AMLO y sus trucos mediáticos para tapar la realidad en México




Textos de otros. Carlos Loret de Mola A. El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador (AMLO), es un mago de la comunicación al que no se le acaban los trucos. Frente a los serios problemas que tiene el país en temas de economía, seguridad, salud y combate a la corrupción, el mandatario casi siempre busca distraer a la población y utiliza los trucos que tiene en la chistera.


La economía del país está paralizada y al borde de la recesión. El crecimiento del Producto Interno Bruto el año pasado llegó a 0%, la inversión cayó 9% y, nada más en diciembre del año pasado, se perdieron 400 mil empleos. La inseguridad está peor que nunca y 2019, el primer año del actual gobierno federal, fue el más violento en la historia del país desde que se tiene registro.


Además, 2020 inició con una crisis en los hospitales públicos por cobros indebidos y desabasto de medicamentos, tras la apresurada desaparición del Seguro Popular y la pésima implementación del nuevo Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi). Aunque con cuestionamientos, el Seguro Popular había funcionado durante los últimos 17 años para dar cobertura a la población más pobre y el presidente decidió sustituirlo, pese a que exsecretarios de Salud señalaron que hacerlo significaba un retroceso de 40 años.


El presidente que se ufanó de llegar al poder para acabar con la corrupción tiene hoy dos manchas que desdibujan su discurso y dejan claro que persigue a sus adversarios, pero perdona a sus aliados.



AMLO cerró el año pasado exonerando a Manuel Bartlett, un integrante de su gabinete, ante la denuncia periodística —realizada por nuestro equipo— de tener una riqueza inexplicable, casas y empresas. Abrió 2020 con otro escándalo —provocado por otra de nuestras investigaciones en W Radio—: Napoleón “Napito” Gómez Urrutia, un senador del partido oficialista, Morena, quien además es su líder sindical más importante, es cuestionado también por su riqueza inexplicable. Y porque en cuanto entró al Senado, su hijo fundó dos empresas que están en un posible conflicto de interés con las actividades oficiales de su padre.


Ante estos problemas, el presidente recurre a trucos mediáticos. Por ejemplo, difunde un video en sus redes sociales donde cuenta que se le ponchó una llanta a su camioneta durante una gira de trabajo, y todo mundo habla de eso. O aparece en otro video festejando el cumpleaños de su esposa, y la conversación se desvía hacia allá. Incluso el nacimiento de su primer nieto en un hospital de Houston, Texas, causó gran alharaca.


A juzgar por este primer año de gobierno, frente a una realidad roja, el gobierno tiene una respuesta como de revista rosa.


En el fondo, lo que quiere el gobierno con estos distractores es que la gente normalice la desgracia y se resigne ante la incapacidad que ha exhibido para, a más de un año de haber tomado el poder, avanzar en la solución de los problemas que prometió resolver. El método se repite continuamente y los ejemplos sobran.


Echó a andar una estrategia apresurada y mal planeada para acabar con el robo de combustible, con el objetivo de esconder que su gobierno no importó suficiente gasolina para abastecer al país. Hasta ahora, las cifras señalan que el robo no ha bajado tanto como presume el presidente.


Acusó de sabotaje a las empresas farmacéuticas para justificar el desabasto de medicinas que hubo a inicios de su gobierno porque los funcionarios no supieron realizar las licitaciones para su compra. Al final, el 24 de diciembre del año pasado, como para que nadie se enterara, otorgaron los contratos a una de las mismas empresas a las que acusaron de corruptas y supuestamente habían vetado.


Para tapar que fue abucheado estruendosamente al inaugurar el mejor estadio de béisbol de México, se hizo pública una carta con una petición extraña y algo extemporánea: que España pidiera perdón por la conquista de Tenochtitlán hace 500 años.


Cuando los cuestionados maestros de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación, aliados de su gobierno, mantenían bloqueadas distintas vías de tren y generaban pérdidas de mil 500 millones de pesos diarios, el presidente dedicó una conferencia de prensa a presentar las fotografías de los vehículos, motocicletas y helicópteros de lujo que usaban los funcionarios de gobiernos anteriores.


Después denunció una presunta conspiración para darle un golpe de Estado con tal de sacudirse las críticas tras la detención y posterior liberación del presunto narcotraficante Ovidio Guzmán, hijo del Joaquín el Chapo Guzmán, en un operativo desastroso en Culiacán, Sinaloa.


Y cuando brotaba la indignación por el asesinato de nueve integrantes de las familias LeBarón y Langford, en el estado de Sonora, el presidente otorgó sorpresivamente asilo político al expresidente boliviano Evo Morales.


La denuncia periodística que presentamos en W Radio contra Napoleón Gómez Urrutia, el líder sindical favorito del presidente, se publicó hace un par de días. Esperamos que esta vez no haya distracciones ni trucos mágicos, sino una respuesta.


Texto publicado originalmente en The Washington Post.


#Textosdeotros #Opinión

Contacto C&E

Suscríbete  C&E

Suscríbete por un año a la revista C&E Campaigns & Elections México por $300.00 MN. Y recibe la versión digital antes que nadie.  Y la versión impresa hasta tu hogar u oficina. 

(Oferta valida sólo para México, el resto de Iberoamérica recibirá sólo la versión digital) 

Siguenos en redes

Copyright © C&E Campaigns & Elections México 2020

  • Facebook
  • Twitter Social Icon
  • YouTube Social  Icon
  • Instagram Social Icon