Katía Venegas. Consultora revelación 2014.


Para explicarnos cómo Kathia Venegas se hizo merecedora del Reed Latino en la categoría Consultor Revelación nos fuimos a platicar con ella en su casa. Allí, nos encontramos con muchas explicaciones, pero principalmente pudimos conocer a una mujer vibrante, apasionada por cada una de las facetas de su vida en la que concibe a la comunicación política como una forma de contribución a la sociedad, y que además tiene claro que en el centro del marketing siempre debe estar el ser humano.


Con apenas cuatro años de experiencia, tiene un currículum que envidiarían muchos de sus colegas con más años en el mercado: ha dirigido siete campañas electorales importantes, entre las que destacan la campaña a la alcaldía de Gustavo Petro en Bogotá, Colombia; la del actual gobernador Graco Ramírez, en Morelos; y la del actual presidente municipal de la capital poblana Tony Gali.


Kathia Venegas no cede ni un centímetro cuando se trata de buscar la equidad entre los géneros. Y esa pasión la lleva también a su profesión. Por eso ahora dirige la campaña de la única candidata mujer al gobierno de Guerrero, Beatriz Mojica. Reconoce que será una elección muy complicada, pues tras la debacle de Ayotzinapa, ese parece hoy ser un estado fallido. Una zona de guerra. Un sitio donde pocos quisieran estar... a excepción de nuestra consultora revelación.


Campaigns & Elections (C&E)- Coméntanos cómo y por qué decides dedicarte a la consultoría y estrategia política.


Kathia Venegas (KV)- Llego a la consultoría política hace cuatro o cinco años cuando me invita Carlos Mandujano a trabajar en Cuarto de Guerra, viendo que había mucha similitud entre lo que hacía, los años de experiencia que tenía, y como decían, hay gente que tenemos cualidades olfativas naturales o que vas desarrollando. Así, me invita a dirigir mi experiencia y mis capacidades hacia lo político. Yo debo confesar que no me interesaba entrar en el mundo del marketing político, porque me dedicaba al marketing empresarial y deportivo. Comienzo mis primeros años laborales en cine y televisión, - soy licenciada en ciencias de la comunicación y tengo maestría en publicidad-. Lo que conlleva la producción de cine me dio una formación estupenda, y es desde ahí precisamente que llego al marketing deportivo. Las primeras máquinas que publicitaban en las canchas de futbol durante los partidos, eran rollos de papel, las importamos y las empezamos a comercializar con las televisoras hasta que Televisa se quedó con el negocio. Por 20 años me dediqué de manera independiente a establecer las estrategias de eventos masivos, deportivos, empresariales, oficiales, entre otros, tanto a nivel nacional como internacional; finalmente el marketing tiene que ver con usar método y herramientas para crear espacios idóneos y campañas que comuniquen mensajes específicos a nuestro público.


C&E -¿Por qué no te interesaba el marketing político?

KV- Porque tenía un enfoque equivocado del marketing político, pensaba que se acercaba mucho más para hacer política. Descubrí que la estrategia de comunicación política pone en el centro al ser humano, al ciudadano, a la persona. Es una herramienta de entorno político y electoral. Entré sólo para un proyecto y heme aquí cuatro años después.


C&E- ¿Hay similitudes entre la producción de una película y hacer una campa- ña política?

KV- Si, por que partimos de la premisa que ambos son un producto que conlleva un proceso metódico que fija objetivos y metas específicas. En ambos casos, se da la planeación, la estrategia, los actores, el presupuesto, los tiempos, las adversidades, la competencia y el día de las elecciones se compara al día del estreno, porque ese día se define si triunfas o fracasas. La disciplina de un proceso se aplica no solo en el marketing político sino en la vida personal.


C&E– En noviembre ganaste el premio Reed a consultora revelación ¿cómo te hace sentir eso?

KV- En realidad yo no me esperaba un reconocimiento, pienso que cuando alguien reconoce a otro en su trabajo, en su talento y logros, existe generosidad de quien reconoce, un medio como el de ustedes tiene mucha responsabilidad al otorgar premios a los actores de la comunicación política ya que no se vale reconocer a quien no lo me- rece. Yo agradezco profundamente a Campaigns & Elections el haberme distinguido con el Reed Latino a consultora revelación, este reconocimiento es motivante, pero son los logros diarios alcanzando las metas establecidas, con estrategias asertivas y piezas de comunicación efectivas, lo que me da satisfacción y me impulsa a hacer cada vez mejor mi trabajo. No estoy esperando un reconocimiento externo porque cuando alcanzas tus metas establecidas en tus campañas, en tu comunicación, en tus piezas producidas, cuando vas viendo lo que te propusiste, me da la certeza de que esa es la mejor satisfacción.


C&E- Vamos a platicar de tu forma de trabajo ¿Qué hace Kathia cuando recibe una llamada sobre una propuesta para dirigir una campaña?


KV- Hay que investigar, hay que saber quién te está invitando a trabajar, tienes que saber perfectamente con quién te vas a casar en ese proyecto y hay una responsabilidad grande para poder elegir con quién trabajas y me guío por principio: debo de creer en mi clientes como él debe de creer en mí, si no hay empatía y diálogo de confianza no hay cliente. Debe darse una comunión de confianza entre el cliente y el estratega; me gusta conocer su trayectoria, de su familia, sus méritos y si el proyecto que quiere llevar a cabo es honesto, lo tomo. En estas épocas debemos elegir cuidadosamente a quién podemos hacer ganar, porque estamos comunicando valores y mensajes de ese candidato o candidata, a miles y miles de hombres, mujeres. Me gusta saber que estoy diciendo la verdad, eso me permite dormir tranquila.

C&E- En razón de lo que me dices ¿ya te ha tocado tener que rechazar campañas atractivas por el ofrecimiento económico o por lo mediáticamente importantes?


KV- Sí. He tenido que decir, muchas gracias pero estoy muy ocupada.


C&E- A juzgar por tus expresiones las personas son muy importantes en tu vida, algunos consultores no ven personas sino votantes y números ¿cómo llegas a asumir esa filosofía o ya formaba parte de ti?


KV- Desde todos los ámbitos de mi vida tomo a las personas como lo más importante; donde todos merecemos un trato de respeto, donde el ser humano no puede pasar a segundo o tercer término y está en el individuo la responsabilidad de vivir con valores para poder compartirlos socialmente. Estamos actualmente en una crisis de credibilidad, confianza e indiferencia hacia las instituciones y las personas, debemos recuperar las reglas básicas de convivencia, de amabilidad. Al final del día me enfoco en el ser humano al que le estoy dando un mensaje y cuando me pongo empática es cuando mejor comunico a mi cliente, es fundamental hablar a las personas con una estrategia de comunicación.

C&E- Frente a la crisis que atraviesa el país, tengo la impresión de que percibes a tu trabajo como una forma de contribución a la sociedad ¿es correcta la apreciación?


KV- Correcto. Un trabajo sin un fin último superior a los resultados mediatos, no tiene trascendencia más allá de los pesos, para mí existe la responsabilidad hacia las personas que impacto en cada mensaje, estoy contribuyendo a la sociedad con mi grano de arena, desde la óptica de valores y de ser honesta porque necesito ser congruente.


C&E- Háblanos de las campañas en las que te ha tocado estar al frente.

KV- Tengo cuatro años desde que inicie en el marketing político y prácticamente y han sido siete campañas, la primera campaña fue en Baja California Sur, fue una gran experiencia porque llegamos a 30 días de la elección, ahí decidí que no debes tomar una campaña con tan corto tiempo ya que tus posibilidades se nulifican, fue un gran ensayo práctico para mí, y después fui a Colombia, a Bogotá, donde ganamos la alcaldía que está actualmente en gobierno.


C&E- ¿Cómo fue hacer campaña en Colombia supongo que era un contexto parcialmente desconocido?

KV- El reto mayor que he tenido que superar, es el machismo que todavía existe en México y Latinoamérica cuando tienen a una consultora enfrente. A las mujeres nos ha tocado picar piedra, porque persisten algunas creencias sobre nuestras capacidades, inteligencia, visión, origen, edad, etc. Una frase que he escuchado recurrente -“Tengo 40 años haciendo campañas, qué nos vas a venir a decir para ganar, que no hayamos intentado ya?”- Referente al contexto, hay que ir mas allá de las diferencias sociales o culturales del país, hay que poner al ciudadano en el centro de la comunicación y tropicalizando los mensajes.


Es importante diagnosticar que siente y piensa la gente: si tiene miedo, ánimo, si desea cambio o continuidad, mejorar o preservar lo que tiene, entonces se hacen lecturas rápidas que se validan con mediciones.


C&E- ¿Te has enfrentado a eso?

KV- Si, en muchas ocasiones. Si están mis compañeros hombres de la misma firma, se dirigen a ellos, tratan con ellos, la pregunta la dirigen a ellos, he estado en reuniones donde se manejan con el principio de machos alfa. En alguna campaña presuponían que yo solo operaba lo que la cabeza de la empresa me indicaba, en esos casos, como estratega hago spin y dejo que piensen que otro es el estratega así no soy sujeto de ataques. Bajo perfil. No me interesa tener un protagonismo en las campa- ñas hacia fuera lo que realmente me im- porta es empoderarme para sentar bases de orden al interior para que todo el equipo comience a disciplinarse y a seguir la estrategia, a cargo de una mujer mexicana.


C&E- ¿Esa actitud es la que te llevó a decidir coordinar la campaña de una mujer candidata al gobierno de Guerrero, un estado con condiciones adversas, en donde incluso se habla de que las votaciones están en riesgo en algunas zonas?


KV- Sí, definitivamente lo tuve que pensar. Todas las condiciones que comentas existen, son reales y me hizo pensarlo. Y quien me convenció fue la misma Beatriz Mojica, cuando hablo con ella y me expone. Sé quién es su familia, empiezo a conocer y aprender de ella y me dice: “sé solidaria con las mujeres, una mujer me va a entender mejor que un hombre”. Ella es de familia afro mexicana y tiene una trayectoria de lucha, de retos, de ir en contra. Coincidimos mucho en trayectoria, y ahí me convence ella, en el discurso de sé solidaria con las mujeres, sé que nos vas a ayudar. Yo le dije tienes razón. Vamos a hacerlo. Es todo un reto.


C&E- Cuando se habla de tu trabajo se dice que eres muy meticulosa ¿eso quizá está relacionado con tu formación como productora de cine, en donde el detalle debe ser muy cuidado?


KV- Es correcto. Yo tengo una frase que siempre he dicho: el detalle hace la diferencia. El detalle te hace ganar o perder, el detalle te hace lucirte o deslucirte, soy muy meticulosa, soy muy exigente. También dicen que soy de un carácter tremendo. Soy muy exigente en las campañas. Mis clientes pueden constatar que se necesita mucho carácter para imponerte a decisiones de otro orden, más allá del estratégico y del obligado. Hay otros intereses, otras decisiones donde hay que imponerse a tiempo. Para mí lo meticuloso, el detalle, el tiempo y la disciplina son fundamentales. El consultor que no puede imponer la estrategia y más bien cede a lo que quiere el cliente, no es un buen consultor. Yo he visto mucho colegas que hacen lo que el cliente les pide y eso no es consultoría.


C&E- ¿Qué consejos a los muchachos que buscan comenzar a hacer carrera en la consultoría política?

KV- Como todos, yo empecé de cero. El tema es que he visto jovencitos que llegan con aspiraciones de ser directores y dueños de la empresa en su primer trabajo. Es una regla que me hace entender bien lo que está pasando entre las universidades, y las visiones emprendedoras de “tú eres el dueño del mundo”. Estas universidades donde tú eres tu propio jefe y tú puedes ganar lo que quieras, y sí claro, siempre y cuando tengas la experiencia y seas un chingón... les faltó decir eso. La oportunidad que tienes como joven es empezar, tomar las oportunidades de trabajo que tengas porque las personas que empiezas a tratar hoy, mañana no sabes dónde te las encuentras. El mundo es tan chiquito que lo mejor es tratar bien. Hazlo bien desde tu primer día porque no sabes cómo te da vueltas el mundo. Otro asunto es también que no hay proceso que se salte ninguna etapa, y cuando te la saltas te cobra, entonces a los jóvenes les digo: el proceso del éxito lleva pasos claros, y si se los quieren saltar se van a tropezar.


Kathia Venegas no concibe el mundo del marketing político ajeno a la crisis social que se vive en algunos aspectos en el país, por eso no deja pasar la oportunidad para hacer un llamado a la paciencia: “No debemos de perder algo que está pasando en México, queremos hacer todo perfecto y tenemos una gran capacidad de desilusión ante lo imperfecto. Tenemos una angustia por el desorden y el mundo es un des- orden, estos aspectos los veo en muchos ámbitos, en los jóvenes, en mi trabajo, en la familia, en los amigos, en los gobiernos, en la sociedad. Veo hoy más que nunca una gran desilusión frente a la imperfección, tenemos que saber que las cosas no son perfectas. Tenemos que aprender a frustrarnos, aprender a ser pacientes. Veo una agresión palpante y galopante en las calles y creo que hoy el mensaje debe ser: queremos la perfección pero tenemos que aprender a vivir con la frustración”. C&E



Contacto C&E

Siguenos en redes

Copyright © C&E Campaigns & Elections México 2020

  • Facebook
  • Twitter Social Icon
  • YouTube Social  Icon
  • Instagram Social Icon

Suscríbete  C&E

Suscríbete por un año a la revista C&E Campaigns & Elections México por $300.00 MN. Y recibe la versión digital antes que nadie.  Y la versión impresa hasta tu hogar u oficina. 

(Oferta valida sólo para México, el resto de Iberoamérica recibirá sólo la versión digital)