Libia García. Secretaria de Gobierno de Guanajuato



C&E. Al convertirse en la primera mujer guanajuatense en ocupar la titularidad de la Secretaría de Gobernación, Libia García demuestra a otras que sí se puede ocupar los cargos de mayor responsabilidad al interior de un gobierno. Desde ahí, declara para Campaigns & Elections, trabaja con la niñez como mayor inspiración: “ a nuestra generación le toca entregar a las siguientes un México más justo e igualitario, donde las diferencias no sean motivo de discriminación sino de reconocimiento”. La ex legisladora local por Acción Nacional, reconoce en entrevista sobre el poder femenino en la esfera política del país, que cuando ve a una niña o niño sentirse capaz de conquistar sus sueños, “por grandes que sean”, renueva su compromiso de ayudarles a que así sea.


¿En qué momento descubriste que tu camino era la incidencia pública?

Desde que era niña, siempre supe la fuerza que tiene alzar la voz por aquello en lo que creemos y comencé en los espacios escolares a incidir, a representar a otros. Fui presidenta de alumnos de la universidad y desde muy joven comencé a participar en la política.


¿Cómo fueron tus inicios en la política?

En 2014 ingresé a Acción Nacional convencida de su filosofía humanista y como joven siempre fui una voz crítica, porque creo que cuestionar el estatus quo es una forma de seguir evolucionando, de encontrar nuevos caminos que nos acerquen con las causas ciudadanas. Me volví una estudiosa de la doctrina del PAN y luego me certifiqué como Capacitadora Nacional, principalmente de otros jóvenes, porque la preparación es fundamental para que la política evolucione y cumpla su verdadero fin.


¿Quién es tu inspiración?

Mis hijos en particular, la niñez en general, porque creo en la corresponsabilidad solidaria y a nuestra generación le toca entregar a ellas y ellos un México más justo e igualitario, donde las diferencias no sean motivo de discriminación sino de reconocimiento. Cuando veo a una niña o niño sentirse capaz de conquistar sus sueños, por grandes que sean, me hace renovar mi compromiso porque así sea.



¿Qué tan difícil es para una mujer estar en política?

Mucho más difícil que para un hombre sin duda, y eso está mal, por eso muchas mujeres que nos antecedieron, y ahora nosotras, luchamos por la igualdad de oportunidades en el espacio público, las cosas han ido cambiando poco a poco pero aún falta camino por recorrer.


Cuéntanos una anécdota al respecto positiva o negativa.

Soy la primera mujer en ocupar la Secretaría de Gobierno de Guanajuato y cuando se dio mi nombramiento recibí el apoyo de muchas mujeres de otros partidos políticos, de la sociedad, lideresas de opinión y en lo que coincidimos es que con la llegada de una mujer rompiendo un techo de cristal, no hay un solo espacio donde no podamos -o debamos- estar, y ese es un mensaje poderoso. En otra ocasión una estudiante de preparatoria me buscó y al recibirla me dijo que ella siempre creyó que los puestos más altos del gobierno eran para hombres y que mi llegada le había hecho cuestionar su pensamiento, ya que ahora ella veía que no solo era posible sino necesario que las mujeres estuviéramos ahí. Y justo de eso se trata, de que todas crean y sepan que es posible.


¿Sufriste alguna vez discriminación profesional por tu género?

Muchas veces pasó que los temas que como mujeres poníamos en la agenda pública eran minimizados por algunos actores políticos. Yo por ejemplo, siendo legisladora impulsé el Programa Estatal de Protección a la Lactancia Materna, la Ley Olimpia que sanciona la Violencia Digital y las reformas de paridad en todo, y hubo momentos en los que se decía por parte de algunos compañeros que había temas más importantes por legislar. Claro porque estas reformas representan un beneficio para las mujeres, pero al final fueron reformas que salieron avantes y representaron un reto y una oportunidad de seguir mostrando que nuestras voces son valiosas.


¿Es más difícil a hacer equipo con los hombres o con las mujeres?

Para mi no es difícil hacer equipo con ninguno. En mi camino en la política he encontrado mujeres y hombres con visión, con liderazgo, como nuestro gobernador Diego Sinhue, quien cree en la igualdad y la práctica a diario; y también me he encontrado con mujeres y hombres que replican micro y macro machismos, pero yo creo en el diálogo como elemento esencial de la política, e incluso esos casos, han representado oportunidades para visibilizar cuando una conducta o acción va en contra de nuestros derechos.


¿En qué momento te has sentido apoyada por el género opuesto?

En incontables ocasiones, en mi labor como Secretaria de Gobierno y Coordinadora del Eje de Seguridad trabajo con muchos compañeros de gabinete e instancias de otros niveles de gobierno, normalmente varones, que respetan mi visión y saben trabajar como iguales, reconociendo que hay mucho que podemos aportar. Cuando tu gobierno es encabezado por una persona que no hace distinciones de género, como nuestro gobernador en Guanajuato, todo permea así y hay un valor real a lo que haces.


¿Por qué es importante tener más mujeres en el poder?

Porque representamos más de la mitad de la población, es lo justo. Nuestra presencia es importante porque tenemos una agenda propia, una voz que debe ser tomada en cuenta en las decisiones importantes y porque también a nosotras nos impactan las políticas públicas, por eso nuestra visión es indispensable.


"Soy la primera mujer en ocupar la Secretaría de Gobierno de Guanajuato y cuando se dio mi nombramiento recibí el apoyo de muchas mujeres de otros partidos políticos, de la sociedad y lideresas de opinión".


Hoy con la cuota de género hay la misma cantidad de mujeres y hombres en puestos públicos, ¿Crees que esto se ha visto reflejado en un mayor bienestar para la mujer de a pie?

Sí lo creo. Hoy vemos como en los congresos se discuten temas que antes eran inimaginables porque eran hombres los que tomaban las decisiones. Temas como los derechos de las mujeres, la conciliación trabajo-vida familiar, la violencia de género y la igualdad sustantiva no hubieran sido posibles sin nosotras presentes. En los gabinetes también hemos trabajado por los derechos de otras mujeres porque nos reconocemos en las otras, gobernar con un sentido de sororidad.


¿Cómo observas la desigualdad de género en México, en relación a América Latina y en el mundo?

En los últimos años hemos dado pasos muy importantes que nos colocan en una posición importante con respecto a los países de la región, sin embargo en todos ellos hay una característica común, las reglas de paridad han logrado que más mujeres participen en los espacios públicos pero también se han puesto de manifiesto las barreras reales al ejercicio de su liderazgo, un claro ejemplo es que los espacios de mayor incidencia siguen reservados mayoritariamente para hombres: dirigencias de partidos políticos, coordinaciones parlamentarias, juntas de coordinación política, gabinetes ejecutivos, magistraturas, lo que nos muestra que aún hay mucho por hacer.


#100MujeresdePoder