Willy Ochoa


Han pasado aproximadamente 22 años desde que el PRI ganó una elección para gobernador en el Estado de Chiapas, dos décadas en las que se dice, el partido, ha tenido que luchar contra ex priistas e incluso priistas en cada elección después de 1994, año en el que ganó por última vez la gubernatura y a la cual tuvo que renunciar en febrero de 1995.


Después de agosto del 94, la historia del PRI chiapaneco ha sido una historia de contradicciones, con altibajos ha podido mantener una presencia política que cada vez se deteriora más, en los últimos 16 años ha perdido los municipios más importantes del estado y su presencia en el congreso local se ha reducido considerablemente y, la gubernatura se ve cada vez más lejos. Cuando se analizan los resultados electorales de las elecciones de 2006, 2012 y 2015, es inmediato el concluir que el priismo ha sido el gran perdedor de esas últimas elecciones en Chiapas.


Así, a 22 años de distancia, las contradicciones vuelven a presentarse, pero como todo en la vida, estas contradicciones significan una nueva oportunidad para cambiar la historia.



C&E.- El PRI en Chiapas tiene ya muchos años como oposición, 16 años para ser precisos. ¿Crees que es suficiente tiempo para que los priistas hayan pensado sobre la posición y el papel que han jugado en la política estatal durante todos estos años?


WO.- Yo esperaría que sí y esperaría también una reflexión autocrítica. A estas alturas del partido sería un error creer que estamos en una posición aceptable o que podríamos estar peor. Para poder cambiar la historia del PRI en Chiapas no hay lugar para autoengaños ni mucho menos para la autocomplacencia.





C&E.- Después de todos estos años ¿podríamos decir que en Chiapas cualquier regreso del PRI es más que una misión imposible?


WO.- No, en lo absoluto. Para mí como para muchos priistas del estado, el PRI es un partido vigente que puede recuperarse en cualquier momento si encuentra la suficiente motivación y un liderazgo determinado a construir partido haciendo equipo con el priismo. Yo también soy de los que piensan, y mi posición es inamovible en ese sentido que, con la militancia todo, sin la militancia nada, porque un partido no puede ser reflejo unipersonal, porque no hay logros en solitario. Un partido representa los anhelos y aspiraciones de quienes día con día lo hacen posible poniendo su nombre, su reputación, su tiempo.


Así inicia esta plática con un político peculiar que responde sin titubeos y que de entrada parece romper estereotipos. Nuestro primer objetivo en la entrevista es conocer más sobre uno de los pocos políticos chiapanecos que han logrado el salto a las ligas nacionales.


De gesto adusto pero buen trato, Willy Ochoa nos recibió en sus oficinas de la Ciudad de México a mediados de noviembre para dar inicio a la primera parte de esta conversación, y casi un mes después, en los primeros de diciembre, volvimos a platicar, pero ahora en Tuxtla Gutiérrez, en sus oficinas de gestión social que están en la 21 Poniente Sur.


Willy Ochoa, tuxtleco de 38 años, politólogo del ITAM y empresario, ha sido Secretario de Organización y Secretario General del Comité Ejecutivo Nacional del PRI, dos de las tres posiciones estatutariamente más importantes del Revolucionario Institucional a nivel nacional -la primera posición corresponde a la presidencia-. Fue Vicecoordinador de los diputados federales del PRI en la LXII Legislatura bajo el liderazgo y coordinación de Manlio Fabio Beltrones Rivera, uno de los políticos más completos y reconocidos de México, quien hoy impulsa los gobiernos de coalición.


En 2015, como parte del entreveramiento generacional que propuso Manlio Fabio Beltrones cuando asumió la dirigencia nacional del PRI, Willy Ochoa fue nombrado Secretario de Organización y posteriormente Secretario General por prelación.


“Manlio Fabio Beltrones es para mí, un referente en la política mexicana, lo aprecio y lo respeto. Lo defino como un político profesional en toda la extensión de la palabra, un liderazgo que predica con el ejemplo, un liderazgo que comparte conocimientos, que forma, que hace equipo, un político que integra, que le da peso y valor a la palabra y a los acuerdos” dice Willy Ochoa al referirse a Beltrones Rivera.


Es cierto que Willy Ochoa creció y se fortaleció al estar cerca de Manlio Fabio Beltrones en los últimos años y hoy que es uno de los hombres más allegados a él, pero también es cierto que inició solo hace más de 20 años siendo asesor de políticos chiapanecos como José Antonio Aguilar Bodegas (ex candidato a gobernador) o Arely Madrid, de hecho, con esta última, en los primeros años del 2000, Willy llegó al CEN del PRI como Vicepresidente para la Defensoría de los Derechos de los Militantes Priistas, fue un activo fuerte para las Juventudes Populares Revolucionarias de la CNOP, para el Frente Juvenil Revolucionario -hoy PRIMX-, y en la campaña presidencial de 2006 fue uno de los coordinadores regionales de la Red Intégrate con Madrazo, red con la cual recorrió todo el país.

C&E.- Eras Secretario General, y estuvimos presentes en un evento con las dirigencias estatales de todo el país, ahí te escuchamos citar a Don Jesús Reyes Heroles en el discurso que pronunciaste, y dijiste: “la política, o la hacemos nosotros o se hará contra nosotros.” Esto nos lleva a preguntarte si es esa realmente la situación del PRI.


WO.- Absolutamente, cada vez que un priista deje de hacer política alguien de otro partido la hará en contra suya. Esto no es nada nuevo, es algo propio del quehacer político. Si esta tesis la usamos para describir la historia del partido en mi estado no estaríamos alejados de la realidad. Cada vez que se pierde la iniciativa otro partido la toma, cada vez que se cede un espacio, alguien más lo ocupa, así de sencillo.


Ahora bien, los priistas debemos saber con claridad para qué hacemos política. Si se piensa en ésta como un tema electoral, entonces se está perdido. Hacer política no es una cuestión de votos, no se puede reducir a pesos y centavos, ni mucho menos a estadísticas y días “d”, cada vez que la política se reduce a esto, se pierde. Hacer política es solucionar problemas, los problemas de la gente, los problemas de la sociedad.


Hacer política es dimensionar que tenemos una responsabilidad social a la que no podemos renunciar bajo ninguna circunstancia por más cómoda que se presente, y es una responsabilidad que exige carácter y constancia, un día sí y el otro también.

Hacer política es también trabajo en equipo, es reconocer nuestras debilidades en las fortalezas de nuestros compañeros, y si los priistas logramos esto en Chiapas, estoy seguro que la historia de los años por venir será diferente.


C&E.- Has sido Diputado Local en dos ocasiones y Diputado Federal en la legislatura LXII, ¿cómo describirías estos procesos?


WO.- Creo que uno de los momentos definitorios en mi vida política los viví en esa primera diputación local. Fue una legislatura que duró apenas 18 meses, tiempo suficiente para entender una de las grandes tragedias del quehacer político de esos días, si no estabas de acuerdo con lo que el gobierno decía o hacía eras perseguido, asediado y amenazado. Estoy seguro que no fui el único, pero si uno de tantos priistas atacados por el gobierno de Sabines.


La diputación federal vino después, competimos en contra de quien sabíamos era el principal operador político del gobernador, era quien manejaba Chiapas Solidario, el principal programa social, pero nosotros hicimos una gran campaña en Tuxtla como en los demás municipios que integran el distrito, y ganamos la elección por amplio margen, esta fue una gran satisfacción personal y de equipo, y como priista, muy satisfecho de haberle dado al partido una diputación en un contexto que decían era imposible. Ya en la Cámara de Diputados tuve la oportunidad de trabajar con priistas destacados y de mucha trayectoria. Esta legislatura me dejó todo tipo de lecciones y experiencias.


Hoy representamos a los habitantes del distrito local poniente de Tuxtla Gutiérrez, resultado del apoyo mayoritario de la población en las elecciones de 2015. Déjame decirte que, si la elección federal en 2012 fue un gran reto, lograr la diputación local era aún más porque competíamos en un distrito adverso para el partido y sus candidatos, para que te des una idea, hacía más de 15 años que un priista no ganaba en ese distrito. Aquí comprobé que la gente busca y vota por la congruencia de los candidatos y que la historia personal cuenta. Nuestra campaña fue muy local, sobre temas de mucho interés para las personas y que hoy desde el Congreso Local estamos resolviendo. Hemos impulsado una agenda legislativa completamente social.


Entre iniciativas de ley y puntos de acuerdo suman 8 las acciones realizadas en busca de beneficios para los chiapanecos y por supuesto para los habitantes de Tuxtla Gutiérrez, y dos de estas han sido para cumplir de manera puntual los compromisos de campaña. Asignar más presupuesto a los Centros de Desarrollo Infantil UNE-TOC, a las Casas de Atención Infantil (CAI) y a los CEDECOS o Programas Centros de Desarrollo Comunitario.

C&E.- La marca PRI se considera es una de las más castigadas por la sociedad ¿cómo es ser priista en estos tiempos?


WO.- Te puedo hablar de lo que significa ser priista para mí. Soy priista por elección, por decisión, no por herencia, ni por moda o tradición.


A los 17 años ya participaba en acciones del partido. Para mí, la congruencia entre la vida personal y la política son todo. Si eres vertical en lo personal serás vertical en el partido y en la política. En estos tiempos -como señalas-, lo mejor que los priistas podemos ofrecer a la sociedad y al partido, o al partido y a la sociedad, en el orden que quieras, es congruencia, firmeza y decisión. Si se carece de ello se carece de todo, no puedes esperar que la gente perciba de ti algo que no existe, no puedes esperar construir campañas en base a la imagen, la sociedad es mucho más inteligente que eso, y si pretendes engañarla solo terminarás engañándote a ti mismo.


Por otra parte, es cierto, los momentos que vivimos no son los mejores. Pero como te dije antes, el PRI está ahí, está vigente y puede regresar en cualquier momento, y si nosotros nos pusimos en situaciones complicadas, nosotros somos quienes tenemos la respuesta para salir de ello y recuperar nuestra posición, nadie más.


C&E.- Partiendo de esto que nos comentas, que son los priistas los que tienen la respuesta a sus males. ¿Hacia dónde debe virar el Revolucionario Institucional y los priistas de Chiapas para romper la inercia de una relación con la sociedad que, aparentemente, ha venido a menos?


WO.- En primera instancia, definirse, definirnos. Me refiero a tener claridad entre lo que queremos los priistas en el estado y lo que quiere la dirigencia, no se puede estar desasociados. Pero la asociación no puede entenderse como subordinación ni mucho menos, sino, asociación como acuerdos, diálogo, entendimiento. Si en algún momento la palabra unidad ha servido para puntualizar cuáles son nuestras prioridades, ahora es el momento para iniciar los trabajos de unificación del partido.


Por otra parte, replantear nuestra política social y el cómo queremos y debemos vincularnos con la gente, los cálculos políticos quedaron atrás, los nuevos tiempos exigen nueva visión, nuevas formas. Las circunstancias están ahí, queda de nosotros ponernos a la altura de ellas, a la altura de lo que exige la sociedad. No podemos ir en sentido contrario a las expectativas de la gente.


Nuestra oferta política debe ser puntual, ecuánime. Los mexicanos, los chiapanecos ya no estamos para las grandes promesas llenas de retórica que no dicen nada.


C&E.- ¿Cómo se visualiza Willy Ochoa dentro del PRI Chiapas en los próximos años?


WO.- Vertical y firme, como siempre. Recorriendo mi estado como hasta ahora se ha venido haciendo, tanto con Reflexiones como en el trabajo directo con los comités municipales, convocando al priismo chiapaneco a dar lo mejor de sí, a privilegiar el diálogo y el acuerdo entre nosotros.


Los priistas como te dije antes, debemos estar claros de nuestra situación para poder cambiar nuestra historia. El camino que tenemos que recorrer tenemos que recorrerlo juntos, pero no al garete, ni mucho menos con ocurrencias. al priista le gustan las cosas bien pensadas, con objetivos claros. El trabajo que hay por delante tenemos que hacerlo juntos, con un buen programa de trabajo, con un comité entregado a la militancia.


Un comité que transparente el uso de los recursos, pero más importante, que los distribuya, porque los recursos son resultado del esfuerzo de todos. Un comité completamente abocado a los municipios porque ahí es donde se requiere su presencia. Menos oficina, más trabajo de campo.


C&E.- Dentro del panorama estatal, ¿cómo se ve Willy Ochoa en este año.


WO.- Promoviendo y defendiendo los asuntos de importancia para el Estado, pero entendiendo al Estado como lo que es, su gente. Impulsando nuestra agenda legislativa y nuestro programa de acción social. En estas dos líneas vamos a centrar nuestra actividad en el Estado.


Willy Ochoa ha mantenido una política de gestión social más allá de las temporalidades, su casa de gestión lleva 7 años abierta, estuvo en Chiapa de Corzo. Tan sólo en los meses de octubre y noviembre de 2016 donó más de 20 toneladas de leche en polvo para niños menores de 3 años y que distribuyó en varios municipios del estado.


En 2015, debido a los problemas de desabasto de agua potable que vive gran parte de la población de Tuxtla Gutiérrez, implementó un programa de abasto en el que, con la ayuda de empresarios y sociedad civil, durante más de 3 meses distribuyó casi 7.8 millones de litros de agua potable, probablemente lo suficiente como para llenar el estadio azteca.


En sus oficinas de gestión, igual ves voluntarios como personal de planta, todos involucrados con el tema social. “Aquí trabajamos para todos, no distinguir nos ha pedido Willy porque cuando lo haces, ya no es ayuda, es interés…” nos decía quien lleva la coordinación estatal de gestión social. Ese mismo día, mientras llegábamos a la entrevista, vimos más de una veintena de automóviles estacionados afuera, y adentro, un número probablemente igual de mujeres recibía las últimas directrices sobre los talleres que su equipo de trabajo realiza en casi todo el Estado. “Estamos organizándonos, hoy cubriremos 17 municipios y esperamos que pronto podamos estar en la zona selva del Estado, ahí se necesita de mucho apoyo” mencionó la persona que coordina los talleres de desarrollo de habilidades.

C&E.- En más de un par de ocasiones te has referido al poder de la acción social, a qué te refieres con eso.


WO.- Me refiero a lo que es, me refiero al poder de la sociedad cuando actúa, en su capacidad de transformar aquello que no sirve, de cambiar lo que no es justo. Creo también en ella como la guía en la toma de decisiones públicas. Cuando haces equipo con la sociedad, tus posibilidades de resolver problemas aumentan, porque estás con quienes saben qué es lo importante y lo que no. Quienes somos electos por el voto popular, no debiéramos perdernos en los cargos y no debemos olvidar que somos lo que somos gracias a quienes votan por nosotros.


En todos estos años nos hemos preocupado por trabajar y ayudar. Nuestras acciones hablan por nosotros, ayudamos con cargo o sin cargo, para mí, y lo hemos platicado mucho con mi esposa, ayudar estar para los demás de manera permanente, no por tiempos o coyunturas; de ahí que el trabajo con la sociedad civil es una relación estrecha, particularmente con la sociedad civil organizada pues con ella hemos podido generar mayores resultados en menos tiempo, con ella hemos podido reconstruir el tejido social, darle un sentido real y tangible a la solidaridad, con ella es más fácil resolver situaciones difíciles, de la mano con la sociedad puedes llegar a los lugares donde realmente se necesita, y lo más importante, con la sociedad civil solucionas más problemas en menor tiempo.


Qué te exige a cambio, definirse. Es decir, ayudas por lo que ello implica y beneficia, o ayudas pensando en la recompensa personal y en la foto, si no te defines todo pierde sentido y la gente siente que no se avanzó, la gente se siente utilizada, y mira que hoy en día si un sentimiento es común en la gente, es ese, el de sentirse utilizada.


La acción social tiene que ser de a de veras, con ella no puedes pretender o fingir, o trabajas con la sociedad o mejor hazte a un lado. C&E


Contacto C&E

Siguenos en redes

Copyright © C&E Campaigns & Elections México 2020

  • Facebook
  • Twitter Social Icon
  • YouTube Social  Icon
  • Instagram Social Icon

Suscríbete  C&E

Suscríbete por un año a la revista C&E Campaigns & Elections México por $300.00 MN. Y recibe la versión digital antes que nadie.  Y la versión impresa hasta tu hogar u oficina. 

(Oferta valida sólo para México, el resto de Iberoamérica recibirá sólo la versión digital)