El profesor vuelve a la política


Fernández pasea con su perro antes de emitir su voto en las primarias del 11 de agosto. FOTO: GETTY |

Alberto Fernández, el gran favorito para presidir Argentina, se había retirado de la vida pública hasta que Cristina Kirchner le convenció para encabezar al peronismo contra Macri


ENRIC GONZÁLEZ


Alberto Fernández era, a principios de este año, un antiguo jefe de ministros de Néstor y Cristina Kirchner que se había alejado de los focos políticos y daba clases en la Universidad de Buenos Aires. Hace exactamente tres meses, Cristina Fernández de Kirchner le convenció para que fuera candidato a la presidencia, con ella como vicepresidenta. El Gobierno de Mauricio Macri se mofó de la maniobra, calificó a Alberto Fernández de pelele del kirchnerismo y creyó que tenía la reelección prácticamente ganada. Hoy, tras arrasar en unas elecciones primarias que no significaban nada pero acabaron significando mucho, Alberto Fernández se ha convertido en presidente virtual y gran favorito ante la decisiva votación de octubre. En cien días, Argentina y la vida de un hombre discreto han dado un vuelco.