Karla Yuritzi Almazán Burgos. Vicepresidenta de la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados



C&E. Gracias a los resultados de su acción legislativa, Karla Almazán es por segunda ocasión diputada federal por Texcoco. Desde que fue síndica de este municipio mexiquense, esta mujer de izquierda ha abrazado causas que pugnan por mejores condiciones de vida a quienes históricamente han sufrido por la desigualdad. La hoy vicepresidenta de la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados reconoce con Campaigns & Elections que aún hay mucho que atender en cuanto a equidad de género, sin embargo, celebra que en el país, en los años más recientes, se haya logrado la paridad real en los poderes legislativos, gracias a actualizaciones legales que ha impulsado su partido.


¿En qué momento descubriste que tu camino era incidencia pública?

En el inicio no fue una decisión bajo meditación, es decir, yo no me planteaba ser parte o laborar en la administración pública. Sin embargo, el sentido y camino social de mi vida laboral, más el legado de mi padre y mi familia, impulsaron mi participación en la vida pública y en la participación en un partido político de izquierda. Es en este punto que comienzo a cuestionarme y a reflexionar sobre la política como una actividad muy noble y extraordinaria. Considerándola como un medio de transformación donde nuestras acciones son basadas en imperativos morales y éticos para beneficiar a quienes más lo necesitan o han sido marginados y olvidados, devolviéndoles la esperanza a un mejor porvenir, y es aquí donde considero que la izquierda, como plataforma política, cumple de forma sustancial mis convicciones e ideales.



¿Cómo fueron tus inicios en la política?

A lo largo de muchos años mi padre: Francisco Almazán, fue un distinguido empresario de la Feria Internacional del Caballo y durante varios años mi familia estuvo a cargo de la Presidencia del Patronato, permitiéndonos participar en diversas actividades sociales, culturales y políticas. Al ir abriendo brecha en mi propio camino e ir picando piedra, surge una invitación por parte del doctor Higinio Martínez Miranda, quien actualmente es Senador de la República, para ser parte de su planilla como Síndico Municipal, ya que él pronto sería el ganador en la Presidencia Municipal de Texcoco y yo asumiría la Sindicatura Municipal para el periodo 2015-2018, convirtiéndose en un trienio lleno de éxitos, aprendizajes y satisfacciones para mí, recorriendo todo nuestro bello municipio.


¿Quién es tu inspiración?

Yo me inspiro en distintas personas que están en mi corazón, mi padre: Paco Almazán, que en paz descanse, se caracterizó por tener ímpetu de superación profesional y laboral, lo que definitivamente dejó un gran legado por el reconocimiento a su trabajo, que influyó en mi experiencia, en mi crecimiento profesional y la persona que soy ahora. Mi mamá, mis hermanas, mi hijo, mi pareja, quienes son mi motor de existencia; por otro lado, mis amigos, mis amigas, seres queridos, equipo de trabajo y los habitantes del Distrito 38, quienes siempre me impulsan a dar lo mejor de mí cada día, apoyándome y siguiéndome en cada momento de mi vida laboral.


"Siempre hay que estar del lado de las víctimas y de las más desprotegidas, atendiéndolas y escuchándolas para no dejar impunes sus casos".


¿Qué tan difícil es para una mujer estar en política? Cuéntanos una anécdota al respecto positiva o negativa.

He vivido mi condición de género plenamente, aunque históricamente ha sido complicado. Han sido años de lucha incansable por parte de las mujeres para lograr nuestra reivindicación en la democracia y en la vida pública. Lo cual ha generado que en la actualidad exista una mayor participación femenina en los diferentes niveles de gobierno. Personalmente he vivido más anécdotas positivas, he tenido cargos públicos importantes gracias al invaluable apoyo de la ciudadanía. He sido síndico municipal de Texcoco y dos ocasiones diputada federal, en la actual y en la pasada legislatura, en las que gracias al apoyo de mis compañeros y compañeras he podido ser secretaria de la Mesa Directiva por dos años, integrante de la Comisión Permanente, Secretaria de la Comisión de Cultura y Cinematografía, Vicecoordinadora del Grupo Parlamentario Morena y actualmente Vicepresidenta de la Mesa Directiva.


¿Sufriste alguna vez discriminación profesional por tu género?

Afortunadamente no he pasado por alguna situación de esta magnitud, pero no por ello creo estar exenta, por lo cual, no tenemos que dejar de sensibilizarnos y visibilizar todas aquellas acciones discriminatorias que se pueden ejercer en cualquier ámbito en el que nos desarrollemos. Siempre hay que estar del lado de las víctimas y de las más desprotegidas, atendiéndolas y escuchándolas para no dejar impunes sus casos.



¿Es más difícil hacer equipo con los hombres o con las mujeres?

Considero que cada persona vive en contextos diferentes, por mi parte puedo decirle que todos los días aprendo algo nuevo de hombres y mujeres. He conformado un excelente equipo de trabajo tanto con mujeres como con hombres, quienes cuentan con un amplio perfil profesional y se han comportado a la altura que amerita el cumplimiento de los objetivos en común.


¿En qué momento te has sentido apoyada por el género opuesto?

En todo momento. A lo largo de mi vida he conocido y convivido con hombres intachables, formidables y respetuosos, de los cuales he aprendido bastante, porque a través de su liderazgo y consejos he podido crecer profesional y personalmente.


¿Por qué es importante tener más mujeres en el poder?

Las sociedades contemporáneas se han construido en un mundo en donde los hombres han predominado en los espacios de poder. Ahora, a más de dos siglos de la instauración de la mayor parte de los estados modernos, las mujeres han ido ocupando cada vez más cargos públicos y eso ha hecho que la toma de decisiones adquiera una visión radicalmente distinta a la que tuvieron los varones. Es importante tener más mujeres en el poder porque eso implica una mayor participación en el ámbito público, lo cual genera una representatividad más directa en atención de las demandas y problemáticas que aquejan a nuestro género. Además de que esto conlleva a una inclusión plena de nuestros derechos político-electorales. Hoy vemos que las mujeres hemos incidido de manera tajante en nuestras sociedades, democratizando muchos aspectos de la vida en sociedad. Queremos que nadie se quede atrás, que todas y todos tengamos igualdad de oportunidades, asimismo hemos demostrado que somos capaces de hacer buen trabajo, dejando buenas cuentas a nuestros representados.


#100MujeresdePoder