Chiles_720x300.png

¿Quién es Luis Fernando Salazar?



Luis Fernando Salazar es un coahuilense, lagunero, esposo, padre de familia, santista que ama profundamente Coahuila y a su país. Me defino como un hombre de retos que va de frente, un hombre que no se detiene, que no se rinde. Soy una peronsa consciente de que soy responsable de todo lo que ocurre en mi vida y eso me da el poder y el control de cambiar las circunstancias que me rodean.


C&E: ¿Cómo te defines?


Me defino como un hombre de retos que siempre busca superarse a sí mismo, convertirme en un mejor ser humano y mejor persona. Me defino sobre todo como alguien que ama profundamente a su familia y a su patria.


C&E: ¿Qué te motivó a dedicarte a la política?


Luis Fernándo Sálazar (FS):La primera vez que voté fue en el año 1997, había escuchado a mis padres hablar de la crisis que vivía nuestro país, de falta de democracia, de un régimen que buscaba perpetuarse sobre una desigualdad galopante. Desde entonces decidí participar en política, para cambiar las cosas, porqué participar es transformar.


Me impliqué en aquella campaña para sacar al PRI de Torreón, lo logramos. El problema es que 25 años después el PRI, con toda su corrupción y toda su impunidad, sigue gobernando el estado de Coahuila.


Por eso sigo activo, para cambiar las cosas, para darle una realidad distinta a las personas y para hacer de mi estado y de mi país un mejor lugar para vivir.


C&E: ¿Tu sueño más grande?


FS: Sacar al PRI Coahuila.


C&E: ¿Tu inspiración?


FS: Mis hijos


C&E: ¿Qué es el Moreirato?


FS: El moreirato es un sinónimo de muchas cosas y todas ellas terribles: el moreirato es corrupción, es impunidad, es megadeuda… el moreirato es violencia, delincuencia, inseguridad… el moreirato es falta de salud, es falta de empleo... el moreirato son miles de personas desaparecidas.El moreirato, en definitiva, es el cáncer de Coahuila.


C&E: ¿Qué consecuencias implicó el Moreirato para Coahuila?


FS: Las consecuencias del Moreirato han sido terribles, han perdido oportunidades para los jóvenes, para que lleguen inversiones al estado, hemos perdido inversión pública, hemos perdido capacidad de atención en salud hospitalaria y sobre todo hemos perdido capacidad de implementar desarrollo innovación, creatividad a un estado que tendría que ser mucho más moderno y con muchas mejores oportunidades. La principal consecuencia del moreirato es un retroceso terrible en Coahuila que presenta hoy índices de desarrollo muy por debajo del resto de estados del norte.


C&E: ¿Qué efecto ha tenido la Megadeuda en Coahuila a lo largo de los años?


FS: Un efecto devastador porque tuvo implicaciones en materia de seguridad, en materia de salud, en materia de empleo y sobre todo en términos presupuestarios.


Coahuila tiene un presupuesto de 56,888 millones de pesos, hemos pagado en los últimos 11 años 40,000 millones de pesos por concepto de intereses de la deuda y hoy seguimos debiendo 38,000 millones de pesos, es decir, no hemos abonado nada de la deuda que se contrajo hace once años.


La cantidad de recursos que debemos destinar del erario público a pagar la megadeuda de los Moreira es el lastre que mantiene a nuestra tierra sin desarrollo ni oportunidades.



C&E: ¿Cómo has enfrentado a los Moreira?


FS: Con todo lo que he podido y de muchas maneras. En 2011inicié un movimiento que se llamaba “Que pague Moreira” en el que buscamos socializar el terrible problema de subdesarrollo al que abocaba la megadeuda a nuestro estado. Esa iniciativa la impulsamos de la mano con la ciudadanía, explicando lo ocurrido, recorriendo cada rincón del estado, informando a la gente que de la noche a la mañana y por culpa de los Moreira los coahuilenses amanecimos endeudados con 13,000 MXN per cápita. Es decir, cada ciudadano de Coahuila, incluidos los menores de edad, debíamos 13,000 MXN por la deuda contraída por los Moreira para enriquecerse y financiar sus campañas. Defendí que esto había sido producto de un acto de corrupción y que no podíamos no responsabilizar a los culpables.


Durante todo el tiempo, desde que se materializó la megadeuda y hasta la actualidad, siempre he exigido justicia. Incluso a título personal denuncié penalmente a Humberto y a Rubén Moreira ante la Procuraduría General de la República. Pero fui aún más lejos, incluso defendí nuestra tierra en Estados Unidos, allí inicié un reclamo para que nos devolvieran el dinero incautado el ex tesorero de de los Moreira; Javier Villarreal detenido en el país vecino.


Han sido una larga lucha y un sinfín de batallas: denuncias, ataques personales y hasta amenazas, pero seguimos de pie y haremos justicia.


C&E: ¿Qué reto implicó enfrentarlos?


FS: Un brutal acoso en contra de mi persona, difamaciones, noticias falsas, amenazas, de todo… Pero ese el costo que tiene denunciar a una dictadura que corrompe instituciones y lastima al pueblo. Al que enfrenta a un dictador le echan el aparato del estado encima para intimidarlo, siempre supe que buscarían intimidarme y que tocaba resistir, pero tengo la convicción que el que resiste vence.


A diferencia de muchos yo nunca me fui de Coahuila, aquí he estado los últimos años, en pie y luchando permanentemente en contra de la corrupción de los Moreira y del PRI.



C&E: ¿Por qué dejaste el PAN y te fuiste a MORENA?


FS: El PAN de Coahuila en los 90 representó la esperanza de cambio. Milité a lado de un hombre que logró sacar al PRI de Torreón y creí que desde ahí podíamos construir un estado y un país plenamente democráticos.


Sí, milité en el PAN, pero cuando eso en Coahuila significaba defender la democracia, combatir la corrupción y enfrentar la impunidad. Pero hace tiempo que el PAN ya no significa ni democracia, ni libertad, ni combate a la corrupción. No significa eso ya ni en Coahuila ni en ningún lugar de México, se volvieron todo aquello que juraron enfrentar. Una prueba de eso es que hoy el PAN es el aliado político del PRI.


Déjame poner algunos ejemplos, el último día de su gobierno el presidente Felipe Calderón exoneró a Humberto Moreira de todos sus delitos. Ricardo Anaya, atentó contra cualquier valor democrático y se impuso a sís mismo como candidato. Pero en Coahuila, Marcelo Torres fue más allá, traicionó todos los años de lucha contra el moreirato y pactó con ellos a cambio de la Presidencia del Congreso, se echó a los brazos del PRI y dilapidó todo aquello que habíamos construido. No te imaginas lo que duele ver a tus compañeros apoyando abiertamente al gobernador priista que se había robado la elección de 2017.


En resumen, sigo enfrentando la corrupción y la impunidad, lo hago desde MORENA que es quién representa esos principios en México. Yo no me he movido, sigo luchando por la democracia en Coahuila.


C&E: ¿Qué sigue para Coahuila?


FS: Después de casi 100 años de régimen priista en Coahuila sigue que el pueblo despierte, acabar con la injusticia, terminar con la desigualdad, acabar con la impunidad y derrotar a los Moreira. Lo que sigue para Coahuila es que llegue la alternancia y la cuarta transformación con un gobierno que no mienta, que no robe y que no traicione al pueblo.


C&E: Entonces ¿Cree que la 4T llegará a Coahuila?


FS: ¡La 4T ya llegó a Coahuila! Lo que pasa es que los corruptos que siguen en el poder aún no se han dado cuenta, pero la transformación ya tocó sus puertas. Somos una ola de esperanza que los va a arrasar, un tsunami que los va a sacudir.


La transformación ya llegó a Coahuila, ahora sólo falta sacar a los Moreira, pero de que se van ¡se van!



C&E: ¿Cómo ves la presidencial en el 2024?


FS: En el 2024 veo a Morena ganando la Presidencia de la República contundentemente, veo la continuidad de la cuarta transformación, de los principios y las bases que sentó López Obrador. El presidente va a concluir su mandato en el 2024, pero su legado va a continuar, vamos a seguir con un gobierno honesto que combata la corrupción, que no mienta, que no robe y que no traicione al pueblo de México.


Es inevitable, la oposición está moralmente derrotada, vamos a seguir demostrando que se pude hacer política de otra manera y que podemos seguir transformando a México en profundidad.


C&E: ¿Qué es Modern Day Knight Project?


FS: En mi afán por construirme y tener más herramientas que me hagan mejor persona, hace 2 años descubrí un programa que integran hombres física y mentalmente muy preparados formados en los Navy Seal, la US Navy y el SWAT. Se trata de un programa de entrenamiento para superar un reto físico y mental de 75 horas de duración con el afán de reiniciarte física, mental y emocionalmente para poder enfrentar cualquier reto con mayor entereza y dispuesto a superarlo.


C&E: ¿Qué fue lo más difícil?


FS: Todo el reto es muy difícil y muy complicado, son 75 horas continuas sin dormir, te dan espacios de 2 horas de descanso promedio al día y una sola alimentación. Pero lo más difícil fue superar mis propios límites, los límites que como seres humanos, nos vamos a auto imponiendo. Superar la incomodidad, el dolor y el cansancio, superar ese momento en que el cuerpo te dice -ya no puedo más- ese momento en que la mente y el espíritu te hacen dar un paso adelante para salir victorioso.


C&E: ¿Qué enseñanza te dejó esta experiencia?


FS: Descubrí que soy responsable de todas las circunstancias que ocurren en mi vida y al reconocer esta responsabilidad me doy cuenta que tengo el poder y el control de cambiarlas. Otra cosa que descubrí y me dejó muy en claro, es que tenemos que proteger a quienes no pueden protegerse por sí mismos, que siempre tienes que dejar mejor a las personas de como las encontraste, y lo último; descubrí que tenemos que tener todos los seres humanos un alto propósito en la vida.


C&E: ¿Cuál es ese propósito para ti?


FS: Construir un mejor futuro para Coahuila y para sus familias. Sacar al PRI y a los Moreira y dejar un mejor estado para las futuras generaciones y para mis hijos.


C&E: Llevas años enfrentando al Moreirato y al PRI, una auténtica maquinaria electoral que lleva casi 100 años ininterrumpidos gobernando Coahuila ¿En qué te ayuda el reto Modern Day Knight Project para enfrentar la batalla electoral por Coahuila?


FS: Mi participación en ese desafío físico y mental tiene una gran correlación con el desafío político que suponer romper la dictadura de Coahuila, traer la alternancia a nuestra tierra, sacar a los Moreira y derrotar al PRI que lleva 100 años gobernando Coahuila con corrupción e impunidad.


Para ellos que se asumen indestructibles, invencibles, me he preparado para derrotarlos. Hoy está probado que puedo contra ellos y con cualquier reto que se me presente, porque no se va a interponer nada entre nosotros y la democracia en Coahuila.