La idea de “nueva normalidad” es un error de comunicación política



La comunicación política durante la pandemia debe ayudar a cambiar 3 hábitos de la población. Pero para lograrlo tiene que erradicar el concepto de “nueva normalidad”.


Por: Daniel Eskibel. La pandemia de coronavirus continúa acelerándose. El primer millón de contagios se produjo en tres meses pero el millón más reciente se alcanzó en apenas cuatro días. La enfermedad sigue siendo mortal y todavía no hay vacunas. Los efectos económicos, sociales y políticos también se aceleran y se van a sentir durante décadas.


En este contexto adverso tienen que tomar decisiones de alcance colectivo los gobernantes, los políticos, los empresarios, los científicos y los profesionales. Con un estrés, una incertidumbre y una urgencia sin precedentes. Y lo mismo ocurre con las decisiones de la vida cotidiana que tienen que tomar la totalidad de las personas.


Como humanidad estamos viviendo un período de excepción, una crisis, una situación transitoria e impredecible, una etapa nueva que jamás hemos vivido. Estamos viviendo un período completamente anormal, disruptivo, desconcertante. Hasta que no exista una vacuna contra la Covid-19, hasta que no termine la pandemia, hasta entonces todo será diferente, nada frecuente, nada habitual, nada conocido.


Todos nos hacemos la misma pregunta: ¿hasta cuándo?