Laura Dorantes. Diputada local



C&E. Cuando una mujer entra a la política, cambia la mujer. Cuando entran muchas, cambia la política”, con esta frase de la reconocida política Michelle Bachelet, la diputada local por Querétaro, Laura Dorantes, se presenta en Twitter. Con esta misma frase recalca la importancia de la inclusión del poder femenino en la esfera política y pública, una representación que aún no llega a su ideal, pero que ha dado pasos importantes. En Campaigns & Elections, la panista comparte su opinión sobre el papel de las mujeres en política, sus obstáculos y los avances que son, hoy por hoy, motivo de orgullo.


¿En qué momento descubriste que tu camino era la incidencia pública?

En mi adolescencia, me encontraba cursando mi último semestre de preparatoria y me comenzó a interesar la política; recuerdo que el proceso electoral de 2006, específicamente el debate presidencial, despertó un interés en mí y descubrí que participar en política te da la posibilidad de ayudar a los demás, de defender causas y de servir a la comunidad.


¿Cómo fueron tus inicios en la política?

La verdad yo empecé desde abajo, tocando puerta por puerta y creando una pequeña estructura de mujeres, que con el tiempo y mucho trabajo y dedicación fue creciendo y consolidándose. En la administración pública mi primera responsabilidad fue en giras y logística y de ahí fui creciendo hasta llegar aquí.


¿Quién es tu inspiración?

Michelle Obama, Margaret Thatcher, Frida Khalo, por auténtica y por supuesto mi mamá, Angélica Castillo, quien ante todas las adversidades siempre vio por nosotros y nos sacó adelante a mí y a mis hermanos. Para mí, ellas son un ejemplo de perseverancia. Sus vidas nos muestran que cuando te propones algo, lo logras con mucha dedicación.



¿Qué tan difícil es para una mujer estar en política? Cuéntanos una anécdota al respecto positiva o negativa.

Sí he tenido algunos momentos muy complicados en mi vida política por cuestión de género y aunado a eso porque soy joven. Considero que aún es muy frecuente que el éxito de las mujeres sea puesto en tela de juicio, sin embargo, estoy convencida que ante cada cuestionamiento o ataque respondemos con trabajo y resultados.


¿Sufriste alguna vez discriminación profesional por tu género?

He experimentado situaciones en las cuales es cuestionada mi capacidad. Como mujeres nos cuesta el triple que reconozcan la labor que realizamos.


¿Es más difícil hacer equipo con los hombres o con las mujeres?

En política debemos entender que no se trata de una lucha de género; no somos hombres contra mujeres. Debemos partir del fundamento que somos seres humanos y debe prevalecer la voluntad de diálogo y de hacer equipo para entregarle a los ciudadanos los mejores resultados.


¿En qué momento te has sentido apoyada por el género opuesto?

En los cerca de 13 años que tengo trabajando en el servicio público he coincidido con grandes políticos. Por ejemplo, en mi gestión como regidora en el Municipio de Corregidora siempre conté con el respaldo del alcalde Mauricio Kuri, actual Gobernador de Querétaro. En mi actual responsabilidad como Diputada he contado con el apoyo de las y los diputados en las iniciativas que he presentado. Y por supuesto cuento con un apoyo enorme de mi esposo Agustín, quien me apoya en todo y del cual aprendo todos los días.



¿Por qué es importante tener más mujeres en el poder?

Las mujeres tenemos virtudes como la sensibilidad, lo que facilita nuestro interés por abonar en la política. Como dice Michelle Bachelet: “Cuando una mujer entra a la política, cambia la mujer. Cuando entran muchas, la política cambia.”


Hoy con la cuota de género hay la misma cantidad de mujeres y hombres en puestos públicos, ¿Crees que esto se ha visto reflejado en un mayor bienestar para la mujer de a pie?

Considero que la cuota de género no tiene derecho de autor, es resultado de una lucha de muchas generaciones incluso de mujeres que ya no vivieron para palpar los resultados. En honor a esas mujeres, quienes hoy tenemos la gran oportunidad de ocupar un espacio de toma de decisiones también tenemos una responsabilidad aún mayor, una responsabilidad de demostrar que no estamos aquí para cubrir una cuota, que llegamos por nuestra capacidad y para transformar positivamente la vida de las personas. Las mujeres somos más empáticas con nuestro género, abanderamos nuestras causas y somos la voz de quienes no la tienen.


¿Cómo observas la desigualdad de género en México, en relación con América Latina y el mundo?

En México, a partir de la cuota de género hemos logrado asegurar la representatividad de las mujeres, y esto no sucede en todos los países, aún nos encontramos con parlamentos en los cuales las mujeres no son parte de forma equitativa, así que podemos decir que en nuestro país ha dado pasos agigantados que si bien tenemos muchos temas pendientes es tarea de todas seguir en la misma ruta y no permitir un retroceso.


¿Dónde o en qué tema ves más rezago en el país para las mujeres?

En todos los ámbitos sigue habiendo área de oportunidad, pero considero que la mayor brecha de desigualdad es la salarial.


¿Qué necesitan lograr las mujeres?

Conseguir ingresos más altos, un mejor acceso y control de los recursos y mayor seguridad.


¿Pueden las mujeres hacer equipo con el hombre en la política? ¿Cuéntame cómo lo has vivido tú?

Sí, por supuesto que podemos hacer equipo y de esta forma lograr mejores resultados. A mí me ha tocado trabajar con hombres desde que inicié y eso también me ha ayudado mucho a crecer profesionalmente, es importante que nos veamos con respeto y que le demos el valor que tiene al trabajo que realizamos sin ver si es hombre o mujer quien lo realiza.



¿Estamos listos para tener nuestra primera presidenta de México?

Claro que sí, desde hace mucho tiempo.


¿Qué características debe tener esa mujer?

Debe ser una mujer comprometida, que apueste por la unidad de las y los mexicanos. Que esté a la altura de los retos que tenemos como nación.


¿Cómo imaginas el México por el que luchas cada día?

Un país en el que las niñas, niños y adolescentes tengan garantizados sus derechos, gocen de una vida plena y tengan las mismas oportunidades.


Concretamente, ¿Cómo y cuánto incide tu trabajo en un cambio para la mujer mexicana?

Mi trabajo legislativo incide directamente en la vida de las personas, ya que está enfocado en lograr un piso mínimo de derechos para las niñas, niños y adolescentes. Infancia es destino, si imaginamos un México más próspero sólo se puede lograr de la mano de este grupo tan importante que es el presente y futuro de nuestro país. Debemos hacer todo lo posible por asegurar que nuestra niñez se desarrolle en el pleno ejercicio de sus derechos.


#100MujeresdePoder