Marisela Terrazas. Diputada Local del Congreso del Estado de Chihuahua


C&E. En secundaria, con apenas 14 años de edad, pidió audiencia con el alcalde de su natal Ciudad Juárez para solicitar un maestro de teatro en su escuela. La solicitud procedió en favor de sus compañeros y compañeras. Desde ese entonces, con su vocación política bien determinada para el servicio, Marisela Terrazas impulsa una agenda legislativa abrazada por Acción Nacional para generar bienestar a niñas, niños y jóvenes, proteger a la familia y avanzar en el empoderamiento de las mujeres. “Quiero ser ejemplo para otras mujeres de que se puede criar una familia y obtener la realización profesional”, comenta para Campaigns & Elections la diputada del congreso de Chihuahua.


• ¿En qué momento descubriste que tu camino era la incidencia pública?

Desde muy pequeña he participado en grupos sociales y eclesiales. Me interesó siempre poder realizar actividades que ayudaran a Ciudad Juárez a mejorar o por lo menos a contribuir a que no se tuviera la imagen que siempre se ha tenido de esta frontera. A los 14 años, cursando secundaria pedí cita con el alcalde para solicitarle que nos apoyara para tener un maestro de teatro en mi escuela. Le expuse que eso beneficiaría mucho a la comunidad estudiantil y al final nos dio el recurso para llevar a cabo las clases. A los 17 años organicé un Encuentro Nacional de Ballet con el sueño de que muchas niñas vinieran a Ciudad Juárez y comprobaran que no era la ciudad de la que se decían cosas negativas. En fin, siempre he sido muy inquieta y determinada en que el servicio y la política es mi vocación.


• ¿Cómo fueron tus inicios en la política?

Comencé en las filas del Partido Acción Nacional cuando tenía 17 años, desde entonces participaba en actividades del interior del Partido. Luego me invitaron a colaborar en una campaña juvenil a nivel nacional y estuve varios meses en la Ciudad de México. Ahí tuve la oportunidad de conocer a jóvenes panistas de todo el país. En 2016 el gobernador de Chihuahua me invita a su administración como la Directora del Instituto Chihuahuense de la Juventud, y en 2018 entro como Diputada a la LXVI Legislatura del Congreso de Chihuahua y en 2021 busco y obtengo la reelección para la LXVII Legislatura.



• ¿Quién es tu inspiración?

¡Uff! Tengo muchas personas que admiro y que me inspiran. Empezando por mi mamá, quien fue una mujer profesionista que siempre luchó por prepararse y formarse a pesar de las adversidades de su tiempo, y al mismo tiempo encaminó a sus hijos y a su familia en compañía de mi papá. Mi madrina, quien fue mi maestra desde los 3 años. Una mujer empresaria que también rompió paradigmas en lo que realizó y también supo combinar su vida profesional con la de mamá y esposa. La verdad es que ellas son para mi un referente muy claro de que se puede sembrar éxitos dentro y fuera de la familia, siempre haciéndonos acompañar de nuestro esposo y poniendo al centro del trabajo a nuestros hijos. Ellas me mostraron con el ejemplo que perfectamente se puede combinar el trabajo y el cuidado de la familia.


• ¿Qué tan difícil es para una mujer estar en política? Cuéntanos una anécdota al respecto positiva o negativa.

La verdad es que todo un reto: balancear el trabajo con la familia, soñar en grande en un ambiente tan complicado y sobre todo hacer que la voz de las mujeres se escuche en serio. Desde que inicié recuerdo perfectamente esas reuniones de política o de partido en mesas largas llenas de hombres y apenas dos o tres mujeres sentadas. Incluso en esas mismas reuniones solamente una o dos mujeres llegaban a participar. Hoy estamos sentadas muchas mujeres en esas mesas, e incluso las encabezamos. Sigue siendo difícil hacer que eso ocurra, pero estoy segura que la lucha de tantas mujeres para que eso suceda ha valido la pena y ahora nos toca no solamente seguir sentadas en esas mesas sino, proponer y aportar grandes ideas para que ese esfuerzo rinda frutos.


• ¿Sufriste alguna vez discriminación profesional por tu género?

La verdad no he tenido alguna discriminación como tal, pero la realidad es que la voz de las mujeres no suena lo suficientemente fuerte en algunos ámbitos y eso es algo por lo que tanto hombres como mujeres debemos seguir luchando. Me refiero a esa voz que reclama las mismas oportunidades de hombres y mujeres, mayor participación de los hombres en los hogares, y esa voz que pide a gritos cese la violencia ejercida en contra de niñas y jóvenes en nuestro país.


• ¿Es más difícil hacer equipo con los hombres o con las mujeres?

A mi me parece que no es un tema de género poder hacer equipo, considero que se trata de falta de empatía y respeto lo que no nos permite ver coincidencias y caminar hacia adelante.


• ¿En qué momento te has sentido apoyada por el género opuesto?

Creo que mis principales promotores han sido hombres, empezando por mi papá que de una educación tradicional cambió radicalmente y decidió hacer suyos mis sueños. Mis hermanos que me animan a salir adelante en mi vida profesional. Mi esposo que todos los días hace un gran equipo con mi hijo y conmigo para tener la familia que tenemos. Mis mentores y consejeros en su mayoría son hombres, y siempre dedican su cariño y tiempo para guiarme. Soy una fiel creyente que el tema de empoderarnos como mujeres tiene que ver con la complementariedad con los hombres y con la sororidad con las mujeres.



• ¿Por qué es importante tener más mujeres en el poder?

Las mujeres le damos un toque especial a la política, además de la sensibilidad y pasión con la que hacemos todo lo que nos proponemos, también somos quienes ponemos ‘orden en la casa’. Cuidamos y administramos lo que es de todos como si fuera únicamente nuestro, y por supuesto como he insistido a lo largo de la entrevista, somos un gran complemento y equipo de los hombres.


•¿Hoy con la cuota de género hay la misma cantidad de mujeres y hombres en puestos públicos, crees que esto se ha visto reflejado en un mayor bienestar para la mujer de a pie?

La paridad de género nos ha abierto las puertas a las mujeres para participar de una manera más equitativa, pero ahora ‘el balón está en nuestro lado’, nos corresponde a las mujeres seguirnos preparando y fortaleciendo todas las habilidades que tenemos en beneficio de la comunidad. Me parece que estamos forjando mejores comunidades, con mujeres y hombres más involucrados y con grandes ejemplos de gobiernos liderados por mujeres, como Chihuahua.


• ¿Cómo observas la desigualdad de género en México, en relación con América Latina y el mundo?

Es un gran tema, la desigualdad se observa en muchos aspectos en México y América Latina desde la cuestión laboral que pudiera ser lo más evidente en cuanto a salario, oportunidades, capacidad de decisión; hasta temas del cuidado y la educación de los hijos. Es bien importante que como mujeres no solamente luchemos por esa apertura de espacios sino también convertir ese discurso de discordia entre hombres y mujeres en compromiso mutuo para la familia y el hogar.


• ¿Dónde o en qué tema ves más rezago en el país para las mujeres?

Hay varios rubros que aún hay que trabajar, el tema de las oportunidades de educación para las mujeres y niñas, para las jóvenes que ha temprana edad son mamás es fundamental. El acceso a guarderías o estancias infantiles para madres trabajadoras y el contar con horarios extendidos en las escuelas para que las niñas y niños no pasen tanto tiempo solos en casa.


• ¿Qué necesitan lograr las mujeres?

Las mujeres necesitamos dejar de ver a los hombres como nuestros enemigos, construir junto con ellos familias equitativas, comunidades justas. Desde la educación de nuestros hijos varones con una conciencia de respeto, hasta la relación con otras mujeres en donde se promueva los talentos y las habilidades de todas. Necesitamos seguir soñando en grande fuera de contextos donde nos hacen víctimas para mejor convertirnos en mujeres llenas de virtudes y de grandes capacidades.


• ¿Pueden las mujeres hacer equipo con el hombre en la política? ¿Cuéntame cómo lo has vivido tú?

¡Claro! Eso es lo ideal, que podamos conjuntar las virtudes y habilidades de hombres y mujeres. Que tengamos claro que somos complemento uno del otro en todos los aspectos y que aspiramos a una igualdad de oportunidades, pero en una equidad de responsabilidades. En mi caso, lo vivo todos los días al compartir mis sueños



• ¿Estamos listos para tener nuestra primera presidenta de México?

¡Por supuesto! En Chihuahua tenemos ya una mujer gobernadora, así que estamos a un paso de tener presidenta. Estoy segura que será una mujer muy capaz e inteligente quien gobierne nuestro hermoso país.


• ¿Qué características debe tener esa mujer?

Una mujer valiente, capaz, pero sobre todo sensible. Una mujer inteligente que sepa conciliar y trabajar en equipo con los hombres. Veo muchas mujeres tanto en el ámbito público como privado que tienen estas características.


• ¿Cómo imaginas el México por el que luchas cada día?

Un México de bienestar para nuestros niños, donde sean ellos nuestra prioridad. Que seamos capaces de desprendernos de nuestro egoísmo y podamos proteger su vida desde la concepción. Un México empático y respetuoso, abierto al diálogo y a la caridad entre unos y otros. Y ya por último un país con grandes oportunidades educativas de calidad, eso realmente nos dejará avanzar y potenciar la gran riqueza que poseemos como nación.


• Concretamente, ¿Cómo y cuánto incide tu trabajo en un cambio para la mujer mexicana

Aporto mi granito de arena desde la realización de leyes que generan bienestar a niñas, niños y jóvenes, que protegen a la familia y que buscan el empoderamiento de las mujeres. Pero creo que mi mayor aportación es poder ser ejemplo e inspiración de otras mujeres de que se puede criar una familia y se puede obtener la realización profesional.


#100MujeresdePoder