1024X60_CUIDATE MAS_1.jpg

AURA ELECTORAL


EL MÉTODO QUE TRANSFORMÓ LOS PROCESOS ELECTORALES EN LATINOAMERICA PARA GANAR ELECCIONES


POR: ISAAC HERNÁNDEZ @IsaacHV


(Actualizado)

Aura electoral diseñado por la empresa Roldán Carreón Cossio & Asociados, se atreve a plantear el posible resultado de un proceso electoral a partir del análisis del comportamiento futuro del electorado, del contexto social y político, del análisis de los candidatos, de los equipos de trabajo, de sus mensajes, de sus redes. Este trabajo de investigación con bases científicas, ha sido reconocido con algunos de los más prestigiosos premios del marketing político: un Polaris Award en la categoría de uso creativo de datos, métricas y análisis, y dos Reed Latinos; uno en la categoría de mejor nuevo método digital de opinión pública, y otro en la de mejor trabajo de investigación de opinión pública con nuevas tecnologías.


Imaginemos este especial como un review, como un walkaround en uno de esos videos en YouTube en los que una marca de autos entrega su nuevo modelo, su última creación a uno de esos tipos que conocen profundamente y adoran los carros, esos que viajan a los autoshows alrededor del mundo para probarlos en una pista, para analizarlos al límite y para que la gente conozca más sobre este nuevo modelo. Los escuchan, los tocan, los huelen, los sienten, los ven.

Vayamos al punto


Pude charlar, escuchar, interactuar y poner en la mesa algunas dudas, curiosidades y preguntas que yo me había planteado respecto a su creación, a su invención. En esa charla, los creadores del Aura Electoral se comprometieron a mandarme archivos y documentos confidenciales que han sido parte de algunas elecciones en México. Y así lo hicieron.


He de reconocer que en este medio es difícil, por no decir qué imposible, que los consulto- res y los estrategas compartan sus secretos y sus tesoros más preciados para darlos a conocer a un público como el de C&E Campaigns & Elections México.


Este no fue el caso, estos tipos me enviaron archivos, carpetas, libros impresos, libros digitales, archivos estratégicos y otros materia- les con el fin de entender mejor, qué es y para qué sirve el Aura Electoral y que finalmente, muchas personas más también pudieran hacerlo.


Con el cinturón abrochado, entramos a la pista.



UN MODELO

PREDICTIVO


Cuando escuché por primera vez del Aura Electoral, hace algunos años, pensé que era como una encuesta más. No lo es, ni siquiera se pueden comparar; son cosas completa- mente distintas y tienen objetivos distintos. Aura Electoral es un método predictivo, una encuesta es la fotografía de un momento.

Es sabido que muchas encuestas son injustamente atacadas porque más de la mitad de las veces, el ganador de una elección no es el que la encuesta había señalado, ni la elección termina como se había planteado en sus resultados. La encuesta no predice quién va a ganar, es reflejo de un momento de la campa- ña y también un reflejo del empoderamiento de la gente que ya aprendió a responder lo que siente que los encuestadores quieren escuchar, o porque no sabe qué decir, o por- que no quiere decirlo, o porque tiene miedo a decirlo.



UN POCO DE

HISTORIA


Hace años, me cuentan estos consultores, recibían encuestas por parte de sus clientes, información, entre otros insumos, con la que procedían a elaborar los componentes estratégicos de la campaña. Luego de un tiempo, se dieron cuenta de que lo que les daban, no era suficiente para lo que querían hacer y lo que necesitaban para armar el proyecto, o era inexacto, así que se dieron a la tarea de desarrollar sus propias ideas, poner en marcha métodos de obtención de información, for- mas de conocer a los votantes, a los equipos de trabajo, fuentes de información. Las ideas, las posibilidades y las nuevas necesidades de información hicieron que esa incipiente fuente de información, finalmente se convirtiera en el sofisticado modelo que hoy es. Sin quererlo, habían roto viejos paradigmas y viejas ideas para adaptarse a los nuevos tiempos.


Se creaban bases de datos, se analizaban fotografías, tradiciones electorales, estilos, maneras que perjudicaban la campaña, pero nadie se daba cuenta, o quizá, por respeto a las viejas tradiciones, se seguían haciendo, aunque en cada evento se desperdiciara dinero, tiempo, y lo más importante, votos.


Toda la información pasó a ser dato, número, calificación, estadística, a tener un valor y a ser objeto de análisis, mismo en el que se concluyó que todo lo que se hacia de una manera, se podía mejorar, o se podía hacer de una manera distinta, más rentable, más efectiva, más barata.


Como en todas las cosas creativas como el diseño de autos, se pasa de la versión concept a la versión 1.0 de un momento a otro; se mejora, se meten más variables, y surge la versión 2.0; luego otra más con mejores tiempos de obtención información; si las entrevistas se hacen en más zonas, entonces hay que hacerlas en tiempo real, bajarlas a sistemas de análisis de datos más efectivos, nuevos cruces, nuevas gráficas, nuevos elementos, nuevas preguntas, más expertos en informática, más analistas, más tiempo, más datos, nuevos conceptos, más elementos...


Finalmente, todo lleva a la denominación de toda una nueva metodología, así nace el Aura Electoral (AE), una herramienta que fue crea- da como un insumo fundamental para desarrollar la estrategia general de la campaña porque contiene información que se puede desplegar de manera quirúrgica y precisa en distintos escenarios y por diferentes actores de un proceso electoral.


Aura Electoral fue creada por estrategas para estrategas, y todo su diseño fue pensado en ese sentido, por lo que todo el proceso se lleva a cabo bajo una metodología única, soportada en moderna tecnología, desde la investigación de campo, donde se utilizan tabletas electrónicas que son monitoreadas en tiempo real para garantizar la validez de las entrevistas, ubicación, fecha, zonas y territorios, has- ta una robusta plataforma tecnológica que se emplea para hacer el análisis, interpretación y presentación de los resultados.



INTELIGENCIA ELECTORAL

CONTEMPORÁNEA


El Aura Electoral sí se atreve a plantear el posible resultado de un proceso electoral a partir del análisis del comportamiento futuro del electorado, del contexto social y político, del análisis de los candidatos, de los equipos de trabajo, de sus mensajes, de sus redes. No sólo eso, en los documentos que tengo en mis manos -y en la pantalla- hay libros fechados 6 meses antes del día de la elección en los que se adelanta el posible resultado final de dicha elección con porcentajes para cada candidato, para cada partido, para cada coalición. Evidentemente, si un candidato declina por otro, las circunstancias de la elección cambian y el resultado varía, situaciones que son normales en cualquier elección y en cualquier país, y que derivarían en un posterior y urgente análisis, como sucedió en la elección extraordinaria de Monterrey el pasado mes de diciembre.


Tengo claro que es más fácil ser historiador que adivino, y creo que eso se confirma en es- tos archivos y con esta metodología, que suena más a un cuento corto del escritor norteamericano Philip K. Dick; particularmente, me refiero a esa historia escrita en 1956, donde la policía utiliza una tecnología psíquica para adelantarse, predecir, arrestar y condenar a asesinos antes de cometer el crimen. “The Minority Report” ambientada en el año 2054, y que fue llevada al cine al inicio del este nuevo siglo por Steven Spielberg, con Tom Cruise como el jefe de la unidad de PreCrimen.



LLEVEMOS EL CARRO

A LA PISTA


Toda la información que se obtiene mediante diversos insumos, digámoslo de manera práctica, se mete a una licuadora inteligente.


Se evaluó cada candidato, cada proyecto electoral, a las autoridades estatales, las municipales, a los partidos y todo ello entra en una base de datos que se procesa de manera rigurosa y confidencial, por obvias razones.


De esa licuadora salen muchos y muy diversos documentos, pero uno de los más importan- tes, es la puntuación, calificación o porcentaje que tiene un proyecto político. Cada actor tendrá entonces, un número, una valoración. La manera más sencilla de explicarlo es a través de una gráfica de colores donde se colocan las opciones políticas y sus candidatos.


Los puntos o la calificación del proyecto en cuestión, se ubican en una escala del 1 al 100, y toda la gama de la puntuación - los 100 números - se divide, a su vez, en grupos de colores distintos, integrados por 20 puntos cada uno. Algo así.


Si la opción o el proyecto político se encuentra entre las dos primeras gamas de color, es decir, en los primeros 40