Olga Patricia Sosa Ruiz. Exdiputada Federal


C&E. Abiertamente lo dice: aspiro a inspirar. Olga Patricia Sosa Ruiz, hoy militante del Movimiento de Regeneración Nacional, celebra que en estos últimos años, durante la llamada Cuarta Transformación, se haya aprobado la paridad de género en la administración pública mexicana, acción afirmativa que ha ayudado a más mujeres a ocupar cargos importantes para la toma de decisiones. Como legisladora, gracias a sus buenos oficios de conciliación, logró la aprobación de 19 iniciativas, muchas de las cuales están relacionadas con los derechos de las mujeres, “Muchos compañeros reconocen que México está cambiando”, comenta, sin embargo reconoce que falta más. A continuación la entrevista con Campaigns & Elections.


¿En qué momento descubriste que tu camino era la incidencia pública?

En la juventud, cuando empecé a asistir a los eventos de jóvenes y política fui consciente del poder transformador de la participación ciudadana, ahí nació mi interés de ayudar a abrir más oportunidades, especialmente para las mujeres, razonar en colectivo y ser cercana a las personas. Desde entonces no he parado de trabajar en los asuntos públicos y de hablar con la gente.

¿Cómo fueron tus inicios en la política?

Me invitaron a una regiduría suplente, la cual acepté con mucha alegría y compromiso, después tuve la oportunidad de trabajar en el Instituto de la Mujer a nivel municipal y posteriormente fui diputada local. En esa época afloró mi sensibilidad hacia la desigualdad de las mujeres en el plano social, económico, cultural y político, y también, la importancia de garantizar la seguridad pública.

¿Quién es tu inspiración?

Mis padres, siempre tendrán mi total admiración por su ejemplo de vida y por los valores que me inculcaron. Soy una persona que busca servir y ayudar a los demás, desde el aula donde fui maestra, en el congreso local o federal o en las calles donde me encuentro con la gente. Creo en el poder de inspirar a otras personas a ayudar. Aspiro a inspirar.




¿Qué tan difícil es para una mujer estar en política? Cuéntanos una anécdota al respecto positiva o negativa.

Creo que para todas el camino no ha sido fácil, hemos superado muchos obstáculos y faltan más. Somos herederas de las luchas sociales y políticas de las mujeres para abrir la sociedad y tener espacios de representación popular, hemos pasado de las cuotas de género a la paridad de género y hoy debatimos la realidad de la igualdad sustantiva. Como diputada local me bloquearon iniciativas que buscaban generar derechos para las mujeres, como candidata a diputada federal y a la presidencia municipal sufrí de violencia política y mediática en razón de género. Hemos remado a contracorriente por abrir más espacios para las mujeres y lo seguiremos haciendo.

¿Sufriste alguna vez discriminación profesional por tu género?

En muchos espacios, la cultura de la igualdad no es todavía una realidad, existen conductas y comportamientos discriminatorios, existen resistencias para abrir los espacios de decisión a la mujer; en Tamaulipas existe un rezago en materia de igualdad importante y hoy, me parece, la igualdad es una condición indispensable para tener una mejor sociedad.

¿Es más difícil hacer equipo con los hombres o con las mujeres?

Debemos hacer equipo con quien esté dispuesto a trabajar, con quienes tengan las capacidades para complementar los esfuerzos, pensando en el equilibrio y complementando opiniones e ideas para dar resultados.

¿En qué momento te has sentido apoyada por el género opuesto?

Al animar para no claudicar en las causas que me animan día con día. Te cito otros casos, en el Congreso Federal nuestros compañeros apoyaron la paridad que fue un hito en esta Cuarta transformación. También reconocimos la violencia política y la violencia digital, gracias a los buenos oficios de política de conciliación obtuve un total de 19 iniciativas aprobadas y eso fue posible con la participación de mis compañeros que entienden que México está cambiando.

¿Por qué es importante tener más mujeres en el poder?

Vivimos en tiempos de transformaciones y las mujeres somos partícipes de los cambios, abrir el poder a más mujeres conlleva abrir oportunidades para las futuras generaciones con trato más horizontal, más justo. Es importante valorar que estamos escribiendo una historia con igualdad.

¿Hoy con la cuota de género hay la misma cantidad de mujeres y hombres en puestos públicos, crees que esto se ha visto reflejado en un mayor bienestar para la mujer de a pie?

La agenda de género está siendo una realidad, las niñas tienen oportunidades educativas, hemos cambiado la consciencia de las jóvenes con su visión respecto a su proyecto de vida, visibilizamos las condiciones de las mujeres madres solteras y jefas de familia, la violencia que se padece en el hogar, escuela, trabajo. Y esto no es para decir que todo está bien, nos falta mucho por hacer, pero las mujeres pueden y podemos seguir participando, liberándonos del miedo, hay más confianza en cada una de nosotras y eso lo valoramos.

¿Cómo observas la desigualdad de género en México, en relación con América Latina y el mundo?

La CEPAL y ONU Mujeres nos dicen que debemos seguir trabajando, hay dos puntos que debemos revertir, los feminicidios y la brecha salarial. Hay o pueden existir otros temas, pero a mi parecer esos son dos temas fundamentales para México.



¿Dónde o en qué tema ves más rezago en el país para las mujeres?

La brecha salarial y laboral, así como la violencia de género y los feminicidios. Las mujeres necesitamos vivir seguras y tener empleo.

¿Qué necesitan lograr las mujeres?

Educar con igualdad, fomentar la participación de las mujeres e incluirlas en la toma de decisiones. El futuro de nuestra sociedad pasa por incorporar a más mujeres en el rumbo que tomemos.

¿Pueden las mujeres hacer equipo con el hombre en la política? Cuéntame cómo lo has vivido tú.

La política es diálogo y acuerdos, cuando hay diálogo es más sencillo llegar a acuerdos, cuando no, es cuando se vulneran derechos, libertades y hay imposiciones y ese camino no nos favorece. Soy una persona que me gusta participar y dar mi opinión y por eso me preparo estudiando los temas. En política estamos obligados a pensar más allá de nosotros mismos, en pensar en el bienestar de la gente, en la mejor solución.

¿Estamos listos para tener nuestra primera presidenta de México?

Vivimos tiempos de cambios, de transformaciones y uno de ellos es la participación de la mujer en política. El futuro del país no será sin las mujeres.

¿Qué características debe tener esa mujer?

Hombres o mujeres deben tener un proyecto de país, esa es la principal condición. Tener un equipo de trabajo serio y responsable. Para mí el ejercicio de gobierno implica el más grande honor que una persona pueda tener, para ello hay que estar preparado, preparada.

¿Cómo imaginas el México por el que luchas cada día?

Un México y un Tamaulipas donde se respeten derechos y libertades, donde la igualdad sea una realidad, con paz y seguridad.

Concretamente, ¿Cómo y cuánto incide tu trabajo en un cambio para la mujer mexicana?

Desde el congreso logramos reformas para cambiar la vida de las mujeres, la reconstrucción mamaria, la educación para niñas, adolescentes y mujeres adultas, las personas víctimas indirectas del feminicidio y homicidio, la paridad total. Cada día trabajamos para tener una mayor igualdad. En mi último cargo contribuí a lo siguiente: visibilizar el acoso sexual y el hostigamiento, creando programas en las instituciones educativas. Y la paridad total en los cargos públicos, que permite que las mujeres que están en la administración pública puedan acceder a espacios de toma de decisiones.


#100MujeresDePoder