Del miedo a la esperanza

Mientras hundía la reputación política de la primera potencia mundial, Trump elevaba a su rival, Joe Biden, a la categoría de máxima esperanza.



Textos de otros*


“El verdadero poder –ni tan siquiera quiero utilizar la palabra– es el miedo”, le dijo Donald Trump a Bob Woodward el 31 de marzo de 2016. El entonces empresario se postulaba para alcanzar la presidencia de Estados Unidos y el periodista que había investigado el Watergate tomó nota de aquella declaración de principios. Dos años más tarde, Woodward detalló minuciosamente la tormentosa vida en la Casa Blanca cuando altos cargos de la administración optaron por robar proyectos de decreto del presidente para evitar males mayores con su firma. Neutralizaban así posibles decisiones que serían tomadas por capricho, filias o fobias sin atender a razones de lógica ni prudencia antes de que sus subordinados se vieran forzados a aplicarlas por temor más que por respeto.


Y como Trump se negó a participar para dar su versión sobre la pesquisa, el legendario periodista aplicó la técnica inaugurada por su colega Gay Talese medio siglo antes con un retrato de Frank Sinatra en circunstancias parecidas: hablar con su entorno, grabar cientos de horas de conversaciones de referencia y utilizar toda la información sin indicar quién se la había proporcionado. El result