MARIO DELGADO Los voceros de AMLO, a la caza del voto difícil


En su tercer intento, Andrés Manuel López Obrador logró convencer a un sector del electorado hasta antes del 1 de julio renuente a su mensaje. Sin su capacidad de comunicar, no hubiera podido sumar a su proyecto de nación a las clases altas y medias, segmentos importantes para ganar una elección presidencial en los que aún perméaba el mensaje de que el abanderado de la coalición “Juntos haremos historia” era un peligro para México.


A esta labor de convencimiento se sumó un equipo de vocería integrado por perfiles variados, justamente para atender diversos nichos de población, como estos, los más difíciles, los que necesitaron de tres llamados al cambio. Sin su actuación en mesas de debates, el resultado quizá haya sido muy distinto al que conocemos.


Una de estas voces fue la del ahora diputado electo por Morena, Mario Delgado, quien en entrevista con Campaigns & Elections habló de su papel en la campaña de AMLO, sobre todo de los argumentos que utilizó para atacar al establishment que el voto conservador de los sectores económicamente favorecidos tanto defendía. “La mayor incertidumbre que podríamos tener en México es tener la certidumbre de que el esquema del gobierno actual continuaría”, declaró durante la conversación.


Campaigns & Elections (C&E): Cuéntenos de su papel dentro de la gran articulación que se generó en el equipo de AMLO.

Mario Delgado (MD): Estuvimos trabajando en el war room, conformado por Tatiana Clouthier, Yeidckol Polevnsky, Jesús Ramírez, Heurística, entre otros. Como equipo seguimos permanentemente toda la información que se generó en torno a la campaña, sobre todo en las redes sociales. También integré el equipo de voceros que participó en los debates y mesas de discusión. En general tuvimos la misión de multiplicar los aspectos favorables de nuestra campaña y no permitir una crisis, por lo que hubo que reaccionar muy rápido ante cualquier señal. Fue una campaña muy dura porque prevaleció la guerra sucia, la mentira y la descalificación. Al ser parte del equipo puntero, el blanco de los ataques fue siempre nuestro candidato.


C&E: Andrés Manuel inició esta vez con una ventaja muy cómoda en comparación con los arranques en 2006 y 2012. Es estas campañas también prevaleció la guerra sucia ¿cuál fue entonces la diferencia?

MD: La tenacidad de Andrés Manuel que una y otra vez ha venido mostrando. Con ella finalmente pudo penetrar en muchos más sectores de la población. Por otro lado, la guerra sucia y el miedo perdieron efectividad. La gente ya no creyó ni en el PRI ni el PAN, pues el país ya está hecho pedazos en materia económica, de seguridad y de derechos humanos, un resultado de los gobiernos de estos partidos, y la gente se cansó de eso. La única oposición en los últimos años es López Obrador y la gente lo logró identificar, apreciar sus atributos y propuestas, y por ende el resultado. Es relativamente fácil participar en una campaña cuando tienes un candidato como Andrés: un hombre de una sola pieza.


C&E: A pesar de que trabajar con un candidato como López Obrador, tal y como usted lo comenta, una campaña siempre representa retos ¿en este caso cuáles fueron y cómo reaccionaron?

MD: Siempre estuvimos preparándonos para una crisis. Estuvo el fantasma de una posible alianza entre Anaya y Meade, de que hubiera un gran golpe que cambiara las tendencias. Siempre estuvimos alertas ante un posible escenario que convirtiera la contienda en una entre dos: ya sea entre AMLO con Anaya o AMLO contra Meade. Tal vez el primer debate fue un momento crítico, pues no sabíamos en una primera instancia cómo iba a reaccionar la gente, sobre todo sectores que no conocían bien a Andrés Manuel, ante la actuación de los opositores. Otro momento complicado fue la publicación de un sondeo disfrazado de encuesta del diario El Reforma, en la que se informaba que los jóvenes estaban con Anaya, pese a que durante mucho tiempo los estudios ponían muy por delante a Andrés Manuel. Hubo una reacción brutal de los jóvenes diciendo que no. Afortunadamente siempre se revertían estas situaciones.


Académicos, empresarios, líderes sociales y políticos:

la voz de AMLO


El equipo de voceros de Andrés Manuel López Obrador se caracterizó por la diversidad de sus perfiles. Su actuación tuvo gran eco en los ecosistemas digitales, pero también en las charlas de café. Mario Delgado reconoce que la coordinación siempre tuvo claro la gran ventaja sobre los opositores y de la credibilidad sobre los otros voceros, por lo que había que estar conscientes de la necesidad de no caer en provocaciones, en cambio tratar de romper la dinámica de ataque para dar espacio a la comunicación de las propuestas.


C&E: ¿Cuál fue su nicho?

MD: Las clases medias y altas, así como los pequeños y medianos empresarios, pues era en estos sectores en donde el mensaje del miedo tenía mayor repercusión. Detecté que ahí prevalecían las dudas sobre lo que iba a pasar con la economía. Mi mensaje se enfocó a sostener lo contrario a lo que ellos creían. A decir que el combate a la corrupción y la construcción de la paz iba a impulsar la economía como no se había hecho en los últimos años, que el proyecto de Andrés Manuel era el de mayor certidumbre porque lo peor que nos podía pasar es que el manejo económico siguiera como está. El reto de Andrés Manuel es demostrar que se puede tener responsabilidad social con responsabilidad fiscal.


C&E: Sus compañeros de cuarto de guerra coinciden en que ésta fue una campaña que sale de los cánones preconcebidos, pues se rompieron los paradigmas en muchos ámbitos de la comunicación política ¿Cuáles fueron esos aspectos disruptivos?

MD: La propia originalidad de Andrés Manuel. Él es un gran comunicador. Tomó riesgos y le fue favorable. El famoso "Ricky riquín canallín" ya es un clásico y fue parte del debate. Sus mensajes de alto riesgo resultaron ser muy poderosos. Por otro lado, el nivel de penetración de las "benditas redes", la cual nos sirvió como instrumento para contrarrestar la enorme cantidad de spots que tuvimos en contra, a todas horas, en radio y televisión ¿Cómo fue posible que los miles de spots no le hayan hecho daño? Fue por su poca credibilidad y porque la comunicación de las redes sí la tuvo. Por lo tanto, todo el esfuerzo de este equipo de campaña fue generar los contenidos que la gente buscaba para desmentir lo que había en televisión.


El verdadero peligro,

subestimar al adversario


Mario Delgado considera que el repetido mensaje que asociaba a AMLO con una mala administración que llevaría a México ser una segunda Venezuela fue como un “ya viene el lobo” que nadie creyó. Sin embargo, hubo que comunicar a los sectores en los que sí resonaba el miedo que ellos son los responsables de pagar el costo de la corrupción, las tarifas eléctricas superiores a las de otros países, los gasolinazos; que ellos son quienes tienen que subsanar el costo de la devaluación del peso, cargar con el endeudamiento que impulsó Enrique Peña Nieto; que ellos son quienes sufren los cambios de vida por el miedo y la violencia.


MD: Cuando demostrábamos que el establishment que protegían implica cada vez peores condiciones de vida y que una información más infundada era lo único que impedía el cambio, les dimos un poco de valor para dar ese paso. Los cambios siempre generan miedo e incertidumbre, pero una vez que lo das, persiste la esperanza. En esta campaña la esperanza derrotó al miedo.


C&E: Esquemas como la campaña de contraste no funcionaron para este proceso electoral ¿a partir de esta experiencia, hacia dónde cree irá la comunicación política electoral?

MD: Creo que menospreciaron mucho a Andrés Manuel. Quisieron encasillarlo en una caricatura. La gente está muy agraviada por lo que se ha hecho con este país. En general, considero que los otros equipos subestimaron el lenguaje de Andrés Manuel. Él habla de tres a cuatro veces al día a distintos grupos de personas, por lo que tiene una gran sensibilidad de conocer lo que la gente piensa, pero sobre todo de identificar los mensajes que generan esperanza entre los mexicanos. Los grandes consultores lo minimizaron, incluso se burlaron de sus conceptos.


C&E: De estos meses de intensos trabajos ¿qué fue lo que más disfrutó?

MD: La convivencia maravillosa con los integrantes de este gran equipo: Tatiana, Yeidckol, Jesús Ramírez y Jesús Cantú, Santiago, Iván, Juan Pablo y un gran número de jóvenes. Un evento memorable fue contar con la presencia de Tatiana en mi cierre de campaña, en Iztacalco. Se convirtió en un momento inolvidable.


Un cambio en todas las

formas de hacer política


Mario Delgado triunfó como candidato de Morena a diputado por el Distrito 13, de Iztacalco. Anticipa su papel en la consolidación del proyecto de Andrés Manuel, así como de los esquemas de comunicación del gobierno entrante.


C&E ¿Cómo cree que debe ser la comunicación del gobierno entrante?

MD: En estas semanas de transición el presidente electo ya ha impuesto un estilo diferente: muy franco, abierto y directo. Ha tenido conferencias en las que los medios pueden manifestar sus preguntas. Creo que hay que seguir utilizando las redes sociales en un esquema de campaña permanente, porque lograr una democracia verdadera. El reto será, pues, mantener esta participación para que nuestro país sea, en efecto, una nación democrática.


C&E: ¿Qué trabajo impulsará desde el nuevo puesto público que le confió la ciudadanía?

MD: Hay retos importantes en la cámara. Buena parte de la transformación por la que votaron los mexicanos tiene que pasar por ahí. La gente votó por el cambio no sólo en el ejecutivo, sino en el poder legislativo, así como en todas las formas de hacer política. Uno de estos temas será eliminar los excesos y privilegios a los legisladores, igualmente el tema de los moches. Por otro lado, acompañaremos al presidente con las reformas que se requieran. La gente nos dio la mayoría porque quiere que las propuestas de Andrés Manuel se lleven a cabo. C&E



Contacto C&E

Siguenos en redes

Copyright © C&E Campaigns & Elections México 2020

  • Facebook
  • Twitter Social Icon
  • YouTube Social  Icon
  • Instagram Social Icon

Suscríbete  C&E

Suscríbete por un año a la revista C&E Campaigns & Elections México por $300.00 MN. Y recibe la versión digital antes que nadie.  Y la versión impresa hasta tu hogar u oficina. 

(Oferta valida sólo para México, el resto de Iberoamérica recibirá sólo la versión digital)