Así ayudó Facebook al FBI a capturar al peor ‘sextorsionador’ de la historia de la red social

Buster Hernández, a la espera de su sentencia, acosó en Internet y amenazó durante años a menores en diez Estados de EE UU. “Es un caso único”, según la compañía

Entrada de la sede de Facebook en Menlo Park, California.ELIJAH NOUVELAGE / REUTERS

Textos de Otros: El 3 de agosto de 2017 el FBI asaltó la casa de Buster Hernández en una remota calle de Bakersfield, California. Lo primero que hizo Hernández fue desconectar un USB de su portátil. Así impedía que las autoridades obtuvieran pruebas de su actividad reciente. Pero era ya tarde. A pesar de la sofisticación tecnológica de Hernández, el FBI tenía ya material en su contra.


Desde aquel portátil y aquella habitación, durante al menos cinco años, Hernández había usado Facebook y otras redes sociales para una refinada y extensa campaña de acoso: extorsionó a cambio de vídeos sexuales (lo que se conoce como sextorsión), amenazó con volar un colegio y matar a docenas personas, y traficó con pornografía infantil. Hernández (California, 1990) escogía a sus víctimas menores y les escribía un mensaje similar, según documentos del tribunal: “Hola [nombre], tengo que preguntarte algo más o menos importante. ¿A cuántos chicos has mandado fotos guarras porque yo tengo unas cuantas tuyas?” Hernández no tenía obviamente nada, pero era un modo