GLEN VILLARREAL. LA COMUNICACIÓN SOCIAL DEL NUEVO NUEVO LEÓN


GLEN VILLARREAL

Yassin Radilla


Para Glen Villarreal Zambrano, el nuevo director de Comunicación Social del

gobernador de Nuevo León Samuel García, la comunicación es un elemento fundamental para el éxito de una administración, por mejorar la relación entre el gobernante y el ciudadano.

Cuando Glen empezó su vida pública hace más de una década -en ese entonces como activista- la comunicación no era tan importante para los políticos y sus partidos, ya que se tenía la creencia de que las campañas se ganaban en tierra con movilización y estructuras.

Hoy, a casi 15 años de su comienzo, Glen ve un panorama distinto con la llegada de Samuel García al gobierno del “nuevo Nuevo León”.

“El gobernador Samuel García cambió completamente la forma de hacer política. Los políticos tradicionales se rehusaban a comunicar y acercarse a la gente. Samuel ha demostrado, con hechos, que la gente quiere líderes reales, que más que políticos, sean personas”.

Agregó que “el nuevo Nuevo León, para mí, es una tierra en la que los imposibles se hacen realidad. Nada ha sido de la noche a la mañana, este proyecto se construyó con mucho esfuerzo, muchos aciertos, pero también algunos descalabros”.

Cuando Glen conoció a Samuel, el actual gobernador estaba buscando contender por una diputación local a través de una candidatura ciudadana de Movimiento Ciudadano. “Samuel era un verdadero ciudadano, con un gran compromiso por combatir la corrupción y fue ahí que me sume. Un proyecto honesto que quería derrotar a los políticos de siempre. Ese es el mismo Samuel que hoy es gobernador”.

El Gobernador de Nuevo León, Samuel García y Glen Villarreal.

Desde entonces Glen ha sido pieza fundamental en las tres campañas en las que ha contendido Samuel García, campañas para mucha gente parecían imposibles de ganar.

“Ser parte del equipo de Samuel ha sido una gran experiencia. Desde el comienzo muy poca gente confiaba en que pudiéramos llegar hasta aquí, pero hoy se nos ha dado la oportunidad de cambiar la historia. Decían que era imposible, pero lo logramos con mucho trabajo, con congruencia, con un gran candidato y líder, pero sobre todo, con una estrategia de comunicación directa con la ciudadanía”.

“Cambiamos la forma de comunicar en política, y claro, cambiamos la fórmula para ganar elecciones”.

Que ya sea posible llegar a una gubernatura, al senado o a una diputación sin corromperse en el intento y sin traicionar al ciudadano, dice que es un logro con mucho mérito para el equipo que lidera.

“Podemos hablar de frente y exhibir la corrupción sin miedo al que dirán de nosotros. Eso es para mí lo que representa el nuevo Nuevo León y por eso sé que esta administración va a lograr lo que ninguna otra pudo”.

Glen reconoce que gran parte del éxito se basa en la integración de un excelente equipo de trabajo. Equipo que ha posicionado a su oficina como una de las mejores del país.

“La comunicación social del gobierno de Nuevo León la dirigen jóvenes. El equipo está conformado por increíbles personas, hombres y mujeres, con perfiles multidisciplinarios, pero con una visión disruptiva, cuestionadora, creativa y convencidos de que la comunicación política tiene que cambiar”.

GLEN VILLARREAL

Cuando se le pregunta sobre el papel que juegan los ciudadanos en la nueva política, es muy directo.

“En la actualidad no se puede pensar en política sin ciudadanos. No hay gobierno sin la gente. Para que un gobierno o un político tenga éxito necesita hacer del ciudadano protagonista, que se sienta y verdaderamente sea pieza fundamental del proyecto”.

“Tú puedes revisar la campaña de Nuevo León, los otros candidatos hacían eventos masivos, llenaban estadios y auditorios, mientras que nosotros salíamos a las calles a saludar a cada una de las personas”.

“¿Cuál era la diferencia? Que los otros candidatos llevaban a la misma gente a todas sus actividades, algunos con un pago, otros obligados por pertenecer al gobierno o bajo la amenaza de dejar de recibir un apoyo. No te voy a mentir, nos decían todos los días que nuestro proyecto era aire, solamente likes, y que eso no se traduciría en votos. Los resultados ahí están, mientras otros proyectos se mentían a sí mismos, nosotros construimos un proyecto real”.

Glen cierra con una reflexión interesante, en la que invita a políticos, funcionarios, consultores o personas interesadas en la política, a cambiar el chip y comprender la nueva política.

“La política que nos enseñaron en las calles o en los partidos ya no existe. Pegar mapas en la pared y hacer listas con miles de nombres ya no es suficiente. Hoy, con un mensaje en una plataforma digital, se puede llegar en cuestión de segundos a millones de personas. ¿Te imaginas el poder de la comunicación?”.

“Necesitamos personas auténticas, de las que sí hablan y luchan para resolver los problemas de la gente. ¿Ser transparente te puede generar problemas? Sí. ¿Ser auténtico te puede convertir en un líder? Sin duda”. C&E