida al distrito financiero de Miami. Dentro del departamento, si algo impera, es el silencio. Calma. JJ Rendón, considerado uno de los 10 mejores consultores políticos del mundo, exige a sus trabajadores silencio y a las visitas caminar descalzos. El feng shui se siente en cada centímetro de esa guarida. El Sun tzu, -ese arte de la guerra- se deja ver en algunos rincones a través de armaduras samuráis. JJ se sienta, al estilo oriental, sobre un tatami con cojines. Viste de negro. Después de años de silencio, hoy habla con nosotros y nos deja claro que para alegría de muchos y dolor de otros tantos, está de vuelta.


C&E.- Su vida es pública y notoria, sabemos que ha estado trabajando en múltiples países desde Miami y está muy agradecido porque sus clientes le han buscado allí y le han permitido trabajar en las distintas contiendas en las que ha participado, aun en la distancia. ¿Qué más ha hecho duran- te estos 3 años mientras no ha volado las 20 horas a la semana que acostumbraba a volar, qué ha significado para usted esta experiencia, qué más ha podido hacer?


JJ.- Terminé 3 libros, dos de ellos los voy a publicar el año que viene, me incorporé como socio y directivo de V-me, la tercera cadena hispana en EEUU. Un canal que llega a 72 millones de personas de habla hispana en EEUU y que se caracteriza por tener una programación que se denomina orgánica y que ensalza los valores hispanos. He participado con organizaciones de derechos humanos promoviendo la democracia y la causa de Venezuela. He podido hacer una vida con amistades estables aunque sigo extrañando muchos amigos que he dejado en los países del mundo en los que he trabajado y he tenido la gran oportunidad de poder pasar más tiempo con mi familia que ahora reside en EEUU por mi imposibilidad de viajar antes a Venezuela. He logrado conocer más EEUU, su historia, su cultura y he podido aprovechar el tiempo para prepararme más que nunca poniéndome al día en todo lo que hay sobre consultoría política, crisis, manejo de reputación, ciencias sociales. He tenido tiempo de compilar un extracto de factores de éxito y fracaso de mis 30 años de carrera, finalizar los archivos que tenemos de cada campaña para evaluar qué nos ha hecho ganar y qué no deberíamos repetir, en fin, he podido reconocer y agradecer a todos esos amigos que a pesar de la distancia han buscado el espacio para estar conmigo, líderes de luchas humanitarias en África, Asia, Medio Oriente, y he podido generar un Network con organizaciones no lucrativas que defienden los derechos humanos. En definitiva, podría resumir que ha sido un tiempo maravilloso para seguir creciendo como profesional y ser humano y un tiempo invaluable para agradecer a quienes han estado a mi lado. Creo que es significativo el hecho de que nuestros clientes hayan seguido confiando en mí, ganando alcaldías, gubernaturas y presidenciales desde Miami.



C&E.- ¿Qué fue exactamente lo que pasó en Colombia en la campaña de Santos?

JJ.- Lo peor de una campaña es ser predecible. Por eso, a diferencia de lo que hice con la campaña de Mucus, donde decidí quedarme los 30 días que me restaban, a pesar de los ataques y rumores, esta vez a sabiendas de que la expectativa de los contrarios era que me quedara y dedicara los últimos días de la campaña a ese escándalo, la decisión que tomamos fue que como la estrategia estaba lista, hecha y entregada, presentara “la renuncia” y enfrentara a la fiscalía en el consulado de Miami. Que me llevara el caos de los medios a Miami y dejáramos que la campaña en Colombia prosperara por sí misma como se venía manejando desde un año antes de las elecciones.

C&E.- Sí, pero hay personas señor Rendón que se atribuyen esa campaña.

JJ.- Hay indicadores de cuando eso pasa y cuando no. Una persona renuncia entre comillas y le dan el cargo a otro. Eso no pasó. A una persona le incrementan su contrato porque tiene funciones nuevas. Eso no pasó. Una persona entra y cambia todo lo que se había hecho. Eso no pasó. Yo venía

manejando la campaña desde Miami desde antes, desde el año

anterior.


C&E.- ¿Por qué entonces atacarle a usted como consultor en ese proceso?

JJ.- Fue la primera vez que las personas con las que veníamos trabajando desde el año 2007 deciden dividirse y montan una carpa aparte que llaman el Centro Democrático y ellos sabían la influencia, las capacidades. Y pensaron que podían inhibir eso y distraerme de mis funciones. No lo lograron porque el escándalo lo armaron un domingo, y el martes yo ya estaba en Miami manejándolo a la distancia como siempre, sin cambios mayores suficientes.


C&E.- Es cierto que pese a lo que se dijo, ¿fue usted quien terminó esa elección como consultor general?

JJ.- No ha habido hasta esa fecha ninguna elección en Colombia del partido de la U donde yo no haya participado como estratega general por encima de cualquier otro, entre comillas, “Colega”, que haya terminado cualquier tipo de participación menor, accidental u oportunista.


C&E.- ¿Qué hizo JJ Rendón en México y la elección de EPN?

JJ.- Lo que dije sobre este tema es lo mismo que dije en mi entrevista en el programa “Conclusiones” y que sigue a disposición del que la quiera buscar en YouTube. El que conoce este mercado, sabe y entiende. Puedes colgarte la medallita que quieras, pero la gente sabe quién estuvo dónde y quién hizo qué. No voy a hablar más del tema.


C&E.- Bloomberg Magazine en una portada y una supuesta entrevista a un “hacker colombiano” de apellido Sepúlveda aseguró que operaba elecciones a través tuyo, ¿qué hay o hubo de real en ello?

JJ.- Sepúlveda está demandado por difamación en Colombia y Bloomberg tendrá que enfrentar una demanda millonaria en su contra en la Corte Federal Americana. Ambas cosas no tuvieron ningún sustento y por eso están demandados. Mis derechos, los defiendo. También he tenido que entender que no se puede demandar a todo el mundo, pero...


C&E.- Pero ¿por qué sacar de nuevo a colación el nombre de JJ Rendón?

JJ.- Cuando comencé a dar clases en la Universidad algunos alumnos decían que no les caía bien el profesor y se quejaban. Mi mamá me decía que cuando una persona se exponía a lo público y tenía éxito, siempre iban a aparecer los críticos y los detractores. Uno tiene que tener la piel gruesa para entender que en cuanto maneja cosas de alto nivel, maneja información privilegiada, se mueve en las altas esferas de poder, su nombre siempre va a ser manoseado a veces para bien y a veces para mal. Ni las cosas buenas te las tienes que creer, ni tampoco las malas. Es parte de la exposición pública, exceptuando los casos donde hay violación de derechos y se cae en la difamación para lo cual están los abogados y las demandas. Yo así tenga que pagar, lo que tenga que pagar, siempre lo voy a hacer porque tengo derecho a proteger mi buen nombre. Bastante me ha costado mi carrera para que alguien pretenda sacar partido y ensuciarla tan fácil.


C&E.- ¿Qué parte juega ahora JJ. Rendón en su país y cómo está apoyando la oposición ciudadana?

JJ.- Yo creo que en el fondo estoy jugando tres papeles: El primero, de facilitador, conector, promotor, difusor de la tragedia, de la erosión de la democracia, del neo totalitarismo de estos regímenes para que no sigan expandiéndose a otros lugares. Segundo, soy un activista y opositor por mi propia cuenta, no hay nadie que me pague por eso, llevo mi causa a cuesta por mi propio riesgo y tercero, he estado y estoy disponible no sólo para Venezuela sino para países que sufren regímenes similares y que no tienen los recursos o confianza de que quienes estén trabajando por esa causa lo hagan por conciencia, no sólo por dinero para -en mi caso- ayudarlos sin ningún ánimo de lucro. A todos los actores de la oposición que me han buscado, se les ha apoyado y se les seguirá apoyando, aunque no sean agradecidos entonces y no valoren esos aportes. Siempre que me han necesitado, he estado presente.


C&E.- ¿Has pensado alguna vez lanzarte a la presidencia de Venezuela?

JJ.- En este momento estoy bien, cumpliendo el rol que estoy cumpliendo. Los actores llegan a las películas en el momento que el libreto lo predice, no cuando ellos quieren. La gente que pretende ser elegida como presidente no llega allí porque quiere, sino porque la gente lo requiere. Un hombre tiene que hacer lo que tiene que hacer cuando le toca hacerlo. Por ahora sólo reflexiono en todo lo que puedo ayudar para que mi país salga de donde está, tenga una transición sana y se restaure la democracia en Venezuela. En ese sentido haré todo lo que tenga que hacer. Ni depende de mí, ni es mi plan, actúo de manera desinteresada. Mi rol podría resumirse en ser el péndulo que incline la balanza hacia los gobiernos democráticos, la libertad de prensa, la libertad de expresión, la democracia.


C&E.-¿Cómo te acogió la Comunidad Latina de EEUU y sobre todo de Miami?

JJ.- Miami es una ciudad cada vez más cosmopolita. Estoy muy agradecido al trato recibido por la gente y por sus gobernantes. En este tiempo aquí, he tenido la fortuna de recibir el Premio Humanitario de Innovación en la sede de Naciones Unidas de Nueva York, tuve el honor de recibir la bandera de los Estados Unidos después de haber sido izada en mi honor por el Congreso en reconocimiento a mis 25 años como Consultor Político. El Alcalde Luigi Boria me entregó Las Llaves de la Ciudad de Doral por una trayectoria a favor de la democracia, y por encima de cualquier premio o galardón, me siento en casa. No puedo estar más agradecido con la comunidad de Miami y con las autoridades de este país por el trato que he recibido desde mi llegada


C&E.- Dada tu experiencia, ¿qué vaticinio hay sobre tu país, crees que regresarás pronto a él?

JJ.- Depende de nosotros, no soy vi- dente, pasará lo que hagamos que pase.


C&E.- JJ Rendón es una leyenda. Entre los consultores políticos muchos quieren ser un día como tú. Entre tus paisanos eres un ídolo, un referente, ¿te gustaría estar alguna vez del otro lado, ser político?

JJ.- Yo no me veo así. Sigo aprendiendo y estudiando como el primer día. Esa no es mi vocación. Mi vocación es resolverle problemas, facilitar el camino a los que quieren eso, ayudarlos a que consigan sus objetivos, a que gobiernen bien, a que entiendan todas las diferent