Guía Básica para hacer una Campaña Electoral



En éste año electoral, no solamente en México sino a varios lugares de Latinoamérica y de Europa, podemos ver como muchos candidatos entrevistan a uno u a otro consultor, empresa… salvando las distancia y poniendo claro que cada maestrillo tiene su librillo, o más bien dicho cada estratega tiene su metodología, aquí les quiero presentar unos elementos y pasos básicos, fundamentales e imprescindibles para armar bien una campaña electoral; desde la investigación hasta el spot, pasando por la estrategia, el táctico y una buena comunicación.

Cada vez más , podemos ver que los candidatos o sus equipos van desbordados, con mucho trabajo del día a día que no les permite avanzar en el pensamiento a medio o largo plazo y por consecuencia en elaborar una planificación estratégica adecuada. ¿Qué tengo que hacer? ¿Por dónde empiezo?

Hay pasos básicos en una campaña electoral, y deben de ser preciso en la estrategia. Aquí voy a intentar resumirlos de forma clara y concisa. Partiendo de la premisa de Joseph Napolitan “una estrategia correcta puede sobrevivir a una campaña mediocre, pero incluso una campaña brillante puede fallar si la estrategia es errónea”. Esto se ha podido comprobar multitudes de veces, buenos candidatos, entornos sociales favorables, partidos políticos ordenados… en la mayoría de casos hay un común denominador, la confianza. Viendo que todo parecía viento en popa, se ha caído en el descuido de la estrategia, y hay errores que son irreversibles.

Pilares básicos que toda estrategia electoral debe de seguir:

  • Investigación

  • Estrategia y tácticos

  • Comunicación

  • Creatividad y spots

  • Organización del equipo de campaña

  • Movilización del voto

1.- Investigación

Es el punto de partida de toda campaña electoral es y debe de ser la investigación. Todo empieza por ella, de tal forma, que será nuestra guía para definir la estrategia y las herramienta mediante las cuales evaluaremos nuestra evolución.

El conocer nunca ocupa espacio y como más conozcamos más y mejores indicadores se podrán definir y analizar. Pero esto puede crear problemas y confusiones. Me explico, estamos en un mundo donde cada hora se generan millones de datos y de información. Obsesionarnos en conocer todo, en ciertos momentos, opaca la intuición, la cual se obtiene mediante la experiencia y el trabajo constante. Cuando tenemos mucha información podemos caer en el error de querer saber más y más y tener más información, pero eso no garantiza que nos sea de utilidad, al final mucha es prescindible y descartable, y una sobreinformación puede ocasionar confusión. Entonces, ¿qué información es la imprescindible? ¿Cómo la consigo?

5 herramientas de la investigación

Análisis del candidato y de los adversarios

Lo primero es conocernos a nosotros mismos y a nuestros oponentes, para ver las posibilidades, medir fuerzas, conocer las trayectorias tanto políticas como profesionales, así como sus propuestas y acciones más emblemáticas o sus errores más destacados.

Encuestas

Las famosas encuestas, las cuales nos aportan información cuantitativa, la cual podemos saber de forma porcentual las tendencias ciudadanas y sus problemáticas.

Personalmente me gusta trabajar con márgenes de error pequeños más/menos 2%. Las preguntas que no pueden faltar en una encuesta son las que hacen referencia a:

  • Evaluación de los actuales cargos políticos (Presidente, Gobernador, Alcaldes)

  • Principales problemáticas

  • Recuerdo de voto

  • Intención de voto

  • Percepción de victoria

  • Conocimiento del candidato/adversarios y su valoración (esto nos da el saldo de opinión)

  • Datos socioeconómicos del entrevistado

Focus Groups

Los focus groups nos aportan conocimientos cualitativos, los cuales no se pueden extrapolar a toda la población pero sí marcan tendencias y son muy prácticos para identificar insights, así como comprender reacciones emocionales, percepciones, valores y atributos generales.

Datos Históricos

Es importante conocer dónde estamos parados y de dónde venimos para poder definir a dónde vamos. Esto en estrategia electoral se traduce en obtener los resultados de las elecciones anteriores, mínimo de 3 elecciones anteriores iguales a la contienda que vamos a enfrentarnos. Con estos datos podremos saber información tan valiosa como el voto según zonas geográficas, si hay voto duro o blando a favor de uno u otro partido y poder identificar posibles espacios de oportunidad para poder rescatar nuevos electores.

Datos especializados o Big Data

Aquí es la principal diferencia de cada consultor. Es dónde tenemos cierto margen de innovar o poner nuestro toque particular. Personalmente creo cada vez más importante conocer mejor al electorado desde el punto de vista cultural, ideológico, emocional… Podemos usar varias teorías, desde Gráfica de Nolan a cruce de datos estadísticos pasando por las dimensiones de Hofstede. Todas sirven según el criterio específico que el estratega busque o quiera trabajar para la estrategia electoral.

“Existen muchos datos, lo esencial es saberlos elegir.”


2.- Estrategia y tácticos

El segundo pilar básico para una campaña electoral es la planificación estratégica.

Es el camino a la victoria. La estrategia es la brújula que nos indica el rumbo a seguir, que identifica y define los objetivos y las metas, organiza y dirige las acciones a implementar, así como la toma de decisiones.

La planeación estratégica nos sirve para definir qué posicionamiento queremos tener y proyectar a la vez que anticiparnos a los retos y necesidades de la elección. Identificamos ¿cuál es? y ¿cómo es? nuestro target electoral para consecuentemente desarrollar las mejores vías para acercarnos y poderlos cautivar y convencer. Por otra parte, en la estrategia se definen las fases de campaña (¿qué haremos? y ¿qué diremos en cada una?) y el formato de los actos, de tal forma que controlemos la percepción proyectada en cada uno.

La estrategia define el ¿QUÉ? y las tácticas marcan el ¿CÓMO?

Una planeación estratégica siempre debe de contener:

  • Objetivo del proyecto

  • Escenarios

  • Responder las preguntas:

¿POR QUÉ quiero ser….?

¿QUÉ quiero hacer?

¿CÓMO lo voy hacer?

¿CÓMO quiero ser recordado?

  • Mapa de actors

  • FODA’s (Candidato y Adversarios)

  • Lineamientos estratégicos

  • Lineamientos Tácticos.

La táctica es la puesta en escena de la estrategia. Es pasar del dicho al hecho e implementar la estrategia en el día a día, es decir, bajar, concretar y definir cómo se va a realizar la estrategia.

“Sólo con una estrategia poderosa se pueden conseguir resultados poderosos.”


3.- Comunicación

Este tercer pilar es básico e imprescindible. Escuchamos a la gente para conocer sus opiniones y entender sus necesidades. Ya no es momento de comunicación unilateral, sino de diálogos, conversaciones. Con la experiencia, les puedo asegurar que la narración como vehículo de comunicación es de lo más eficiente que podemos usar.

Es fundamental transmitir valores y emociones, sólo así conseguiremos conectar con las personas.

Tan importante es comunicar qué ofrecemos y cómo lo haremos, pero mucho más, explicar el porqué lo hacemos.

El Relato

Mediante un relato facilitamos la conducción de la campaña y la comprensión de la misma. Nos sirve como vehículo para transmitir el marco mental y nuestros mensajes de una forma clara, sencilla y comprensible para el electorado.

El relato debe de contar:

  • ¿Quién soy y por qué me presento?

  • ¿Por qué yo y no el otro?

  • ¿Qué voy hacer y cómo lo voy hacer?

  • Cuál es el beneficio que te aporto (a ti ciudadano)?

El Mensaje

Los mensajes deben de ser precisos, no tenemos mucho tiempo ni margen de error. Así que es vital identificar nuestros targets, es decir, el perfil de personas a quién nos queremos dirigir y seleccionar de manera muy cuidadosa los mensajes que queremos hacerles llegar y permeen en su mente racional y en la emocional.

Para ello la construcción de marcos mentales es fundamental, de tal forma que debemos de conseguir que asocien actores políticos (nuestro candidato o adversarios) con toda una selección de ideas y conceptos que hemos seleccionado en la estrategia de forma curada y precisa.

Algunas de las preguntas que debemos de hacernos para trabajar los marcos mentales y los mensajes son:

  • ¿Cuál es nuestra historia?

  • ¿Cual es el relato de la elección?

  • ¿Qué haremos?

  • ¿Cómo lo haremos?

  • ¿Cuándo lo haremos?

  • ¿A quién beneficiará?

  • ¿Dónde lo comunicaremos?

  • ¿De qué forma lo comunicaremos?

  • Contenidos / Temas / Programa

“La comunicación se trata de escuchar, entender y dialogar.”

4.- Creatividad y emoción

Lo que hace que los electores crean en un candidato o prefieran un cambio, es la emoción que les aporta. Debemos de definir que emoción vamos a trabajar en cada fase y en cada público seleccionado, de tal forma que los electores se vean reflejados y se sientan interpelados.

  • En política hay 3 emociones básicas:

  • Esperanza

  • Miedo

  • Venganza

Conociendo las emociones que cada candidato transmite a los electores sólo es cuestión de definir ¿Cómo vamos a trabajar cada una para que la sientan?

Una vez identificamos la emoción, es el momento de darle argumentos y propuestas.

Aportar contenido racional a la elección emocional, para que los electores puedan justificar su decisión.

Hace falta un punto de locura y genialidad para que en un mundo globalizado con miles de inputs diarios, las personas volteen a ver nuestro mensaje y les llegue de tal forma que hagan un hueco en su vida. La clave es la creatividad y tocarles las fibras emocionales.

“Escucha, habla, ve, sonríe, cree.

Hagamos que la gente sienta la política, sólo así regresaremos la esperanza”


5.- Movilización

Toda acción debe de tener una reacción. El trabajo de tierra es fundamental para la votación. Podemos ganar una campaña pero perder la elección, eso dependerá de la movilización que se haya conseguido.

Para que sea eficiente el trabajo de tierra, hace falta mucha preparación y estudio. Detectar las zonas con mejor porcentaje de voto y proyectar el máximo crecimiento posible que puedan tener. Identificar los líderes de opinión primarios y secundarios de tal forma que puedan lanzar mensajes y convencer, ha quedado altamente demostrado que cuando alguien conocido nos da buenos consejos o recomendaciones es más fácil que le hagamos caso o nos convenza, porqué confiamos en él.

Crear acciones de red sociales offline, es decir, que la gente entre ellos se organicen y se vayan animando a ir a votar y se ayuden para facilitar que todos puedan ir a ejercer su derecho.

“Creemos en el poder de la gente, por eso hacemos lo que hacemos ”

Como ven, estos son algunos de los muchos pasos a caminar para construir una campaña electoral, pero no se apuren, como decía el poeta catalán Miquel Martí i Pol, “todo está por hacer y todo es posible.” C&E


Copyright © C&E Campaigns & Elections México 2020

Siguenos en redes

  • Facebook
  • Twitter Social Icon
  • YouTube Social  Icon
  • Instagram Social Icon