Evelyn Salgado. Pineda Gobernadora de Guerrero


C&E. Aunque lamenta que por motivos culturales todavía se denosta el papel de la mujer en la política, así como el de ella durante su campaña, Evelyn Salgado hoy celebra los pasos que han dado las mujeres para abrir oportunidades a la nueva generación de políticas, pues gracias a ese camino recorrido, la morenista ha hecho historia al convertirse en la primera mujer en gobernar Guerrero. A continuación la entrevista con Campaigns & Elections sobre sus impresiones en torno al poder femenino en México.


¿En qué momento descubriste que tu camino era de incidencia pública?

Desde niña mis hermanas y yo nacimos y crecimos en un ambiente de servicio social, de apoyo a la gente y a las causas sociales. En casa de mi abuela Aurora Macedonio, siempre había personas a las que ella ayudaba, ese fue el principal ejemplo para mi papá y para todas nosotras. Luego, al terminar mis estudios como Licenciada en Derecho, coincide que mi papá gana las elecciones para ser el presidente municipal de Acapulco y me invita a colaborar como presidenta del patronato del DIF municipal, ese es un cargo honorífico y cien por ciento de incidencia pública y ayuda social. Fueron tres años de grandes experiencias, de ayudar a los grupos vulnerables y de servicio público. Más tarde, continué en el ámbito público como delegada regional en Acapulco de la Secretaría de la Mujer, cargo en el que continúe en contacto con la gente. En todo este trayecto descubrí que este es mi lugar, que no hay mayor satisfacción en la vida que ayudar al prójimo y así quiero continuar. Además, tengo un gran ejemplo a seguir con mi padre, un luchador social con una trayectoria de más de 30 años. Evelyn Salgado ya tiene su camino, una trayectoria propia de más de 15 años en el servicio público y hemos demostrado trabajo.


¿Cómo fueron tus inicios en la política?

Siempre he estado en contacto con la políti - ca, de niñas mi papá nos lleva a mis herma - nas y a mí a los mítines, las concentraciones, escuchábamos los discursos de grandes figu - ras y personajes políticos, y así fui viviendo y creciendo en medio de la política. Ya comenté parte de mis inicios, también estuve traba - jando en el Congreso de Morelos en el área de asesores, enseguida en el DIF Acapulco, delegada regional de la Secretaría de la Mujer en Acapulco y también fui precandidata a di - putada local. Participé activamente en todas y cada una de las campañas políticas de mi padre, el senador con licencia Félix Salgado Macedonio, y en esta última jornada, donde contendió por la gubernatura de Guerrero, al serle arrebata la candidatura, estuve en la terna para suplirlo y resulté electa. Lo demás es historia.


¿Quién es tu inspiración?

Mis padres, luchadores sociales, gente trabajadora, María de Jesús Pineda Echeverría y Félix Salgado Macedonio. Tengo presente el legado de mujeres como Antonina Nava de Catalán, Eucaria Apreza, María de la O, por mencionar a algunas. También he seguido de cerca la trayectoria de Cuauhtémoc Cárdenas y por supuesto, del presidente Andrés Manuel López Obrador.


¿Qué tan difícil es para una mujer estar en política?

Cuéntanos una anécdota al respecto positiva o negativa. Estamos viviendo tiempos de cambio, las mujeres nos hemos abierto camino a base de lucha y de enfrentar la adversidad. Estar en la política actualmente es diferente a hace algunos años donde eran contados los espacios ganados, los lugares que se otorgaban era de mero compromiso o para estar a la expectativa. Hoy, es diferente, hoy las mujeres estamos a la par y estamos demostrando nuestras capacidades y talentos, cada vez hay más gobernadoras, alcaldesas, legisladoras y así hemos avanzado. No ha sido fácil, pero es - tamos demostrando que para nosotras nada es imposible. En campaña, los adversarios políticos buscaron denostarnos por razón de género, decían que por ser mujer y ser joven no sería capaz de gobernar, trataron de derrumbarnos y solo nos fortalecieron.


¿Sufriste alguna vez discriminación profesional por tu género?

Considero que las mujeres en algún momento lo hemos llegado a vivir, por ser mujer, por ser joven, por estar mejor preparada que algún compañero. Precisamente en la campaña, los adversarios políticos quisieron discriminarme por estos dos factores y hoy, aquí estoy, soy la primera gobernadora de Guerrero y estoy segura que no seré la última, vienen conmigo más mujeres, nuevas generaciones dispuestas a encontrar su espacio y obtener su lugar en la política o en cualquier ámbito profesional en el que se desenvuelvan.


¿Es más difícil hacer equipo con los hombres o con las mujeres?

Con ninguno de los dos es difícil, cuando formas un equipo es la voluntad lo que importa más allá del género y yo siempre he encontrado gente entregada para trabajar en armonía y coordinación.


¿En qué momento te has sentido apoyada por el género opuesto?

Sobre todo lo sentí con el resultado de las elecciones a la gubernatura y a lo largo de la campaña. Recorrimos todo el estado y en cada municipio y localidad los hombres me daban muestras de apoyo, de respaldo, de confianza, algo inédito se vivió en Guerrero, echando por tierra lo que se decía del Guerrero bronco, del Guerrero machista. Viví en carne propia el apoyo de los guerrerenses, que hoy tienen gobernadora, tienen alcaldesas, más legisladoras y funcionarias que los representan y trabajan con ellos hombro a hombro.



¿Por qué es importante tener más mujeres en el poder?

Porque es lo justo, porque podemos y queremos servir, porque nos merecemos estar al frente y tomar decisiones, ser protagonistas. Solo así podremos construir un país mejor, con mujeres trabajando mano a mano con los hombres, entonces podremos hablar de inclusión y de igualdad sustantiva.


Hoy con la cuota de género hay la misma cantidad de mujeres y hombres en puestos públicos, ¿Crees que esto se ha visto reflejado en un mayor bienestar para la mujer de a pie? Consideró que sí, porque al haber más mujeres en puestos clave vamos tejiendo alianzas y empujando temas que nos ocupan y que tenemos presentes por ser mujeres, que vivimos, que sufrimos y a los que damos seguimiento, tenemos empatía por lo que necesitan las mujeres y estamos trabajando todos los días para atender esas necesidades.


¿Cómo observas la desigualdad de género en México, en relación con América Latina y el mundo?

México está avanzando para abatir esa desigualdad y esto se da a raíz de la Cuarta Transformación, porque el presidente López Obrador ha impulsado a las mujeres y ha contribuido a que más compañeras ocupen espacios importantes en la vida pública del país, pondera el aporte y las capacidades de las mujeres. A nivel Latinoamérica también se está empujando la democracia paritaria. A nivel mundial tenemos representantes, pero sin duda todavía falta un largo camino por recorrer, la certeza es que, en esta ruta cada vez vamos más mujeres, vamos juntas y decididas a ocupar los espacios que merecemos.


#100MujeresdePoder