Parquimetro720x300.png
WhatsApp Image 2022-06-17 at 6.13.05 PM.jpeg

COLOMBIA 2022 ¿En dónde está ahora la elección presidencial y qué esperar?


Por Ramón Ramón


Las elecciones Colombia 2022 son el próximo proceso político democrático del país suramericano, y su importancia radica en el carácter definitorio de todo ejercicio de la soberanía popular.


Sin embargo, las actuales características históricas y políticas del país suramericano proponen un escenario sumamente complejo e interesante de las elecciones Colombia 2022.


En este artículo vamos a abordar 5 temas claves para la narrativa política de esta cita democrática de las elecciones Colombia 2022, entre ellos destacaremos:


1. La protesta social y adversarios políticos en las elecciones Colombia 2022

2. Los retos geopolíticos de las elecciones Colombia 2022

3. El proceso de paz y sus implicaciones en las elecciones Colombia 2022

4. La economía colombiana y las elecciones de 2022

5. Lecciones para las elecciones Colombia 2022


La política colombiana de los actuales tiempos esta determinada por la polarización entre dos bandos política, los pro Uribe y los anti Uribe. En esta polarización se encuentran posiciones enfrentadas e irreconciliables en los diferentes temas o tópicos propuestos.

La narrativa política constituye el elemento articulador de las campañas electorales actuales, vinculado el discurso de los candidatos con su propuestas política y los diferentes temas que sirven para atraer la atención del electorado indeciso; así como para mantener al elector ya convencido en la opción política.


Los 5 Temas claves de la narrativa política en las elecciones Colombia 2022 fueron tomados del analisis de la actual coyuntura de este país y propuestos, pero no negamos que estos puedan perder vigencia en un futuro ya que la política es cambiante, y el futuro está en total incertidumbre.


Por otro lado, y muy significativo, ninguno de los candidatos punteros en las elecciones presidenciales previas llegó a la segunda ronda, por lo que ahora pueden ser los preferidos y poco a poco «desfondarse».




Todo proceso electoral tiene una coyuntura política establecida y las elecciones Colombia 2022 no son la excepción.


Esta coyuntura está formada por situaciones sociales, políticas y económicas que determinan la correlación de fuerzas entre los bandos adversarios que se enfrentan en un proceso democrático electoral.


Por muchos años la política colombiana ha sido muy compleja, ya que en ella no solo se expresan las fuerzas democráticas tradiciones organizadas en partidos políticos, sino también grupos de poder con relativas fuerzas políticas que apoyan o atacan el proceso electoral, según sus intereses; y que históricamente han expresado sus contradicciones por la vía armada, con un doloroso número de víctimas fatales, desaparecidos y movilizados.

Pero en el 2021, así como en el 2019, surge la protesta social como protagonista de una narrativa política que puede tener ciertas implicaciones en las elecciones Colombia 2022.

La protesta social y la política colombiana frente a las elecciones de 2022.


En este sentido, a un año de las elecciones de Colombia 2022 se desarrolla desde el mes de abril un paro nacional, como parte del rechazo de algunos sectores de la reforma tributaria que el gobierno de Iván Duque intentó ejecutar.


Este hecho puso Colombia en la primer plana de las noticias internacionales, y sacó a flote lo que muchos especialistas y activistas bautizan de represión estructural del Estado colombiano, basándose en la gran cantidad de víctimas fatales, heridos, detenidos y desaparecidos caídos presuntamente frente a las fuerzas del orden público.


La protesta social en Colombia es, por lo tanto, el elemento más significativo de la política colombiana en el 2021, y engloba entre sus causas el alto costo de la vida, la represión, la exclusión social que exponen actores como la Minga, organización que aglutina los diferentes pueblos indígenas colombianos.


Pero la situación se vuelve aún más compleja cuando sectores de la sociedad civil se movilizan en favor del gobierno de Duque y en defensa de la paz y la tranquilidad que, según estos grupos ven afectados.



En cualquier otro país latinoamericano tal situación puede generar tensión social, pero en Colombia es un peligro latente y sumamente complejo, ya que dichas tensiones reproducen las condiciones políticas que, en buena parte de siglo XX y las primeras décadas del siglo XXI, provocaron una de las más largas y cuentas guerras civiles del mundo.


Por lo tanto cualquier estratega que analice las elecciones Colombia 2022 debe tomar elementos de esta protesta social para construir un discurso útil a una propuesta electoral.

Bandos adversarios en las elecciones Colombia 2022.


En cuanto a los bandos adversarios en las elecciones Colombia 2022 a parte de los tradicionales partidos Liberal y Conservador se suma el gobernante Centro Democrático, más el partido de Gustavo Petro, Colombia Humana, la irrupción del Partido de los Indígenas (que como en algunos otros países de la Región cada día crece más su apoyo), así como Comunes o el partido FARC, que surgió de los acuerdos de paz con el Estado colombiano en 2016, y por supuesto, la Alianza Verde.


Sumado a ello, existe la posibilidad de que los sectores sociales involucrados en el Paro Nacional decidan participar directamente en la contienda de las elecciones Colombia 2022. Lo que si es seguro es que algunos de los contrincantes de dicho proceso electoral tratarán de captar el gran potencial político que se moviliza en la protesta social.


Entre los bandos adversarios existe la correlación de fuerzas y desde ya se pueden estar articulando alianzas políticas de cara a las elecciones Colombia 2022. Los bandos que logren aglutinar la mayor cantidad de sectores buscarán polarizar la votación.


Sin embargo, en las últimas elecciones han surgido los matices grises y poco a poco dejan de ser las tradicionales contiendas de izquierda y derecha.


2. Los retos geopolíticos de las elecciones Colombia 2022


Pocos países generan retos geopolíticos en el marco de sus procesos electorales, entre ellos está Colombia.

Estos retos geopolíticos radican en la importancia que tiene Colombia en el seno de la comunidad internacional, tanto como parte de problemas estructurales de la sociedad moderna, como el narcotráfico, como de frente a crisis de países vecinos, como la que ocurre en Venezuela, así como la participación de esta nación en la alianza militar de occidente representada desde el siglo pasado por la OTAN.


El narcotráfico como problema estructural de la geopolítica colombiana

Colombia produce el 70% de la cocaína mundial, y es desde los años 80 del siglo pasado un verdadero problema para los mandos políticos, militares y policiales de Estados Unidos y la Unión Europea.


El problema del narcotráfico es por ende en Colombia tanto un asunto nacional como un asunto geopolítico.


Las elecciones Colombia 2022 van a definir diferentes enfoques de la lucha contra el narcotráfico, pues no se puede decir que exista una unidad de criterios en los métodos para enfrentar la producción de drogas por los diferentes adversarios del proceso electoral.


El asunto es de tanta importancia que la participación de fuerzas antinarcóticos en Colombia puede estar en riesgo dependiendo del resultado de las elecciones Colombia 2022.


Tanto los partidos tradicionales, Conservador y Liberal, así como el Centro Democrático garantizan la continuidad de las actuaciones de las fuerzas antinarcóticos de Estados Unidos en territorio colombiano, no así las fuerzas adversarias.


El debate nacional de la lucha contra el narcotráfico va más allá de las formas de erradicación de cultivos ilícitos y abarca la participación cada vez mayor de carteles mexicanos que controlan actualmente el ingreso de la droga a Estados Unidos.


Colombia socio suramericano de la OTAN


En el tapete, puede estar la condición de Colombia como socio suramericano de la OTAN, condición que puede ser revertida si ganará las elecciones Colombia 2022 una coalición de la izquierda colombiana.


La política exterior definida por la Casa de Nariño parece tener continuidad en este acercamiento del Estado colombiano con la alianza militar representada por la OTAN, lo que no tiene garantía de continuidad si triunfará la izquierda en Colombia.


Ahora bien, si se llegará a dar un hipotético conflicto entre la OTAN y sus potenciales enemigos estratégicos de Rusia o China puede significar la participación de las fuerza colombianas en un conflicto mundial o regional, como ocurrió en la guerra de Corea.

Sumado a ello, también implicaría un conflicto de esta características el fin de las inversiones chinas y rusas en el territorio colombiano.


Mas es improbable que el debate de las elecciones Colombia 2022 se vaya a centrar sobre la condición de este país en la OTAN, lo que no le quita importancia este tema si los resultados fueran favorables a la izquierda, que puede, por lo menos, plantearse la revisión de tal condición.



Las relaciones con Venezuela


Lo que si parece que acaparará tanto debate como métrica será la posición colombiana frente a Venezuela.


Es clara y abierta la confrontación del gobierno de Duque frente al de Maduro, al punto que este último ha denunciado desde atentados como invasiones organizadas y ejecutadas desde Colombia, en contra del gobierno chavista.


Sumado a estás acciones están la situación de la emigración venezolana en territorio colombiano, que no solo puede generar un gasto para el Estado colombiano, sino que ha diversificado el mercado laboral, lo que puede estar detrás de las medidas de regularización de los emigrantes venezolanos en Colombia.


Además de ello, y aún más importante, será el hecho ya producido en otros países de que el tema de Venezuela puede copar buena parte de la narrativa electoral que van a usar los bandos adversarios en las elecciones Colombia 2022.


Seguramente los discursos van ser sobre si un bando u otro representa la posibilidad de aplicar un modelo político y económico similar al venezolano en Colombia.


3. El proceso de paz y sus implicaciones en las elecciones Colombia 2022


El proceso de paz acordado entre el Estado colombiano y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia en 2016 puso fin al más largo y cruel conflicto bélico civil de América Latina.


Sin embargo, está paz oficial se ha visto empañada por los asesinatos selectivos de excombatientes de las FARC y la disidencia de esta organización, que negaron, durante y después de los acuerdos, la vía militar para tomar el poder en Colombia.


Está situación será parte del debate político de cara a las elecciones Colombia 2022 y será así por mucho tiempo, lo que le da un carácter atípico a este proceso electoral.


En este orden de ideas, ya el proceso de paz fue parte del debate electoral en las elecciones de 2018; y seguramente lo será en 2022 debido a los diferentes procesos que han surgido de éste.


Así como el desarrollo de la Justicia para la Paz, es decir, establecer justicia, verdad y reparación para el conflicto, donde el uribismo no deja de intervenir y bloquear en lo posible todo ese proceso.


Los asesinatos selectivos de excombatientes de las FARC


Una clara consecuencia del proceso de paz es el de los asesinatos selectivos de excombatientes de las FARC víctimas de sicariato.


Entre 2016 y mediado de 2021 han sido asesinados 216 de excombatientes de las FARC, lo ha llevado a la denuncia no solo de los actores materiales e intelectuales de estos crímenes, sino a la actuación de los cuerpos de seguridad del Estado colombiano y del sistema de justicia en su conjunto.


Posiblemente varias organizaciones políticas construyan su discurso para afirmar o negar que los asesinatos selectivos son parte de un plan político que tiene como finalidad acabar con la paz de Colombia.



La disidencia frente a las elecciones


Se puede afirmar que la paz de Colombia pende de un hilo, no solo por los asesinatos de excombatientes de las FARC sino por la existencia de la disidencia de esta organización.

Algunos frentes de las FARC se negaron a aceptar los acuerdos de paz y se han mantenido en rebelión contra el Estado colombiano desde el 2016.


Sumado a ello algunas personalidades emblemáticas de las FARC tomaron las armas y han generado problemas de orden público que afecta a al sociedad colombiana en su conjunto.

Esta disidencia armada de las FARC ha sido tratada como en la guerra contra la insurgencia armada, por el gobierno de Duque.


Por lo tanto, es erróneo decir que Colombia es un país en paz. La situación de orden público se mantiene igual a la época anterior a los acuerdos de paz de la Habana que sellaron el proceso de paz durante el mandato de Juan Manuel Santos.


La probabilidad de que el tema de la disidencia tome forma en las elecciones Colombia 2022 son muy altas, ya que algunos candidatos pueden afirmar que sus adversarios estaba a favor de continuar de una forma u otra la guerra.


Mientras que otras candidaturas pueden ofrecer el final de la disidencia de la FARC usando todo el poder militar del Estado.


4. La economía colombiana y las elecciones de 2022


El hecho económico siempre será tema de debate en cualquier campaña electoral, pero las elecciones Colombia 2022 tendrán sus propios temas económicos.

Tal es el caso del debate sobre los modelos económicos, específicamente el venezolano, que ya fue usado en procesos electorales en México, Ecuador y Perú que por la cercanía con Venezuela será de obligatorio uso.


Igualmente se usará el tema de la estabilidad macro económica frente al alto costo de los servicios públicos.

No parece que vaya a existir una propuesta de mayor profundidad en lo económico.


El modelo económico venezolano como tema de debate


Colombia se afecta por la crisis venezolana, en dos sentidos, el primero de ellos por la emigración de nacionales de ese país que compiten en el mercado laboral colombiano y que constituyen una mano de obra barata.


El uso del debate de la emigración venezolana puede encender la mecha de la xenofobia, sin embargo los grupos políticos que se inclinan por este tipo de discurso, como el gobernante Centro Democrático parece estar interesado en regularizar la emigración venezolana, más no atacarla.


Lo que si puede ser el argumento será el hecho de que el modelo venezolano puede ser repetido por algunos sectores políticos. Este discurso buscará que el electorado no apoye candidaturas de izquierda.


Mientras tanto, candidaturas como la de Gustavo Petro, buscarán deslindarse de cualquier relación con el gobierno venezolano.


En pocas palabras, una buena parte del debate electoral entorno a la economía será para decir que las otras propuestas «llevarán a Colombia al estado de Venezuela» en vez proponer soluciones y proyectos económicos.