Arlette Muñoz. Delegada Nacional del Comité Ejecutivo Nacional del PAN



C&E. Sueño con un México justo, limpio, equilibrado y sostenible”, ese es el escenario por el que la diputada federal de Acción Nacional, Arlette Muñoz Cervantes trabaja desde su curul. En entrevista con Campaigns & Elections, la hidrocálida confía en que para llegar a ello, cada quien debe buscar, luchar y alcanzar sus propios sueños, filosofía que materializa en su encargo como representante popular de su estado. Hoy, como delegada de su partido, orienta su trabajo a abrir camino a mujeres que, como ella, tienen la convicción de cambiar a México. A continuación la conversación:


¿En qué momento descubriste que tu camino era la incidencia pública?

Creo que fue mucho tiempo antes, incluso, de que pensara en dedicarme al servicio público a través de las filas de un partido político. Desde muy pequeña, aprendí de mi abuela y mi mamá lo que era el servicio a los grupos vulnerables a través de una asociación civil en la que participábamos todos en familia. Fue precisamente, a través de esta Comunidad, en donde sentí el llamado, porque se apoyaba a muchos grupos vulnerables y el sentimiento que yo vivía al ayudar a la gente siempre me ha hecho sentir bien. Hoy, sin duda es de las cosas que valen la pena hacer desde el servicio público


¿Cómo fueron tus inicios en la política?

En el 2012, me invitaron a la campaña de Josefina Vázquez Mota. Un par de años antes, durante la contienda del 2010, en el PAN me sumé a la campaña a la alcaldía en Aguascalientes, en la que grabé unos comerciales para Acción Nacional. Fue mi primer acercamiento a la política y en ese momento me convencí de la ideología y principios de AN, por lo cual me involucré cada vez más en sus actividades, sobre todo en aquellas que me permitían ayudar a la gente. Entiendo que un partido político es un instrumento a través del cual puedes ayudar. El poder sirve para servir, y si no sirve para servir, el poder no sirve para nada. Si puedes ayudar, eso es lo mejor.


¿Quién es tu inspiración?

Cierro los ojos y la primera imagen que se me viene a la mente es mi hijo. Sin embargo, crecí en un sólido y amoroso matriarcado, desde mi abuelita y mi mamá que son mujeres fuertes que me han ayudado y respaldado. Pero la realidad es que mi motor es Diego Guerra, mi hijo, el cual lo tuve a los 16 años por lo que te podrás imaginar lo difícil que fue, pero desde que lo vi le prometí que, pasara lo que pasara, lo iba a sacar adelante.



¿Qué tan difícil es para una mujer estar en política? Cuéntanos una anécdota al respecto.

Yo creo que mucho, en cualquier ámbito, siempre se dan acciones de acoso. Hay violencia política porque es un superior que las quiere amedrentar por el solo hecho de ser mujeres; pero hoy, gracias a que muchas de ellas no se han quedado calladas y que han denunciado públicamente cualquier tipo de agresión, pues nos han abierto el camino. Y te puedo platicar de una anécdota muy reciente y positiva. Hace un tiempo, yo estaba viviendo una situación muy vulnerable, de mucho dolor, de mucho acoso de manera personal y laboral; fue increíble saber que, en ese momento, una de las mujeres políticas más importantes en mi querido Aguascalientes, Tere Jiménez, decide ser solidaria y sorora conmigo; en lugar de haber sido ajena, fue empática y hoy estamos caminando juntas por un mismo proyecto.


¿Sufriste alguna vez discriminación profesional por tu género?

Afortunadamente no he sido víctima de discriminación profesional, ni en la política ni cuando estaba en la iniciativa privada. Sin embargo, creo que debemos de reconocer que no porque personalmente no la sufras no exista. Debemos de ser solidarias y sororas, y sumar voces, esfuerzos y acciones para eliminar la discriminación de género, en todas sus vertientes.


¿Es más difícil hacer equipo con los hombres o con las mujeres?

Te voy a responder de manera muy franca. Creo, y desde mi experiencia, es fácil colaborar con los dos, porque se trata de personas, de profesionales que estamos orientados y enfocados a un mismo objetivo. Claro que, por naturaleza, pienso que las mujeres somos más empáticas con otras mujeres; pero cuando se trata de hacer equipo, considero que con los dos podemos hacerlo muy bien porque somos complemento uno del otro.


¿En qué momento te has sentido apoyada por el género opuesto?

Siempre. Soy una persona que, por mi carácter, me llevo muy bien con mis compañeros hombres. Incluso, te puedo decir que, en mi equipo, la gran mayoría son hombres.


¿Por qué es importante tener más mujeres en el poder?

Yo creo que es sustancial que haya hombres y mujeres capaces en los puestos en los que se tomen decisiones trascendentales para los mexicanos. Hombres y mujeres que tengan las mismas oportunidades, para llegar a esos puestos clave para el desarrollo de México.


Hoy, con la cuota de género hay la misma cantidad de mujeres y hombres en puestos públicos, ¿crees que esto se ha visto reflejado en un mayor bienestar para la mujer de a pie?

Sin duda. Creo que la sensibilidad y compromiso que tenemos las mujeres se ve reflejada en cualquier actividad en la que nos involucramos. Las mujeres vemos también por otras mujeres, pero, además, tenemos la capacidad de ver por los hombres, por los jóvenes, por los adultos mayores. Simplemente, somos más sensibles para ayudar a los grupos vulnerables.


¿Cómo observas la desigualdad de género en México, en relación con América Latina y el mundo?

Hoy, con el gobierno federal que tenemos vamos en retroceso. Si bien, en años anteriores se habían construido las bases para que se diera crecimiento sostenido, hoy no lo tenemos. En vez de hacer políticas públicas para apoyar a las mujeres y en la toma de decisiones, eso hoy no existe. Por mencionar un dato, en el año 2020, México tenía una brecha de género del 75.4 % de acuerdo con el Índice Global de la Brecha de Género que publica el Foro Económico Mundial.



¿Dónde o en qué tema ves más rezago en el país para las mujeres?

En todo México existen mujeres en rezago. No hay un estado que no lo tenga. Y por mencionar un dato, según los resultados de la Encuesta Nacional sobre la Dinámica de las Relaciones en los Hogares (ENDIREH 2021) del INEGI, mientras que el 70 por ciento de los hombres están activos económicamente, solo el 43 por ciento de las mujeres lo está.


¿Qué necesitan lograr las mujeres?

Espacios, reconocimiento y respeto. De nada nos sirve avanzar en las posiciones, en la paridad de género, en la representación de servicio público, si aún seguimos viendo casos de abuso y violencia en todas sus formas.


¿Pueden las mujeres hacer equipo con el hombre en la política? ¿Cuéntame cómo lo has vivido tú?

Sí podemos hacerlo, yo lo he vivido con mi líder nacional, Marko Cortés, que hemos tenido la oportunidad de analizar y definir la mejor postura que debe tomar el Partido Acción Nacional para contribuir a la toma de decisiones en el país, siempre anteponiendo el interés público y el desarrollo nacional.


¿Estamos listos para tener nuestra primera presidenta de México?

Si, y de hecho en Aguascalientes estamos listos para tener a la primera gobernadora del estado. Cada vez hay más mujeres que tienen la posibilidad de aspirar, de estar presentes en la agenda nacional y hoy, sin duda, México tiene la oportunidad de ser gobernado y bien, por una de nosotras.


"De nada nos sirve avanzar en las posiciones, en la paridad de género, en la representación del servicio público, si aún seguimos viendo casos de abuso y violencia en todas sus formas".


#100MujeresdePoder