¿QUÉ PASA EN LA POLÍTICA LATINOAMERICANA CON LAS MUJERES?


En los procesos políticos en todos los espacios siempre están presentes las mujeres, en todo comité de planeación, gestión, operación y ejecución, sea local, regional o nacional, siempre hay mujeres y en muchos casos, son dirigidos por las mismas mujeres. Esto es que si hay que escribir un discurso, lo hacen las mujeres, si hay que convocar las personas y hacer logística, lo hacen las mujeres, si hay que buscar, gestionar y administrar los recursos, lo hacen las mujeres. Entonces, ¿Por qué si todas las responsabilidades relacionadas con la planeación y planificación de una campaña política lo hacen tan bien las mujeres, ellas no pueden ser las candidatas y salir electas?


Se les otorga la responsabilidad en un 60% de ser las jefas del hogar pero al momento de ser las jefas de la política no se les acepta ni reconoce sus capacidades.


Aunque pareciera un tema cultural, un tema de “machismo”, nada tiene que ver con ello. Si se hace un abordaje al tema desde la teoría de las capacidades, las mujeres van a estar en una mejor posición y deberían tener mayores oportunidades que los hombres.


La explicación más clara la encontramos en que las mujeres tienen bajos niveles de conciencia. No es que las mujeres no hayan incursionado en la política o que no se les haya lanzado. Lo que sucede es que en la mayoría de los casos, las mujeres no votan por las mujeres. ¿Por qué se da ese fenómeno? Está claro que no es por miedo, porque se les impone ni porque los hombres les indiquen por quién votar, recordemos que la influencia en nuestra cultura de envidia, chismes y competencia no ha permitido tener un total respaldo en el liderazgo femenino dentro de nuestro mismo género, como ya se ha revisado de una manera general, la reivindicación de los derechos de las mujeres es un hecho en nuestro continente y ya muy pocas veces se puede decir que una mujer está siendo coartada por los hombres para que voten por ellos.






A nivel económico en América Latina, las mujeres tienen un desbalance gigante con respecto a los hombres. El hecho de ser mujer las descalifica en muchos casos desde los mismos procesos de selección. Para un empresario la protección legal de la mujer y la familia es vista como una gran pérdida de dinero. Esos días en que la mujer está después del parto frente a su recién nacido es mal visto por los empresarios de América Latina. Sin percatarse que la mayor responsabilidad y productividad de la mujer con respecto a los hombres cubre con creces esas supuestas pérdidas.


Las mujeres de América Latina tienen ingresos inferiores a los de los hombres en el mismo nivel de responsabilidades y competencias laborales.


Los cargos de mayor responsabilidad, jurisdicción y mando que exhiben las mujeres en las empresas públicas y privadas son mínimas, en gran proporción son ostentados por los hombres, no por las mujeres. ¿Por qué no hay una ley de cuotas en todas las esferas económicas de la sociedad? ¿Se necesita esa ley de cuotas?





Las cifras y los hechos demuestran que la realidad de la mujer en América Latina es otra. Que en las últimas décadas ha venido en ascenso la reivindicación de los derechos de las mujeres, principalmente los derechos económicos y el acceso a la educación. La tasa de dependencia económica de la mujer ha bajado tanto que las estadísticas de los matrimonios y unión libre de las mujeres ha incrementado la edad. Hace 30 años las mujeres se casaban a los 15 y tal vez menos edad, inclusive con matrimonios “arreglados” entre familias. Hoy, la edad promedio de matrimonio de la mujer latinoamericana es entre los 26 y 30 años. De la misma manera, la edad de tener el primogénito pasó de los 15 a los 27 años en promedio.







Igualmente se han dado cambios inmensos en el número de hijos que tienen las mujeres al pasar de cinco a uno en promedio. Como se dijo anteriormente, esos cambios en la composición de la familia en América Latina, han sido jaloneados por las mujeres, por el acceso que las mujeres han tenido a la educación y a la generación de ingresos sostenibles, se ha desarrollado una mayor autonomía económica de la mujer. Aunque falta mucho camino por recorrer, no podemos desconocer estos procesos.



VIVIANA ARIAS

COLOMBIA


Asesora de campañas electorales así como comunicación de gobierno y gestión internacional gubernamental. Ha participado como Consultora, Estratega y coach Política en múltiples campañas electorales y organismos gubernamentales en Colombia, México y actualmente en Honduras con experiencia de más de 7 años en el medio.


Contacto C&E

Suscríbete  C&E

Suscríbete por un año a la revista C&E Campaigns & Elections México por $300.00 MN. Y recibe la versión digital antes que nadie.  Y la versión impresa hasta tu hogar u oficina. 

(Oferta valida sólo para México, el resto de Iberoamérica recibirá sólo la versión digital) 

Siguenos en redes

Copyright © C&E Campaigns & Elections México 2020

  • Facebook
  • Twitter Social Icon
  • YouTube Social  Icon
  • Instagram Social Icon