Estela Arriaga. Presidenta del Sistema Municipal DIF SLP.


C&E. Decidió no ser la típica esposa de candidato. Estela Arriaga construyó su propia campaña, una paralela, para abonar a los propósitos de su esposo; “caminando junto a Enrique tracé mi propio camino”. La presidenta del DIF de la ciudad de San Luis Potosí comenta para Campaigns & Elections que servir a quienes más lo necesitan no sólo incide en sus vidas, “sino que también incide en la nuestra; da sentido a todo lo que hacemos”.


¿En qué momento descubriste que tu camino era la incidencia pública?

Cuando me doy cuenta de que participando puedo ayudar y servir a las personas, especialmente a las que más lo necesitan. Caminando junto a Enrique tracé mi propio camino.


¿Cómo fueron tus inicios en la política?

Al decidir que no sería la típica mujer que acompaña a su esposo en una elección, sino que construí junto a muchas mujeres una campaña paralela: “Mujeres con Estela”. La hicimos con determinación y compromiso y estoy convencida que le sumamos mucho más.


¿Quién es tu inspiración?

Mi madre, mis hermanas, mi esposo, mis hijos e hija. Soy abogada y maestra en Ciencias de la Familia. Creo en la familia con una convicción total.



¿Qué tan difícil es para una mujer estar en política? Cuéntanos una anécdota al respecto positiva o negativa.

Es difícil porque prevalecen diferencias en muchos aspectos, ahí está la brecha salarial para recordárnoslo. Mi anécdota favorita es la que me ocurre diariamente al acercarme a la gente y descubrir que la política se hace día a día y persona a persona y que al mismo tiempo que hay problemas, también hay mucha esperanza de que las cosas puedan cambiar.


¿Sufriste alguna vez discriminación profesional por tu género?

Yo creo que ninguna mujer podrá decir que no ha sufrido discriminación profesional por su género, lamentablemente en algún momento todas nos hemos enfrentado a ese problema, situación que no ha impedido que llevemos a cabo nuestra labor que implica posicionar a la mujer en el lugar en que actualmente se encuentra.


¿Es más difícil hacer equipo con los hombres o con las mujeres?

Creo que la buena voluntad y la disposición a trabajar en equipo no distinguen género. La prueba es que en "Mujeres con Estela” hubo hombres y mujeres capaces de trabajar hombro con hombro, en armonía y con compromiso.


¿En qué momento te has sentido apoyada por el género opuesto?

El apoyo del género opuesto ha sido de suma importancia en mi vida personal y en mis proyectos profesionales que he podido emprender, y como ejemplo, el apoyo incondicional de mi esposo que siempre ha estado a mi lado, además del de mis hijos, mi familia en general y mi equipo de trabajo.



¿Por qué es importante tener más mujeres en el poder?

Para estar mejor representadas y para que las mujeres aporten su mirada y lo mejor que tienen. Nuestra manera de entender el mundo es distinta a la de los hombres, esa visión debe estar incluida en la toma de decisiones.


Hoy con la cuota de género hay la misma cantidad de mujeres y hombres en puestos públicos, ¿Crees que esto se ha visto reflejado en un mayor bienestar para la mujer de a pie?

Considero que la paridad en la representación aún no se refleja en lo más profundo de la sociedad. Por ejemplo, la pobreza tiene rostro de mujer y para que ellas puedan llegar a alcanzar su pleno desarrollo necesitan fortalecer sus capacidades económicas, para ellas y para sus familias.


¿Cómo observas la desigualdad de género en México, en relación con América Latina y el mundo?

México ha avanzado más que muchos países, pero sigue enfrentando enormes desafíos. Somos de los que tienen mayor presencia de mujeres en el Legislativo porque la paridad es constitucional, pero aún hay resistencia a darle un voto de confianza a las mujeres para encabezar el Poder Ejecutivo.


¿Dónde o en qué tema ves más rezago en el país para las mujeres?

Considero que donde hay más rezago y el rezago duele más, es en seguridad. Muchas mujeres no están seguras ni siquiera en sus propias casas y aquí en el DIF Municipal, que trabajamos con la violencia familiar, es durísimo ver como lastima a las mujeres.


¿Qué necesitan lograr las mujeres?

Un empoderamiento total que incluya educación, capacitación laboral y trabajo bien remunerado, para que las mujeres no dependan de nadie para poder subsistir.


¿Pueden las mujeres hacer equipo con el hombre en la política? ¿Cuéntame cómo lo has vivido tú?

Yo creo que sí se puede hacer equipo. En mi caso, propició entornos igualitarios, pero debemos reconocer que la desigualdad sigue existiendo y que eso provoca que no se valore igual el esfuerzo de hombres y mujeres. Necesitamos trabajar en una cultura de reconocimiento a las mujeres, porque de entrada, a una mujer le cuesta más trabajo por todas las tareas domésticas que se le añaden a las profesionales o laborales.





¿Estamos listos para tener nuestra primera presidenta de México?

Sí, además me gustaría mucho, pero debemos vencer muchas inercias y dificultades que aún hacen que prevalezcan roles patriarcales en las estructuras políticas. Ya es tiempo de que México tenga una mujer en la presidencia.


¿Qué características debe tener esa mujer?

Una clara visión de Estado y de los problemas del país. Una gran fortaleza, para enfrentar y vencer las resistencias que generaría su liderazgo. A su favor, tendría que las mujeres podemos ser las mejores aliadas de otras mujeres, cuando la causa que defendemos es la de todas. Y valentía, para las decisiones que implican un golpe de timón, para derrotar las inercias que han esclavizado al país a sus problemas.


¿Cómo imaginas el México por el que luchas cada día?

Yo imagino un México libre de violencia y creo que, además, es lo que anhelan la inmensa mayoría de las y los mexicanos. Un lugar para vivir en paz, trabajar con alegría y amar sin miedo a nuestras familias. Un país libre de violencia en la calle y en la casa.


Concretamente, ¿Cómo y cuánto incide tu trabajo en un cambio para la mujer mexicana? Todo lo que hacemos incide en apoyar a las mujeres que nos buscan, para resolver sus problemas y necesidades. Lo mejor de todo, es que al servir a las mujeres más vulnerables, no solo incidimos profundamente en sus vidas, sino que ellas también inciden en la nuestra y le dan sentido a todo lo que hacemos. Aquí en el DIF Municipal, creemos en el poder transformador del servicio a los demás.


"Las mujeres podemos ser las mejores aliadas de otras mujeres, cuando la causa que defendemos es la de todas. Y valentía, para las decisiones que implican un golpe de timón, para derrotar las inercias que han esclavizado al país a sus problemas".

#100MujeresdePoder