1024X160PONTE-VIVO_LAVADO.jpg

Liébano Sáenz y Federico Berrueto Y ahora… ¿qué sigue?



Son las 7 de la noche del 2 de julio. Las encuestas de salida marcan un claro ganador. Andrés Manuel López Obrador será declarado en los medios de comunicación nacionales, justo una hora después, el nuevo presidente de México. Liébano Sáenz y Federico Berrueto tienen en la mano la encuesta que ha hecho gabinete de Comunicación Estratégica. Sus cortes, realizados cada hora desde que abrieron las casillas, nunca arrojaron un resultado diferente. López Obrador, en su tercer intento, no ganó... arrasó. Lo hizo a nivel nacional y con la mayoría de los estados en pelea.


“Las reglas de la política en México, cambiarán. Sin duda alguna”, afirma Líebano Sáenz mientras que a esa hora, desde el piso 17 de una de las torres más modernas y altas de la Avenida Reforma en la capital mexicana, no se vislumbra movimiento en El Ángel para celebrar el triunfo de MORENA.




Al lado de Líebano, Federico Berrueto , asiente la afirmación. Entre los dos, se atreven tras la pregunta a darnos una radiografía de lo que fue cada uno de los cuatro aspirantes presidenciales. Una definición que además de definirlos, desnuda el porqué cada quién obtuvo sus números finales:


Campaigns and Elections (CE).- ¿Quién fue Andrés Manuel López Obrador en esta elección?


Liébano Saénz (LS).- Andrés tuvo la habilidad de entender muy bien el momento del país y el suyo propio. Hacer la lucha contra la corrupción fue un acierto. No dejó que nadie le compitiera en ese tema. Su éxito se debió a la claridad de objetivos y la disciplina para no desviar la ruta. El entorno le favoreció y esto explica que de principio a fin haya dominado la contienda, que sus competidores se hayan ocupado más en competir entre ellos mismos contribuyó al éxito.


CE.- ¿Quién fue José Antonio Meade?

Federico Berrueto (FB).- Un candidato que tuvo que enfrentar las dificultades de ser el candidato del partido gobernante en un momento de crisis de consenso sobre lo existente. Su campaña fue de menos a más en condiciones muy complicadas por el entorno y el desprestigio del PRI por el desgaste del gobierno.


LS.- En otras circunstancias hubiera sido un candidato exitoso. Tiene la satisfacción del deber cumplido en condiciones críticas y adversas. En todo caso el problema no es para él, sino para el PRI por los resultados de la elección y el nuevo mapa del poder no sólo en los Estados donde compitió para ganar el Ejecutivo local y el Congreso, sino en el conjunto del país.



CE.- ¿Qué pasó entonces con Ricardo Anaya?

LS.- Enfrentó la embestida del gobierno y del partido gobernante. La comunicación fue buena dadas las circunstancias, sobre todo, por la razón de ser candidato de fuerzas políticas con posturas encontradas en muchos temas.


Fue quien mejor pudo comunicar; la publicidad fue razonablemente buena.


Sus dificultades se remontan al tema de la honestidad. Las heridas de batalla para ganar la candidatura y la campaña en su contra le impidió crecer y en otro contexto pudo haber disputado el triunfo en la elección presidencial. Los triunfos de su partido en las elecciones de gobernador le dan espacio, pero fue un error en centrar su atención en el PRI y no en el candidato con la mayoría de las preferencias..


CE.- Jaime Rodríguez Calderón, ¿Qué pasó con él?. ¿Por qué no hubo “Efecto Bronco”?

FB.- Fue de menos a más. A partir del tercer debate su campaña obtuvo un impulso. No pudo permear su mensaje antipartidista. Compitió con AMLO en la presentación de un proyecto disruptivo contrario al orden de cosas y en su caso, contra el sistema de partidos. La votación obtenida, como candidato independiente, también debe apreciarse como un logro, aunque en una elección sólo importa el triunfo, no el desempeño.


C&E. ¿Qué ha pasado con Gabinete de Comunicación Estratégica desde la última vez que platicaron con Campaigns and Elections?


LS. Ha pasado mucho en el país y ha pasado mucho en nuestra organización. Para nosotros las elecciones de 2015 de Nuevo León fueron un punto de quiebre, una llamada de atención no sólo a partidos, gobiernos y candidatos, también a las empresas especializadas en campañas y en consultoría en comunicación. Las elecciones de 2015 en una de las entidades más avanzadas y politizadas del país mostraron que había tenido lugar un cambio profundo de la sociedad mexicana. Para una empresa como lo nuestra el desafío fue utilizar mejor la investigación y revisar los métodos, técnicas y conceptos de investigación.


Vimos una actitud de los actores políticos y autoridades en minimizar los acontecimientos, también complacencia por parte de las empresas de investigación que no pudieron anticipar ni siquiera de manera aproximada la magnitud del triunfo de un candidato sin partido.


FB.- En Nuevo León fuimos testigos de lo que ocurrió en la elección del 1º de julio, fue una forma de rebelión social por la insatisfacción con el orden de cosas. En Nuevo León ocurrió frente a un gobierno muy exitoso en dos temas fundamentales: economía y seguridad. Sin embargo, la exigencia ciudadana de partidos y gobiernos más próximo a la gente y, particularmente, la percepción de descuido en el manejo de los recurso públicos o corrupción movilizaba a la población a votar de manera radicalmente distinta respecto al pasado.


GABINETE DE COMUNICACIÓN

ESTRATÉGICA DE CARA AL FUTURO


La noche ha caído en la CDMX. Desde la altura, millones de luces iluminan la capital del país. El resultado electoral no ha tomado por sorpresa a las cabezas de Gabinete de Comunicación. Liébano y Federico se muestran tranquilos. Ellos, resumen, se dedicaron desde hace 3 años a trabajar en el futuro de su empresa para convertirla en la más fuerte en su tipo en América Latina, a fin de que más allá de lo político, Gabinete tenga vida empresarial.


“En el país la situación fue igualmente de desencanto y eso explica el triunfo de López Obrador y Morena. Para nosotros no fue sorpresa, ni el resultado, ni la resistencia de sus competidores a prever lo que venía”, dice Federico Liébano Sáenz al tiempo de que agrega, “las decisiones que tomamos desde 2015 fueron tres: primero, desarrollar una línea de negocio asociada a la comunicación digital y para ello creamos Valor Agregado Digital. Se solicitó una concesión al IFETEL para incursionar en el mercado digital ofertando el llamado triple play con énfasis en internet y después de muchas dificultades y retos tenemos la satisfacción de estar 100% operables. Segundo, ampliar nuestra oferta de servicios de comunicación estratégica para el sector privado y redefinir la consultoría para campañas electorales o institucionales del sector público. Y tercero, invertir en proyectos de investigación de vanguardia en temas como prospectiva, humor social, valores y cohesión social, así como el desarrollo de indicadores de usuarios de servicios. Asimismo, utilizar la comunicación digital como medio para el desarrollo de estudios y mejor conocimiento de audiencias, públicos y ciudadanos”.


Liébano asegura que en esos tres rubros han avanzado de manera importante. Reconoce así que el país cambió, como se advierte en el desenlace de las elecciones con un triunfo claro por López Obrador y su partido, así como por la polémica que le acompaña. A GCE, remata, no le toma por sorpresa porque se anticiparon a lo que venía.



CE.- Además de su trabajo como encuestadores y estrategas de temas electorales y de gobierno, lo cual los ha llevado a ser una de las empresas más reconocidas en su ramo en América Latina, han sumado a su cartera de clientes trabajos para empresas comerciales, lo cual habla de una expansión por parte de la empresa. ¿Cómo ha sido esta evolución?


LS.- Efectivamente, así lo hemos hecho y estamos muy satisfechos con lo alcanzado y vamos por más.


Hay una demanda creciente de servicios de consultoría en materia de comunicación por las empresas grandes y medianas, así como por las asociaciones que éstas integran. De momento se advierte la necesidad de cuidar la imagen y el tema de reputación en un entorno de creciente controversia sobre lo que hacen las empresas.


Nosotros combinamos experiencia en esta materia y evolucionar hacia este mercado no ha sido difícil o complicado. En realidad hacemos lo mismo con ajustes menores en cuanto a propósito y marco conceptual. La comunicación es única, se trate de un particular, un candidato en campaña o una autoridad que pretende mejorar su relación con sus gobernados.


Lo que viene hacia delante requerirá más esfuerzo y más trabajo de las empresas para hacer frente a los retos que la realidad presenta. Recuérdese el problema que tuvo recientemente Facebook por los servicios concedidos a Cambridge Analytica. Ha sido la crisis mayor y puso en riesgo a la empresa. Salió bien librada porque tuvo una buena estrategia de comunicación. Ahora bien, un entorno de negocios y un gobierno como el que viene demanda de parte de éstas, actuar con sentido de prospectiva y mejorar en el manejo corporativo, en su desempeño y, desde luego, también en la comunicación.

<