2021: Choque de alianzas y el papel de los esquiroles



Carlo Varela* @varelacarlo. Las alianzas no son la varita mágica para volver más competitivos a los partidos, la experiencia del 2018 mostró que su formación no se traduce inmediatamente en un incremento de votos, sino que pueden ser un fracaso. Para 2021 se visualizan dos grandes coaliciones: PAN-PRI-PRD y la de Morena-PT-PVEM, MC decidió participar de manera independiente y aprovechar el efecto colateral de las alianzas de que al reducir el espacio de candidatos se impulsa la salida de políticos a otros partidos para poder participar en las elecciones y esto a su vez dinamita las propias alianzas.

ANTECEDENTES

La formación de alianzas entre los partidos ha estado presente en el sistema político mexicano desde la década de los cincuenta cuando tres partidos políticos: el Nacionalista Mexicano (PNM), el Auténtico de la Revolución Mexicana (PARM) y el Popular Socialista (PPS) se unieron al Partido Revolucionario Institucional (PRI) para postular a Adolfo López Mateos a la presidencia de la República. Estos partidos continuaron apoyando al candidato oficial en las elecciones presidenciales hasta 1982. Para las elecciones de 1988 estos partidos satélites decidieron no apoyar al candidato oficial sino a una escisión de su partido: el Ingeniero Cuauhtémoc Cárdenas y se formó el Frente Democrático Nacional (FDN) que fue avalado por cuatro partidos: el Frente Cardenista de Reconstrucción Nacional (PFCRN), PARM, PPS y Partido Mexicano Socialista (PMS). Sus resultados fueron muy buenos ya que tuvieron un fuerte incremento de votos comparado con sus anteriores participaciones (inclusive todavía se duda de si ganaron o no las elecciones). Este fue la primera alianza exitosa que mostró que la unión de los partidos para postular a un candidato los volvía más competitivos que actuando de manera individual.


La principal finalidad de formar una alianza no solo es juntar sus votos de manera aritmética (lo que de por sí ya vuelve más competitiva la elección) sino detonar un crecimiento. Los partidos