5TIPS PARA COMUNICAR MEJOR EN CAMPAÑA


La comunicación es siempre el mayor problema en una relación. Piénsalo. ¿Te has peleado con tus padres, con tus hermanos, con tu pareja, con un cliente, un amigo o un compañero del trabajo? Trae a la mente alguna de esas discusiones al azar, casi te podría apostar que está de por medio un problema de comunicación y si no es así, es probable que la comunicación haya empeorado el problema posteriormente.


Que porque no le entendí, que porque no se dio a entender, que porque no le escuché, que porque no debo decírselo, que porque no quiere escuchar... en fin, estas situaciones y muchas más pueden estar a diario alrededor de nuestras vidas; sólo depende de nosotros que nos afecten o justo conocerlas y utilizarlas para mejorar en nuestro comunicar.


Al igual que en la vida diaria, una campaña de comunicación política se encuentra con exactamente los mismos problemas porque al final se trata de la misma acción: Comunicar, que no es más que poner en común, es compartir.


Tanto para mejorar en la comunicación que hacemos todos los días, como en la comunicación que realizamos en campaña, hay ciertos elementos que al ejecutarlos pueden servir para una comunicación efectiva. Son 5 consejos que conocemos pero que a veces necesitamos que nos los recuerden para tenerlos presentes e implementarlos:


1.- Genera rapport

A veces uno puede pensar que la gente no le entiende, pero no recapacita que quizá es él el que no se da a entender con la gente. Para eso se debe generar rapport, es decir crear sintonía con el otro, saber qué temas le gustan, cuáles no, cómo le gusta tratarlos, cuáles son sus valores, creencias, conocimientos, nivel cultural, etc. Es conocer al otro para saber qué y cómo comunicar, es crear un hilo de confianza con él.


Es probable que comience el rapport con crear un contacto visual, aún sin estar cerca de una persona, tal vez desde la tele- visión, se debe voltear a ver a la cámara y la gente sentirá que se le pone atención, que se le ve a ella.


Las personas siempre quieren ser escuchadas, tomadas en cuenta, y apoyarán a quien crean que en verdad puede impulsar lo que ellas desean. Si ven en tu persona a alguien que puede cumplir esto, generarás posicionamiento y reputación. Si no es así, se alejarán de lo que propones.


En la comunicación, percepción es realidad. Si alguien cree que algo es de una forma, entonces será eso para él, aunque en realidad no sea así. Por eso es tan im- portante generar rapport, se debe tener claro que nunca hay una segunda oportunidad para dejar una buena primera impresión.


Es importante generar estudio, conocer información de quien recibe tu mensaje, saber qué es lo que más le importa y desarrollar lo que se debe decir en la forma en que lo quieren escuchar.



2.- No sólo busques escuchar, busca entender

En una discusión siempre se busca ser comprendido, pero las dos partes, al buscar ser entendidas, nadie se preocupa por ceder y dejar un espacio para comprender al otro.

Una vez que entiendas el punto del otro será más fácil ver desde qué perspectiva puedes hacerle comprender tus puntos. Ponerte en los zapatos del otro suele ayudar a entender su punto.


Hay ocasiones, en verdad muchas, en las que pueden decir lo mismo de formas distintas, fíjate si es el caso y hazlo saber, es probable que el otro tal vez no se ha dado cuenta de ello.


En una campaña ¿cómo puedes ofrecer lo que la gente quiere si no lo sabes? Simplemente no se puede. Por más trillado que se escuche es verdad: Para comunicar correctamente, se debe tener un orden de importancia en donde lo primero es escuchar y después hablar.


Cualquier estrategia de comunicación comienza en obtener información de un público y hacer un diagnóstico de la situación. Al final, o más bien en principio, esto es escuchar, es entender al destinatario de- terminado para enviar un mensaje contundente, por el medio más adecuado.


En pocas palabras, la penetración, claridad y eficiencia de un mensaje, dependerá del conocimiento (entendimiento) del público al que se le envía


3.- Usa tu cuerpo


El lenguaje corporal es inclusive más importante que las palabras, pues comunica la mayor parte de lo que uno pueda decir. Cuando comunicamos, las personas reciben nuestros gestos, movimientos, tonos de voz, etc. Nuestras palabras son sólo el 7% de toda la información que dejamos en el otro.


Es indispensable aprender a informar con gestos, movimientos y cuerpo; comunicar con efectividad, crear mensajes sugerentes, ganar atención, hacer discursos e inclusive órdenes sin decir una sola palabra.


Se debe cuidar estar lo suficientemente separado del espectador para no hacer- lo sentir presionado y considerablemente cerca para que no se sienta lejano; debes estar al mismo nivel para que no te vea hacia abajo o hacia arriba.


Un gesto o un movimiento puede decir hasta el cien por ciento de lo que se quiere compartir. En una época en donde estamos acostumbrados a lo visual, hay veces que lo sonoro sobra y erróneamente es donde más nos enfocamos. Recuerda que una imagen dice más que mil palabras.


Hablar de la comunicación no verbal suele ligarse a una asesoría de imagen, lo cual es una gran equivocación.


Identidad, comunicación e imagen. Estas tres palabras tienen una gran relación pero al mismo tiempo significan algo totalmente distinto. A pesar de ello, suelen ser confundidas entre sí hasta por quienes las trabajan a diario, los profesionales de la comunicación y marketing.


De una forma sencilla se explica así: La identidad de una persona es lo que esa persona es; la comunicación, es lo que esa persona dice que es; la imagen, es lo que se piensa de esa persona.


Eso es la imagen, no es algo físico que se proyecta, más bien es un intangible que se genera en la mente de los destinatarios.


No sólo las instituciones, productos y marcas, sino desde luego también las personas necesitan desarrollar estrategias para crear un mejor posicionamiento en su imagen o mejor dicho para crear un mejor posicionamiento en la imagen que los de- más crean en sus mentes sobre ellos.


4.- Usa ejemplos


Las personas aprendemos con historias, metáforas, comparaciones. Basta ver cualquier caricatura para niños pequeños y analizar la forma en que enseñan los números o colores; o analizar cualquier anuncio en el que dejan de mostrar las cualidades del producto y muestran historias de momentos emocionales que tendrás si consumes el producto; basta con observar la forma de enseñar en los mejores institutos de negocios del mundo, donde se estudian casos y se deja de lado la teoría pura y dura. Todos son ejemplos, todos son relatos para poder dar a entender mejor un concepto.


No basta con decir lo que haces o quieres hacer, debes de saber quién eres y cómo contarlo. La gente vota, apoya o cree en quien relata una sinceridad entre lo que es y lo que muestra ser. A los ciudadanos no les importan tanto las propuestas de los políticos como la persona misma de los políticos, su vida, sus creencias, su ideología.


La mejor forma de narrar quién eres y por qué la gente debe tener empatía contigo es a través de la sinceridad. Que los atributos que te constituyen como persona sean los que en realidad comunicas a la sociedad. Sólo así se puede realizar una narrativa favorable, con el uso de emociones y no razones, relatos y no datos. Aprende a decir lo que la gente debe escuchar, de la manera en que lo quieren escuchar.


Si analizan los discursos más reconocidos en la historia, ya sea de políticos, empresarios o activistas sociales; podrán ver que están plagados de ejemplos y que sólo a través de esta manera hacen entender a las personas el mensaje que quieren dar y pueden convencerlos a actuar.


5.- Habla


Se escucha muy simple pero no es tan fácil hacerlo. En ocasiones se piensa que es algo que hacemos normal, a diario y que por lo mismo ya estamos acostumbrados a realizarlo, pero no. Callamos muchas cosas que deberíamos decir y con ello ocasionamos problemas de comunicación porque el otro no se entera de lo que pensamos y no actúa con la misma sintonía.


Si alguien que dirige una oficina no sabe cómo compartir, explicar y mandar lo que se debe hacer a sus subordinados, es imposible que estos sepan cómo actuar o hacia dónde dirigir sus esfuerzos. Si no logran esto con sus cercanos, menos lo podrán hacer con la sociedad en general.


Todo el que hable a mucha gente, ya sea en medios de comunicación o en auditorios, tiene la obligación de mejorar el uso de su oratoria, lenguaje y retórica. Debe perfeccionar el qué decir y cómo decirlo. Generar contenidos e informaciones de mayor impacto noticioso, dominar el entorno en el que realiza su discurso, la preparación de éste, pero sobre todo su ejecución. Es conveniente pensar en el otro y saber qué es lo que espera escuchar. Si no decimos las cosas, por más obvias que sean, seguramente el otro no las sabrá nunca. A veces damos por hecho que algo es tan simple que el otro debe saberlo. Pues bueno, creo que todo lo que he dicho en este artículo es tan simple que todos deberíamos hacerlo, pero justo ése es el problema, muchas veces suponemos, hacemos difícil lo fácil.


Contacto C&E

Siguenos en redes

Copyright © C&E Campaigns & Elections México 2020

  • Facebook
  • Twitter Social Icon
  • YouTube Social  Icon
  • Instagram Social Icon

Suscríbete  C&E

Suscríbete por un año a la revista C&E Campaigns & Elections México por $300.00 MN. Y recibe la versión digital antes que nadie.  Y la versión impresa hasta tu hogar u oficina. 

(Oferta valida sólo para México, el resto de Iberoamérica recibirá sólo la versión digital)