Andrea Gordillo Vega. Diputada Local del Congreso del Estado de Morelos


Más allá de estar en “el poder”, la inclusión de las mujeres en la política es para una mayor diversidad y representatividad, explica la diputada local por Acción Nacional en Morelos, Andrea Gordillo Vega, quien en su corta trayectoria es una de las voces más escuchadas en el congreso de su estado. “Un entorno que tiene diferentes perspectivas sociales es capaz de otorgar más derechos, además de determinaciones más justas y el equilibrio adecuado de políticas que son necesarias para promover el desarrollo”; quizá por esta visión es que se pronuncia a favor del aborto, pese a que el sector mayoritario de su partido parece inclinarse en sentido contrario.


¿En qué momento descubriste que tu camino era la incidencia pública?

"Sé el cambio que quieres ver en el mundo" es una de mis frases favoritas, autoría de Gandhi, reconocido como uno de los más grandes líderes políticos. Siempre me gustó ayudar a la gente, esa sensación de solidaridad y empatía hacia otros, y soy fiel creyente de que si aplicamos esta filosofía, el mundo sería otro. Aún recuerdo mis primeros días en la universidad, fue en la Facultad de Derecho cuando me di cuenta que haciendo equipo, escuchando y trabajando con mis compañeras y compañeros podíamos hacer algo grande; “dejar huella” para cambiar el mundo en el que vivimos, construir de la mano lo que queremos ver reflejado en quienes nos rodean, en buscar nuestro cambio antes de querer cambiar a otros. Por esa razón fundé Conecta2, una Asociación Civil dedicada justamente a eso, a servir y poner nuestro granito de arena. Tiempo después me di cuenta que podía hacer mucho más desde un cargo público, y que la construcción de la ciudadanía y el trabajo orientado a fortalecer y mejorar se puede potencializar teniendo incidencia en políticas públicas. Hoy, orgullosamente estoy en un lugar donde mi voz y voto tienen peso.



¿Cómo fueron tus inicios en la política?

Cuando comencé con la asociación Conecta2, me di cuenta de la gran necesidad de un cambio en la política y en los políticos. De hacer del servicio público algo que genere confianza. Una política cercana, honesta, que escuche y actúe para responder a las grandes necesidades que tiene nuestro país. Fue mediante esta A.C. y en colaboración con un grupo de jóvenes voluntarios que comenzamos nuestro camino sin saber que cada una de nuestras acciones y labor de asistencia social nos llevarían a la política. Cuando se me acercó el Partido Acción Nacional para ofrecerme la diputación, no lo dudé. Sabía que era momento de probar que la juventud no es sinónimo de inexperiencia o falta de capacidad, al contrario, es sinónimo de esperanza, propuestas y de trabajo duro por cambiar nuestro presente y nuestro futuro.


¿Quién es tu inspiración?

A nivel personal, definitivamente mi familia y mi novio, ellos, son mi gran motor. Personas valientes, generosas, inteligentes y con un corazón enorme que a diario me acompañan por este viaje llamado vida, y quienes siempre me han enseñado a ser más fuerte que la adversidad, a tomar el control de lo que sí depende mi, enfrentar y aprender que todo pasa y que hay situaciones en las que te haces más fuerte y emprendes el ascenso. A nivel profesional, admiro mucho a Jacinda Ardern, la primera ministra neozelandesa. Ha hecho un extraordinario trabajo al frente de Nueva Zelanda, es la líder mundial más joven y ha logrado exitosamente sacar adelante a un país tras un ataque terrorista, desastres naturales y la pandemia. Definitivamente nos ha mostrado que las y los jóvenes podemos hacer un gran trabajo y que las mujeres debemos estar en puestos de poder e incidencia política. Admiro mucho sus políticas en materia de reducción de uso de plástico, promoción de la salud menstrual y su agenda de combate al cambio climático. También fue la legisladora más joven cuando fue electa por primera vez, tenía sólo 28 años.


¿Qué tan difícil es para una mujer estar en política?

Cuéntanos una anécdota al respecto positiva o negativa. Creo que las mujeres en la política tenemos los mismos retos que las mujeres en la vida cotidiana, es decir, todas aquellas actividades consideradas exclusivamente de hombres. Aún en pleno siglo XXI, existe una necesidad de dejar atrás los estereotipos en cuanto a la asignación de responsabilidades, y aunque las mujeres han logrado avances notables en muchas profesiones, la política no es una de ellas. Lo más difícil siempre será demostrar, probar todo el tiempo que estás aquí para trabajar, que conoces los temas y que tienes tanto que aportar como cualquier hombre en la mesa. Ganar el espacio, ser escuchada y tomada en serio creo que son los tres retos más grandes.



¿Sufriste alguna vez discriminación profesional por tu género?

Por supuesto, ha habido momentos en los que he vivido discriminación por ser mujer, y más aún por ser joven, lamentablemente como casi todas. Con el tiempo he aprendido a enfrentarlo y no sólo lidiarlo, a estar más preparada, a traer mejores argumentos a la mesa y a ganarme con trabajo constante el espacio en el que estoy.


¿Es más difícil hacer equipo con los hombres o con las mujeres?

No creo que haya diferencia. Esto no tiene que ver con el género, sino con la gente con la que haces equipo, su disposición y profesionalismo. Siempre es bueno tener diferentes perspectivas y enfoques, saber escuchar y tener la humildad para aprender de otros, siempre liderando con la bandera del respeto; esa es la clave para un buen trabajo en equipo.


¿En qué momento te has sentido apoyada por el género opuesto?

Afortunadamente, vengo de una familia en la que no se hacía distinción entre hombres y mujeres, así que puedo decir que a nivel personal, mi papá, mi hermano y mi novio siempre me han apoyado. Hoy ocupando un curul al interior del Congreso del Estado de Morelos, me siento plena y satisfecha por el respaldo y confianza que mis compañeros me brindan, además de respetar mis ideales y reconocer mi trabajo.



¿Por qué es importante tener más mujeres en el poder?

Es sumamente importante reconocer, formar, fortalecer e impulsar los liderazgos sociales y políticos de las mujeres, ya que si bien han habido avances sustantivos en muchas áreas, éstos no son aún suficientes para alcanzar la equidad y una mayor presencia de mujeres en los espacios públicos. Más allá de estar en “el poder”, se trata de una mayor diversidad y representatividad. Un entorno que tiene diferentes perspectivas sociales es capaz de otorgar más derechos, además de determinaciones más justas y el equilibrio adecuado de políticas que son necesarias para promover el desarrollo.


Hoy con la cuota de género hay la misma cantidad de mujeres y hombres en puestos públicos, ¿Crees que esto se ha visto reflejado en un mayor bienestar para la mujer de a pie?

México ha apostado en las últimas décadas por promover la presencia de las mujeres en diferentes instituciones, entre ellas las legislativas. En las elecciones de 2021, se logró por primera vez en la historia que la mayoría de los Congresos estatales estén ocupados por mujeres. Sin embargo, si bien ahora más mujeres encabezan diversas comisiones, éstas suelen ser comisiones “blandas” como bienestar y género, mientras que las comisiones “duras” como economía y seguridad, están a cargo de hombres. Por ejemplo, en el Congreso federal actual, tenemos una legislatura conocida como la “Legislatura de la Paridad, la Inclusión y la Diversidad”, pero no tenemos coordinadoras parlamentarias, todos los partidos están encabezados por hombres y sólo hay una vicecoordinadora. Por otro lado, creo que el simple hecho de que haya mujeres activas, ocupando un puesto público, da la oportunidad a niñas y jóvenes de sentirse identificadas, permite que se escuchen voces que hablan con perspectiva de género y genera iniciativas enfocadas en la agenda de las mujeres. Sin duda, hoy somos más voces y representantes que ocupamos un lugar en el poder para incrementar la democracia, y gran parte de nuestro trabajo se ve reflejado en nuestra transformación y empoderamiento, siempre con miras al desarrollo integral de la ciudadanía. Estoy convencida que las mujeres vamos ganando terreno, logrando la inclusión y el fortalecimiento de la equidad de representación. Tenemos todo para ser líderes y agentes de cambio, México avanza y nosotras somos las protagonistas.


#100MujeresdePoder