It’s the communication, stupids



Moose_photos

POR: ALEJANDRA CERECEDO. @alejandraconst


En las elecciones de 1992, Bush era el candidato favorito debido a sus a sus éxitos en política exterior derivados de la Guerra Fría. Ante ese escenario, James Carville, estratega de campaña de Bill Clinton, indicó que para hacer frente a su principal competidor, sus mensajes debían enfocarse en las necesidades más inmediatas de la población, por lo que se dispuso a pegar una serie de carteles en las oficinas, con tres puntos fundamentales; entre ellos: “The economy, stupid”.


Esta frase funcionaría como slogan interno para atacar a Bush, pero al salir a la luz, rápidamente se instaló en la cultura política estadounidense, logrando darle la vuelta a la elección con el apoyo de una hábil campaña electoral.


En Manifiesto Mexicano, Denise Dresser, señala los principales problemas del país relacionados con los casos de corrupción que marcaron el sexenio pasado. En el capítulo titulado “Es la corrupción, estúpidos” ubica este concepto como uno de los esenciales a atacar, el cual, plantea, debe ser visto no como lema para gobernar, sino como exigencia para cambiar.


En este interesante libro, la autora realiza un análisis de los errores que han cometido los principales partidos de oposición, haciendo referencia al PAN, como la esposa golpeada que se conformaba con el beso ocasional del PRI, y al PRD, como el partido que, más allá de buscar alianzas para obtener curules en la pasada elección, debió haberse enfocado en defender y destacar la razón fundamental de su existencia.


Hoy el PRD termina un ciclo como partido político, busca transformarse a fondo y conservar el registro, quizás las siglas, pero con una nueva imagen y sangre nueva. Busca también, esclarecer su posición ideológica para apoyar las iniciativas que crea convenientes para el país y encabezar contrapesos.


No obstante, debe entender que actualmente los jóvenes constituyen más del 40% de la población y son quienes están fijando la agenda. El PRD requiere buenos jóvenes, Morena tiene a Antonio Attolini, Abraham Mendieta; el PAN tiene a Fernanda Caso, Juan Pablo Adame, el PRI tiene a Paul Ospital, Movimiento Ciudadano a Luis Donaldo Colosio, Samuel García; entonces, ¿dónde están los millennials del PRD dispuestos a acercar a las nuevas generaciones?


A través de una comunicación efectiva se influye en la ciudadanía, se ganan elecciones y se cambian percepciones. A más de dos meses de gestión del nuevo gobierno, si en algo coinciden especialistas es en que se está comunicando bien y de forma cercana.

Salvador García Soto escribe en el Universal sobre los objetivos de la Coordinación General de Comunicación Social y Vocería de Presidencia, señalando que entre sus prioridades está una comunicación social testimonial, documentada y no publicitaria.


Tengo grabada una frase de Lety Floresmeyer, Directora de Comunicación Social de la SHCP, en las juntas que tuvimos en Palacio Nacional con los sectorizados: “deben dirigirse a sus seguidores y explicarles el tema como si se lo estuvieran contando a un amigo por Whats App”.


Del mismo modo, Alberto Aguirre escribió recientemente para El Economista, que “La disciplina del equipo de comunicación de la cuarta transformación es de lo más rescatable, señalando que una prioridad para los nuevos estrategas de la comunicación gubernamental es optimizar el uso de Internet y las nuevas tecnologías digitales.


Creo que se está haciendo un gran trabajo, el sintetizar una conferencia mañanera al tamaño de una historia de instagram es algo loable, aunque, como en todos los ámbitos, existen excepciones y con esto me refiero al video de SECTUR que habla de todo, menos del turismo.


Foto de Elijah O'Donnell

Incluso de los malos comentarios que antes debían resolverse con elementos de comunicación en crisis, hoy se pueden crear mensajes exitosos implementando una buena estrategia de comunicación, un ejemplo son las respuestas de la RAE a sus seguidores o la campaña de Netflix que toma un tweet aparentemente negativo y lo proyecta en un espectacular para promocionar la película “Roma”.


Otro ejemplo son los tweets de la Escuela Judicial Electoral del TEPJF y de la SCJN, en donde más allá del diseño, son la creatividad y el humor los que destacan. Si las instituciones más rígidas y formales del país lo hacen, todos podemos arriesgarnos.











Andrea de Anda, ganadora del Reed Latino como mejor estratega digital del año, proyectaba en una conferencia de Campaign Tech, un discurso de Guillermo del Toro en donde este menciona que cuando le dijeron que tendría presupuesto para hacer una película a color, decidió que el color debía utilizarse como un elemento con el cual se pudiera jugar y no dejar que el color simplemente sucediera.


Al respecto, Andrea, (experta en big data que desarrolló más de 15 mil contenidos para la campaña de Ricardo Anaya), piensa lo mismo de las redes sociales, que debemos aprender a jugar con ellas y no dejar que únicamente nos sucedan.


Antes, fue la economía para James Carville, la corrupción para Denise Dresser, y esta frase se puede aplicar para una multiplicidad de ámbitos. Its the communication, stupids, es una invitación tanto para partidos políticos como para especialistas de la comunicación social, para ver esta disciplina como algo fundamental que requiere de profesionales que la perciban no como medio, sino como fin en sí misma.

Contacto C&E

Siguenos en redes

Copyright © C&E Campaigns & Elections México 2020

  • Facebook
  • Twitter Social Icon
  • YouTube Social  Icon
  • Instagram Social Icon

Suscríbete  C&E

Suscríbete por un año a la revista C&E Campaigns & Elections México por $300.00 MN. Y recibe la versión digital antes que nadie.  Y la versión impresa hasta tu hogar u oficina. 

(Oferta valida sólo para México, el resto de Iberoamérica recibirá sólo la versión digital)