DE CATALUÑA Y LA POLARIZACIÓN. GANADORES Y PERDEDORES


Ya me tocó estar en el centro del desmadre en México, cuando quemaron las puertas de Palacio Nacional; Ecuador, cuando querían echar a Correa por el impuesto a las herencias y hoy en Cataluña.

Ya en esas, estoy pensando muy seriamente en mudarme a Estados Unidos y tirar paro con Trump…

Y en serio; tanto desmadre con la ¿independencia? de Cataluña me obliga a emitir postura así, a bote pronto, sin ahondar en causas históricas porque acabo de llegar a vivir aquí, pero sí en sus consecuencias, porque ya sé dónde termina esto.


Vivo en Cataluña, en un pueblo que está a una hora de Barcelona. Esto me permite vivir el procés sin estar metido de lleno en el ajo, porque voy a Barcelona una o dos veces por semana y porque no soy de aquí pero llevo un bueeeeeen rato en esto de la [comunicación] política.

La gente normal, independentista o no, pero en el centro del espectro, quiere seguir con su vida; salir a cotorrear, empedar, coger, ir al cine, pelearse en redes; todas esas pendejadas que nos permiten caminar en el sinsentido que es la vida.

Entonces, ¿es tan grande el problema como lo hacen ver los medios? Creo que no en el corto plazo, no en lo micro, pero sí como el primer aviso de un quiebre sistémico.

Por primera vez en la vida hay una minoría estadística que por sus güevos puede romper un país y una iniciativa transnacional como la Unión Europea, pasándose por el forro las reglas democráticas pero apelando (como viene ocurriendo en el resto del mundo, con la diferencia de que acá es tema regional que trasciende a lo global) a algo tan perverso, visceral y efectivo como el nacionalismo y los sentimientos que con él vienen.


Lo resumo en una lista; faltan aristas qué analizar, ya habrá más tiempo para sacar númeralia:


Los ganadores:

  • Los ratings de los medios informativos. El último mes ha sido insoportable, TODO, hasta el pinche Piqué y la Selección de fútbol, es sobre la ¿independencia?

  • La Candidatura d’Unitat Popular (CUP). Se definen como una “organización política asamblearia de alcance nacional , que se extiende en los Países Catalanes y que trabaja para un país independiente, socialista, ecológicamente sostenible, territorialmente equilibrado y desligado de las formas de dominación patriarcales”. Están más cerca de los anarcos que de los partidos tradicionales y este tema no solo les queda como anillo al dedo, es Razón de Ser para sus dirigentes y electorado.

  • El capital especulador. Sí, esos cabrones suelen aprovechar las crisis para comprar barato, a costa del resto.

  • Las tiendas de fayuca, que estuvieron vendiendo banderas españolas y esteladas como nunca antes.

Los perdedores:

  • Las personas de a pie. Como mexicano que padeció la polarización de 2006, puedo decir que no va a ser fácil conciliar entre hermanos, familiares o amigos después de tanto puto bombardeo propagandístico y excesos de ambas partes. Sí veo una sociedad dolida y rota, al punto tal que la banda de la CUP creó los ‘Comités de Defensa del Referéndum’, que nacieron para organizarse de cara a la votación del 1-O pero que, en términos prácticos, pueden remitirnos a los ‘Comités de Defensa de la Revolución’ de Cuba, esos que iban (¿van?) vigilando que nadie hablara mal de los ‘barbones’, so pena de recibir, como mínimo, unos chingadazos.

  • La credibilidad de los medios, incluyendo a las redes sociales. Una cosa es rating y otra credibilidad; los medios tradicionales están enseñando a kilómetros quién les paga, en el caso de los tradicionales, o bien, a qué ‘Estado’ responden, si al español como TVE o al catalán, como TV3. Olvidan que el periodismo no son Relaciones Públicas y que el espectro radioeléctrico es un bien público, mantenido con el varo de todos.

  • La dirigencia del Partido Socialista Obrero Español (PSOE) y en Cataluña, la dirigencia del PSC. Tibios, débiles y lentos. Sin postura, sin güevos, vaya. Cuando debían convocar al diálogo se hicieron pendejos y cuando debían exigir respetar la ley a todas las partes llamaron al diálogo. Van a terminar ubicados como los malos por el resto del espectro; de ultras por la derecha y de fachas por la izquierda. De pusilánimes por el resto.

  • El Rey Felipe VI. El vato que tenía que dar un mensaje como Jefe de Estado pero lo hizo como una mezcla extraña entre calificador de Standard & Poor’s y la Gaviota con la Casa Blanca. Que salió a putear políticos pero no a expresar un gramo de simpatía con los civiles madreados por la policía. El que debía representar la unidad de un país y encarnó la polarización misma.

Los hijos de la chingada:

  • Las cabezas del Gobierno nacional y del Govern de la Generalitat de Catalunya. Estiraron la liga hasta romperla por razones electorales; la derecha nacional madreando ciudadanos y la hidra local -que tiene componentes de derechas, de izquierdas y de ultras de ambos lados del espectro- logrando que madrearan ciudadanos a cuadro y en tiempo real. Para tuitear chingón, pues. Hasta los rusos y Assange se metieron al baile. ¿Y la gente que de buena fe está a favor o en contra de la independencia? Ellos son carne de cañón, de toletazo o de desprecio social. Otro beneficio adicional: ¡nadie habla de la corrupción! Ni del Gobierno nacional ni de la Generalitat. Acá un quemón del tema.

  • Los ‘estrategas’ detrás de unos y otros. Alguna vez escuché que para los estrategas, ‘la moral es un árbol que da moras’. Jocosísimo, hasta que ayudas a joder a la gente. Algún otro pendejo me citó a Groucho Marx al decir: ‘aquí están mis principios. Si no te gustan, acá tengo estos otros’. Entiendo que cuando nació la industria moderna de la consultoría -creeeeo que con Carville, en tiempos de Clinton, creeeeeo- nuestra tarea, nuestra Razón de Ser, era acercar a los ciudadanos a la democracia, haciéndoles llegar de manera efectiva el mensaje y las propuestas de los candidatos / gobernantes. Era provocar una mayor transparencia y rendición de cuentas, contrastando dichos con acciones e informando de manera efectiva a la ciudadanía. Pero… ¿esto? ¿Rompiendo sociedades con tal de cobrar un cheque? ¿Dividiendo a la sociedad entre ‘puros’ y ‘chairos’, como en México? Hace 11 años que algunos cabrones decidieron hacerlo en mi país y es fecha que no nos recuperamos; al contrario.


No sé en qué vaya a parar este desmadre de la ¿independencia? de Cataluña. Lo que sí se es hay mucho hijo de la chingada cobrando porque planea y atiza la polarización que puede devenir en quiebre social. Que hay mucho hijo de la chingada escondiendo sus corruptelas (y las de otros) usando a la gente como carne de cañón. Y que hay mucha gente de buena fe que se acerca cada vez más a los extremos del espectro sin saber lo que implica para ellos (en lo social y en lo económico), gracias a esos hijos de la chingada que sí lo saben y sí tienen acceso a la toma de decisiones.

La polarización está a flor de piel y va a estar cabrón volver a juntar lo que los hijos de la chingada separaron. Me apena muchísimo. Insisto, vengo de un país al que unos pocos rompieron y que no ha podido volver a ver que los culeros no son los que piensan distinto a uno, sino los que utilizan las diferencias para enfrentar y distraer de sus abusos.

Así las cosas, el mundo me recuerda cada vez más al Episodio III: “There are heroes on both sides. Evil is everywhere”.

Contacto C&E

Siguenos en redes

Copyright © C&E Campaigns & Elections México 2020

  • Facebook
  • Twitter Social Icon
  • YouTube Social  Icon
  • Instagram Social Icon

Suscríbete  C&E

Suscríbete por un año a la revista C&E Campaigns & Elections México por $300.00 MN. Y recibe la versión digital antes que nadie.  Y la versión impresa hasta tu hogar u oficina. 

(Oferta valida sólo para México, el resto de Iberoamérica recibirá sólo la versión digital)