1024X160PONTE-VIVO_LAVADO.jpg

Quién es quién en la campaña electoral argentina

Enemigos reconciliados, tránsfugas y economistas forman parte de las candidaturas para las generales de octubre.


Textos de otros.



Mauricio Macri. Facebook.


Entre las candidaturas presidenciales y legislativas en Argentina para las elecciones del próximo 27 de octubre sorprenden uniones impensables hasta hace unos meses: Alberto Fernández y Sergio Massa concurren en el Frente de Todos junto a Cristina Fernández de Kirchner, a quien criticaron con dureza durante años. Miguel Ángel Pichetto, el hombre que acataba las órdenes del kirchnerismo en el Senado, se pasó a la coalición liderada por el presidente Mauricio Macri, Juntos por el cambio. Economistas de distintas tendencias ocupan lugares relevantes en las listas para esta Argentina en crisis y endeudada de nuevo con el FMI. El feminismo, protagonista en las calles durante los últimos cuatro años, queda relegado a un segundo lugar.


Mauricio Macri, el hombre que venció al peronismo


El 10 de diciembre de 2015, Mauricio Macri (Tandil, 1959) se convirtió en una rareza política. Por primera vez, un empresario sin afiliación peronista ni radical lograba calzarse la banda de presidente de Argentina. Como heredero de una de las mayores fortunas del país, Macri se presentó a los argentinos como el único capaz de acabar con los ciclos de crecimiento y crisis que lastran el desarrollo del país y antítesis del kirchnerismo, al que acusa de populista y corrupto. En 1995, Macri rechazó el destino de empresario que le tenía asignado su padre, Franco, y se convirtió en presidente del club Boca Juniors. Desde el trampolín de los éxitos deportivos, Macri saltó a la primera fila de la política. En 2005 fundó el Pro y consiguió una banca de diputado. Dos años después, ganó la alcaldía de Buenos Aires, la primera ciudad del país. El siguiente paso, inevitable, fue la candidatura a la presidencia. Macri aspira ahora a repetir mandato. Para revertir el daño que la crisis económica ha producido en su popularidad, sumó a su alianza con los radicales a un grupo de peronistas no kirchneristas, liderados por el candidato a vicepresidente, Miguel Ángel Pichetto.



Alberto Fernández. Facebook.


Alberto Fernández, el kirchnerista pródigo


La relación de Alberto Fernández (Buenos Aires, 1959) con el kirchnerismo se inició en 2003, cuando el expresidente Néstor Kirchner lo nombró jefe de su campaña electoral. Cuando Kirchner asumió la presidencia, Fernández afianzó su poder y se convirtió en jefe gabinete de ministros, cargo que ocupó hasta el primer año de la presidencia de Cristina Fernández de Kirchner. La relación con la esposa de su jefe político duró poco más de un año. Fernández renunció en 2008, herido por la "crisis del campo", como se llamó a la huelga de 129 días que declararon los ruralistas contra un nuevo impuesto. Fernández se convirtió entonces en un duro crítico del kirchnerismo y en 2015 se pasó a las filas de Sergio Massa, un político al que unía el mismo derrotero político: de jefe de ministros de Cristina Kirchner a opositor. La ruptura de Fernández y Cristina Kirchner pareció definitiva. Pero hubo, sin embargo, reconciliación. Su candidatura a presidente, con Cristina Fernández como vice, fue la mayor sorpresa política de la campaña electoral.



Cristina Fernández de Kirchner. Facebook.


Cristina Fernández de Kirchner, entre la campaña y los tribunales


Amada por unos tanto como odiada por otros, la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner (La Plata, 1953) conserva un enorme protagonismo en la política argentina pese a no competir por un tercer mandato. Su alianza con Alberto Fernández trastocó el tablero electoral y provocó una reacción en cadena de movimientos inesperados. Senadora desde 2017, sus fueros la han protegido de la prisión preventiva, pero no del banquillo de los acusados, donde se sentará a lo largo de la campaña electoral en el juicio en curso por presunta corrupción. Autora del best-seller argentino de la década, su libro autobiográfico Sinceramente, Fernández de Kirchner ha marcado distancias del tono agresivo y de confrontación que caracterizó el final de su presidencia. Confía en destronar a Macri con un discurso conciliador y constantes llamados a la unidad del peronismo.



Roberto Lavagna. Facebook.


Roberto Lavagna, en la tercera vía

Roberto Lavagna (Buenos Aires, 1942) representaba a Argentina ante la Unión Europea cuando el presidente Eduardo Duhalde lo mandó a llamar desde Buenos Aires. Se tomó un avión y, sin dudarlo, aceptó el cargo de ministro de Economía de un país que en abril de 2002 estaba colapsado. A Lavagna le fue tan bien que Néstor Kirchner debió prometer en campaña que lo mantendría en su cargo. La ruptura se produjo meses después del nuevo Gobierno, cuando el ministro estrella decidió que el rumbo general ya no lo representaba. Lavagna no volvió más al kirchnerismo y en 2007 probó la fortaleza de su aura de buen administrador en las elecciones generales. Quedó tercero, con 16,9% de los votos. En estas elecciones decidió intentarlo de nuevo, como representante de una tercera vía por fuera de macristas y kirchneristas. Lo acompaña Juan Manuel Urtubey, gobernador de Salta. Lavagna no tiene posibilidades de triunfo, según los sondeos, pero sus votos serán determinantes en una eventual segunda vuelta.



Miguel Ángel Pichetto. Facebook.


Miguel Ángel Pichetto, el peronista con cintura que se unió a Macri


Miguel Ángel Pichetto (1950, Banfield), el inesperado candidato a vicepresidente de Macri, fue primero un diputado fiel al peronista neoliberal Carlos Menem y después ejecutó sin contradicciones el ideario kirchnerista desde el Senado. En 2015, con la victoria de Macri, Pichetto siguió al frente de la bancada justicialista, pero se alejó con rapidez de su ex jefa política y arrastró con él a un buen número de senadores. El apoyo del veterano peronista fue clave para sacar adelante discutidas leyes del gobierno macrista, como la reforma previsional aprobada en 2017 en medio de multitudinarias manifestaciones. Sin embargo, se opuso a la retirada de los fueros a Fernández de Kirchner, una decisión que critican los antiperonistas que se oponen a su candidatura. Partidario de la mano dura y mayores restricciones a la inmigración, es uno de los políticos con peor imagen, pero su fuerza no está en el tirón electoral sino en la gobernabilidad que puede aportar a un segundo mandato de Macri.



Juan Manuel Urtubey. Facebook.


Juan Manuel Urtubey, un gobernador peronista con aspiraciones presidenciales


Hijo de una poderosa familia salteña, el peronista conservador Juan Manuel Urtubey (Salta, 1969) ha forjado su poder desde la Gobernación de esta provincia del noroeste de Argentina que encabeza desde 2007. El octavo de los diez hermanos Urtubey tiene aspiraciones presidenciales, pero las ha pospuesto. Kirchner y Macri asfixiaron la vía intermedia que pugnaba por liderar y forzaron una candidatura sin primarias en la que acompaña como segundo a Lavagna. Su popularidad creció en 2016 gracias a la boda del año que protagonizó con la actriz Isabel Macedo, muy conocida por sus papeles antagonistas en telenovelas argentinas. "Voy a ser aliado del Gobierno hasta el último día de su gestión", ha declarado el gobernador de Salta, más cercano a Macri que al kirchnerismo. La provincia que gobierna es una de las más católicas y conservadoras del país, como muestra el voto unánime en contra del proyecto de aborto legal.