¿Por qué LÓPEZ OBRADOR es inmune al ataque?


Aunque todavía está por ver si convence a una nueva generación que votará por primera vez en 2018 y no sabe cómo gobernó el Distrito Federal, Andrés Manuel López Obrador es el mejor comunicador político activo en México. Quien desee superarlo deberá reconocer este hecho y entender qué lo hace funcionar Una de sus fortalezas es que sus bases fuertes creen en él tanto como harían otros con una religión. De hecho tanto un culto organizado como él se basan en personas que creen que se puede distinguir entre bien y mal en toda situación, que ven a lo que consideran ajeno como una amenaza y necesitan a alguien que les provea certidumbre y una guía basada en afirmaciones contundentes en lugar de ejercer criterio propio.

Seguir a un líder o a un culto de esa forma no significa que el individuo no sea inteligente. Al contrario, se encuentra tan convencido de algo que se ha cerrado a toda información que contradiga sus convicciones. ¿Se puede superar esto? Sí: inspirando a estas personas a través de nuevos discursos e ideas, de tal forma que superen lo que ya saben y conocen.


Frente a esto López Obrador ha basado su discurso en dividir el mundo entre amigos y enemigo, de tal forma que el prejuicio se actualice. Desde la evocación a un pasado historizado con Santa Anna y el Porfiriato hasta una división de “malos” en jerarquías que tienen más deuda con Tomás de Aquino que con un análisis serio, las descalificaciones reafirman la identidad de la masa y les renueva sus motivos para mantenerse cohesivos.


Dicho lo anterior, los ataques frontales simplemente fortalecen al grupo que sigue al tabasqueño con fervor religioso. Otro sector de la opinión pública se identifica cuando López Obrador se victimiza y niega toda responsabilidad. Por ello asombra que una y otra vez sus opositores creen que la confrontación les va a redituar.


Recientemente los presidentes del PRI y PAN, Enrique Ochoa Reza y Ricardo Anaya, presentaron dos spot donde buscan confrontar y contrastar al tabasqueño:


En el primero Anaya posiciona al PAN como una alternativa frente al PRI y Morena. Afirma que López Obrador hace “locuras” y es más de lo de siempre. En el segundo Ochoa Reza simplemente reta al político de Macuspana a debatir.


¿Sirve la táctica? No: basta que el tabasqueño diga que Anaya es aprendiz de mafioso y que Ochoa Reza es un corrupto para que el ataque se diluya. Agreguemos que en su cosmogonía hay un malo absoluto con quien sí se sentaría a discutir como Salinas de Gortari y tenemos una zona de confort para López Obrador.


Lo peor: ni Anaya ni Ochoa parecen mostrar que pertenecen a una generación distinta del vie- jo ex priísta con las tácticas que han adoptado. C&E

Contacto C&E

Siguenos en redes

Copyright © C&E Campaigns & Elections México 2020

  • Facebook
  • Twitter Social Icon
  • YouTube Social  Icon
  • Instagram Social Icon

Suscríbete  C&E

Suscríbete por un año a la revista C&E Campaigns & Elections México por $300.00 MN. Y recibe la versión digital antes que nadie.  Y la versión impresa hasta tu hogar u oficina. 

(Oferta valida sólo para México, el resto de Iberoamérica recibirá sólo la versión digital)