Con todo fervor revolucionario: ¡Bella ciao!



Por: Luis David Duque García

Debo reconocer que fui uno de los muchos que en reuniones manifestaba mi indignación por la tal reforma y creía válido protestar. No puedo negar que el medicamento, resultó peor que la enfermedad.


Todo empezó mal. El solo hecho que el gobierno haya querido llamarle “Ley de Solidaridad Sostenible” a una reforma fiscal que gravaba con IVA los productos de la canasta básica y los servicios públicos, que golpeaba a los pensionados, a la clase media le imponía un pago por renta y donde el recaudo vendría en un 73% de las personas naturales y el resto de las empresas, demuestra que por más maquillaje que le hubiesen querido poner en su bautizo, Duque y Carrasquilla lo que lograron fue echarle combustible a las calles, que aunque estaban en cuarentena por pandemia, en noviembre del 2019, ya ardían.