La política digital de 2016 ¿Evolución o Revolución?


Si te gustan las montañas rusas, 2016 ha sido tu año. Pero ¿qué pasa con los frentes digitales.

Desde los tweets de Donald Trump hasta los donantes digitales de Bernie Sanders, internet ha moldeado el ambiente político y los contornos de la carrera presidencia. ¿Revolucionario? No, del todo, pero con una gran excepción. Tomemos las principales tendencias , una a la vez.

RECAUDACIÓN

DE FONDOS


En 2004, la recaudación de fondos en línea fue revolucionaria. En 2008, llevó a Barack Obama a la Casa Blanca. En 2012, la revolución fue finalmente producida de manera masiva: vimos la democratización del financiamiento de la campaña a través de Internet.


El movimiento Sanders viene a la mente, pero las donaciones en línea también reforzaron a Ted Cruz y Ben Carson. Clinton no se quedaba atrás, la construcción de una pequeña lista de donantes de dólares que le sirvió incluso al filo del día de las elecciones ($11.3 millones en las 72 horas después de la sorpresa del correo electrónico del Director del FBI, Comey el 28 de octubre). Mientras tanto, después del triunfo que selló la nominación de Trump, él y el RNC, gastaron mucho en un programa de recaudación de peque- ñas cantidades, lo que ayuda a construir una lista de correo electrónico, de la cual hablaremos en breve.


Más allá del 2016, se ve una fragmentación. La recaudación de fondos por correo electrónico puede construir movimientos de masas, pero también puede sostener organizaciones de nicho fuera de la corriente política reciente


EL PODER

DE LA GENTE


La cruzada de Bernie ilustra otra tendencia de doble filo: el poder en expansión de las personas que actúan fuera de las propias campañas. Los partidarios de Sanders se organizaron en Reddit y Slack, y dominaron los medios sociales duran- te gran parte de la temporada primaria. Desafortunadamente, pocos tomaron una política en línea un paso más lejos: Acosaron a delegados demócratas en línea ¿Peor? Las amenazas de muerte -antisemitas y de otra forma- fueron enviadas a la prensa al parecer por partida- rios Trump. Wikileaks apuntaba más alto. Al des- cargar registros de correo electrónico hackeado, la organización en línea trató de descarrilar la campaña de Clinton sin rodeos, tal vez a instancias de un gobierno extranjero. ¿La organización en línea será usada como instrumento de guerra? Independientemente del grupo o el objetivo, estamos hablando acerca de los actores no tradicionales que se inyectan en el proceso político utilizando herramientas digitales, no exactamente algo nuevo. Para el contexto, recordemos que los partidarios de Howard Dean se reunieron a través de MeetUp en 2003, seguido por Ron Paul moneybombs cuatro años más tarde. ¿Qué sigue? Más de lo anterior, con los políticos montando el tigre digital un día y sangrando en sus mandíbulas al día siguiente. Cada quien luchará por su día de sol, mientras que votantes y otros lanzarán granadas a su conveniencia.



MEDIOS DE COMUNICACIÓN SOCIAL


En 2016, voy a argumentar que los medios de comunicación social en realidad hicieron algo que no habíamos visto en la política en Estados Unidos antes. De verdad.


Por supuesto, la gente se organizó y enviaron miles de mensajes, pero eso ya lo habían estado haciendo durante años. La diferencia en el 2016 tiene un nombre y es: Trump, en sus manos, Twitter y Facebook se convirtieron en armas estratégicas. Él entendió que las redes sociales son personales, y es el primer candidato presidencial en deleitarse en estos canales sin censura.


Para sus seguidores, sus tweets de- cían lo que “todo el mundo está pensando”. Para todos los demás, eran un espectáculo de lo que no podíamos es- capar; horrorizante o no, dominaron las noticias por cable y condujeron el discurso político del 2016.


Mientras escribía este artículo a una semana de la votación final, él ya se nombraba como presidente, y esto amplificaba las pasiones.


¿Otros seguirán en el camino digital de Trump? Cuando se trata de los candidatos tradicionales, sospecho que la respuesta será principalmente no. Pocos candidatos se arriesgarían al controvertido estilo de Trump. Después de todo, los que viven por el tweet pueden morir por un tweet.


Y EL RESTO


Pero ¿qué pasa con los actores no tradicionales, que podrían ver en Trump un nuevo camino hacia el poder político? Demagogos de medios sociales y activistas.Por supuesto, hemos dejado fuera gran parte del mundo de las campañas digitales.


Cuando nos fijamos en este año en la política digital, sospecho que recordaremos principalmente cosas que los activistas profesionales no hicieron. Ojalá pudiéramos estar más seguros de dónde iremos desde aquí.C&E


Contacto C&E

Siguenos en redes

Copyright © C&E Campaigns & Elections México 2020

  • Facebook
  • Twitter Social Icon
  • YouTube Social  Icon
  • Instagram Social Icon

Suscríbete  C&E

Suscríbete por un año a la revista C&E Campaigns & Elections México por $300.00 MN. Y recibe la versión digital antes que nadie.  Y la versión impresa hasta tu hogar u oficina. 

(Oferta valida sólo para México, el resto de Iberoamérica recibirá sólo la versión digital)