El ciudadano frente a las campañas políticas en la era del post-covid19



Roberto Plasencia @RobertoPlasenci. Cuando escribía este artículo reflexionaba cómo en los últimos meses sin duda cambiaron la vida de muchas personas, nuestros hábitos, nuestra alimentación, nuestro consumo, nuestros horarios de actividades y de sueño, así como también la manera de comunicarnos; desde la manera de saludarnos, hasta en la forma de hacer reuniones, organizarse para realizar el trabajo desde casa, educarnos, asistir a museos, trámites y tan sólo mediante un clic. Además, cambió la manera de participar y en la generación de nuevos movimientos e iniciativas sociales que nacieron para poder compartir y contribuir a la sociedad en medio de la crisis que vivimos a causa de la crisis por el COVID19.

Frases de añoranza se vuelven cotidianas al querer retornar a la que nos referimos como “a la normalidad o “nueva normalidad”, no obstante, debemos pensar en una (re)evolución o (re)invención que estamos viviendo, en lo que ya cambió y que gradualmente estos cambios serán ya parte de nuestras vidas.

Bajo ese contexto y, debido al confinamiento que realizamos en los diversos países, si bien las TICs han venido cambiando la manera en que nos comunicamos y relacionarnos, ahora a través de la pandemia ha acelerado este proceso aún más como ecualizador en esta reinvención o revolución en el entorno; por ejemplo, el consumo de apps creció para diversas categorías, durante marzo las principales apps móviles que se descargaron fueron herramientas de videoconferencias y trabajo colaborativo en todo el mundo como Zoom, Hangouts, etc.; seguidas de categorías de juegos, entretenimiento y sociales (Tik tok, fue una app más descargada). En México, también aumentaron las descargas de apps en la categoría de entrega de alimentos por el incremento en la demanda. Además, ante la constante desinformación mediante las inflexiones de fake news, rumologías y la llamada infodemia (noticias falsas y la desinformación)[1] en redes sociales, muchas personas volvieron a utilizar los medios convencionales como la radio y televisión para informarse a través de los noticieros y diarios. Dicho lo anterior, tanto la comunicación empresarial; de ONG´s y organizaciones civiles; la política y gubernamental, tuvieron que cambiar y esta prolongación se seguirá dando aún más después de la pandemia. Desde luego, mucho se ha hablado de estos cambios de la comunicación en comento durante los meses anteriores. Empero, el siguiente paso es cómo la comunicación y las acciones emprendidas (buenas o malas) por parte de los líderes, institutos políticos y ciudadanía; antes, durante y después; ¿repercutirán en las estrategias políticas y de comunicación para las próximas campañas políticas y la difusión gubernamental, después del COVID19?

Ante este escenario, cabe señalar que la pandemia cambiará la forma de hacer campañas políticas en pequeño y mediano plazo; un caso ya tangible son las elecciones de Estados Unidos, quienes pasaron su campaña territorial a totalmente lo digital, posponiendo el toque de puertas y sí migrando a estar en línea para reuniones mediante Instagram Lives, Zoom, Facebook lives, etc.

Seguidamente, el 2020 es un año electoral mundial; dónde la primera prueba de los cambios que se vieron reflejados en los comicios electorales en República Dominicana, en donde se puso a prueba el sistema del voto automatizado o electrónico, este sistema de voto automatizado se ha estado implementado en Congresos para poder continuar con las sesiones legislativas y que ya se ha estado proponiendo implementarse en otras elecciones. De igual manera, nuevas experiencias y de ejemplo de los procesos, desarrollo y votaciones serán las de España en Galicia y el País Vasco. Otros países con elecciones serán, Islandia, consultas en Chile, parlamentarias en Venezuela, etc. En México, tendrán locales en Coahuila e Hidalgo que se pospusieron (aunque también ya empezarán a prepararse algunos políticos para las del siguiente año).



En este contexto, cómo mencioné al principio, después del COVID-19 habrá cambios en las vidas de las personas, por ejemplo, el refuerzo en las relaciones afectivas, la búsqueda de su propio bienestar; tanto en salud personal, seguridad, medio ambiente, etc. De tal manera y coincidiendo con otros consultores será menester inquirir y generar información que nos permitan conocer el comportamiento de lo que será la “nueva sociedad” reinventada que buscará protección y mayor cercanía ante el aislamiento vivido. Ante esto, es importante señalar que en la actualidad los temas mediáticos son en relación a los hospitales, la economía, la familia, las escuelas, etc. Aunado a ello, prevalece aún incertidumbre en la gente, esto debido por la pérdida de sus empleos, su salud, el futuro después de, la seguridad y por su economía principalmente. Esto no es porque no hayan existido antes o cambiado, no obstante, con la pandemia las necesidades, las brechas, las ausencias y precariedades, salieron a relumbrar. Por consiguiente, estos temas serán fundamentales para ser abordados por los candidatos en las próximas elecciones, sin duda, el eje de argumentación en sus estrategias, en sus storytelling y storydoing deberán ser lo económico que logren conciliar con iniciativas y políticas públicas en materia de seguridad sanitaria, infraestructura en salud, agendas ambientales, la regulación del trabajo online, no solo de los sectores de medios profesionales, sino también de los trabajadores de la llamada economía de plataformas[2] que crecieron más ante la emergencia sanitaria, así mismo la recuperación de las economías locales y nacionales ante las inminentes crisis.

Otra acción que influirá en las campañas, será la ventaja o desventaja de los que actualmente se encuentran ejerciendo algún puesto de representación o están en gobierno y buscarán reelegirse. Esto dependerá indudablemente del actuar frente a la emergencia y sus declaraciones como el caso de mandatarios como Trump, Bolsonaro, Obrador, Piñera, Merkel, Solberg, Trudeau, sólo por mencionar a algunas y algunos; sus manejos de crisis, sus acciones, apoyos, medidas ejercidas y cercanía con los ciudadanos. Será favorable desde el punto de vista que están visibles, están en comunicación permanente en medios, si su comunicación gubernamental es asertiva.

En cambio, la oposición también contará con ventajas o desventajas, su mayor desafío será para los candidatos que por primera vez competirán y que necesitarán aumentar su conocimiento de nombre y su trabajo con los votantes, su actuar frente a la emergencia y la pronta digitalización de su campaña ante la ausencia de las actividades en territorio. No obstante, contará con la ventaja de no ser gobierno y poder señalar mediante una buena estrategia de comunicación señalar los errores y lagunas en el actuar de los que sí son gobierno, además de poder proponer y marcar una ruta de mejoramiento en los ejes temáticos y sembrar ideas a través de conectar con los ciudadanos, aprovechando las desventajas de los gobernantes.

Empero, ambos tendrán la ventaja sí aprovechan las redes sociales de manera creativa, con mayor visualización y contenido de valor; toda vez que, la tecnología está siendo un gran ecualizador y lo seguirá siendo en campañas porque permitirá escuchar de inmediato sobre los problemas que son realmente necesarios para las personas de manera digital y sustituyendo un poco el face to face qué estará más limitado de cierta forma.


En estas circunstancias, habrá que analizar y replantear las estrategias en territorio, aunque la esencia y clave es clara y básica: el acercamiento cercano, directo y poder ver de frente a la gente como premisa en toda campaña, más la generación de eventos a corto plazo, debido a que muchas personas no querrán ir a eventos o mítines con grandes afluencias, a menos, de que vaya por un apoyo como suelen generarse los arribos a este tipo de eventos y más ante la necesidad generada en los tiempos de confinamiento. Tener eventos masivos ya no es funcional. No obstante, sí lo es reforzar los otros tipos de eventos para conocer al candidato mediante las visitas domiciliarias, diálogos ciudadanos con poca afluencia y con medidas de seguridad sanitarias. Además, será esencial en territorio buscar a la ciudadanía de una manera más empática y sensible, involucrarla aún más en los procesos electorales para incentivar la participación, conectar con sus necesidades y activarla para dejar atrás ese aislamiento social a la que estuvo expuesta. Sin embargo, estas estrategias en territorio nos la irán pautando y mostrando la misma ciudadanía hasta el momento que podrán restablecerse a lo que estamos acostumbrados a realizar en tierra.

Entonces, en síntesis, debido a la pandemia que vivimos se desarrollaron nuevos mecanismos y herramientas en la comunicación política para emprender acciones, las cuáles repercutirán en nuevas conformaciones y análisis de estrategias y, por ende, nuevos métodos de comunicación y persuasión que se irán implementando para el desarrollo de las próximas campañas políticas:

  • Será primordial investigar y conocer la nueva ciudadanía, ante los cambios por el confinamiento.


  • Desarrollo de campañas más digitales con innovaciones en su comunicación, más creativas para atraer a los votantes, con mayores contenidos audiovisuales y de información relevante.


  • Generación de campañas más empáticas, más cercanas, más humildes y humanas, con acciones reales.


  • Tendremos que salir nuevamente a ganar territorio, a hacer la labor de toque de puerta y conocer aún más a los votantes objetivo, atender, entender y ocuparse desde las calles los problemas colectivos de la gente.

Finalmente, las estrategias, el comportamiento, la comunicación política, la digitalización y el aprovechamiento aún más de las TIC´s; las características y composición habrán de seguir cambiando en un corto y mediano plazo conforme se vayan modificado los procesos, así como las preferencias, hábitos y capacidades de la ciudadanía; los institutos políticos y candidatos deben estar en sintonía de ello y aplicarlo en la realización de las campañas políticas. C&E

ROBERTO PLASENCIA . Roberto es politólogo y administrador público por la UNAM, tiene especialidades en Administración Municipal, Derecho electoral y Comunicación política. Cuenta con más de 10 años en experiencia participando en diversas campañas políticas asesorando, operando en análisis electoral, trabajo en territorio, capacitación, redes sociales y movilización. Está comprometido con las mejoras del país y del quehacer político.

[1] Fenómeno nombrado así por la Organización mundial de la Salud (OMS). [2] Es la actividad económica y social facilitada por plataformas digitales o marcos tecnológicos. Por extensión, una plataforma también es un intermediario que reúne a grupos y promueve intercambios económicos y sociales. Levin, Jonathan D. The Economics of Internet Markets. National Bureau of Economic Research.

Contacto C&E

Siguenos en redes

Copyright © C&E Campaigns & Elections México 2020

  • Facebook
  • Twitter Social Icon
  • YouTube Social  Icon
  • Instagram Social Icon

Suscríbete  C&E

Suscríbete por un año a la revista C&E Campaigns & Elections México por $300.00 MN. Y recibe la versión digital antes que nadie.  Y la versión impresa hasta tu hogar u oficina. 

(Oferta valida sólo para México, el resto de Iberoamérica recibirá sólo la versión digital)