EL LENGUAJE. Un instrumento del mensaje político



Jorge Camacho Peñaloza @JorgeCamachoMex. El lenguaje es un instrumento de comunicación, esta es su función primaria. Comunicarse con otros es su objeto. En ocasiones, se considera el mensaje como el elemento sustancial de un acto comunicativo. No es así.


La información o el conjunto de informaciones que se transmiten pueden reunirse en un mensaje, pero su eficacia depende de otros elementos tan decisivos como el contenido mismo: quién emite el mensaje, quién o quiénes lo reciben, el medio que lo circula, el código que lo cifra y las circunstancias en que se emite y se recibe. El mismo mensaje pue- de significar cosas distintas y aun contrarias según la situación en que se produce. El mismo mensaje enviado por dos o más personas puede tener efectos diversos, pero también si lo transmite una misma persona en momentos y circunstancias diferentes.



EL CONSUMISMO ha modificado la comunicación política. Los mensajes se desgastan, de manera que continuamente deben producirse otros.

La naturaleza del mensaje político es frágil y efímera. Destinado a desaparecer, su vigencia es breve. Dicho de otra manera, es un bien de consumo. El mensaje político participa de las características del lenguaje publicitario, consecuencia de la sociedad de consumo. Como el de la publicidad, el mensaje político no espera respuesta verbal, mostrándose pragmático y utilitario. La brevedad y la concisión multiplica su eficacia de acuerdo con el público al que se dirige. Las imágenes pueden jugar un papel relevante. En ocasiones, en ellas descansa el peso de la información, de manera que el lenguaje natural acompaña y complementa el visual.


El consumismo ha modificado la comunicación política. Los mensajes se desgastan, de manera que continuamente deben producir- se otros. Si recordamos frases célebres de algunos discursos (“ayer tuve un sueño...”, “no pienses en lo que tu país puede hacer por ti, sino en lo que tú puedes hacer por tu país”, “costará sangre, sudor y lágrimas”, etcétera), no es porque sean más significativos que las que hoy podamos oír, sino porque la relación entre emisor y receptor no estaba mediada por el consumismo exacerbado de nuestra sociedad.


En la actualidad, el mensaje, además de contemplar los factores mencionados, debe multiplicarse cambiando de aspecto y apariencia, de lenguaje y presentación, pero conservando un fondo o verdad que lo dota de consistencia. La consistencia del mensaje reside en quién lo comunica. “Luchar contra la corrupción” legitima o descalifica a quien lo utiliza y, sin embargo, todos estamos de acuerdo en la verdad del mensaje, incluso los corruptos. La actuación personal opera como factor decisivo para elegir un mensaje. El lenguaje utilizado debe considerar tanto al emisor como al receptor. No es lo mismo dirigirse a un grupo de ganaderos que a un grupo de electricistas. El mensaje será el mismo, pero no el lenguaje ni la presentación ni el código que deberán adaptarse a cada circunstancia. Para que el mensaje sea eficaz se requieren dos condiciones in- disociables: sencillez y verdad. La verdad reside en el emisor, de manera que la con- fianza que promueva se origine en el tándem individuo-información. La sencillez no implica necesariamente que el mensaje no resulte complejo, sino que sea trasparente y confiable. Volviendo al ejemplo anterior, “luchar contra la corrupción” es un mensaje sencillo, pero reúne en los hechos una gran complejidad.


Un mensaje político adecuado exige valorar todos los factores que intervienen en la comunicación, pero de manera particular la relación entre su contenido y el emisor. La confianza que genera un mensaje siempre reside en el emisor y no necesariamente en el contenido del mensaje. Establecida esta sociedad, un buen mensaje genera con naturalidad la cadena de mensajes requerida. Lo importante es encontrar el mensaje ajustado para una persona determinada. Y eso es un hallazgo.

C&EJORGE CAMACHO PEÑALOZAEs un periodista, exatleta y plusmarquista mexicano en Decatlón. Actualmente es Jefe de la Oficina de Margarita Zavala, Fue Diputado local en Guerrero, miembro de la LX legislatura. En 2015 obtuvo la candidatura a gobernador por el Estado de Guerrero, abanderando al Partido Acción Nacional, en 2015; logró la votación más alta en la historia del Partido Acción Nacional en Guerrero. Ganador del Reed Latino 2019 por la mejor pieza de publicidad gubernamental.

Contacto C&E

Siguenos en redes

Copyright © C&E Campaigns & Elections México 2020

  • Facebook
  • Twitter Social Icon
  • YouTube Social  Icon
  • Instagram Social Icon

Suscríbete  C&E

Suscríbete por un año a la revista C&E Campaigns & Elections México por $300.00 MN. Y recibe la versión digital antes que nadie.  Y la versión impresa hasta tu hogar u oficina. 

(Oferta valida sólo para México, el resto de Iberoamérica recibirá sólo la versión digital)