1024X160PONTE-VIVO_LAVADO.jpg

PACO CIENFUEGOS. El Innovador

El regio que encara el mayor reto de su vida con innovadoras estrategias de comunicación y gestión virtual electoral.



Por Alejandro Rodríguez. @alexrod360

Fotografia: Raúl Rodríguez. @pixsport


Le bastaron unos meses en la dirección de comunicación de Nuevo León para comprender que si se saben conjugar, la narrativa, las nuevas tecnologías y la estrategia pueden fijar los cimientos para construir incluso los triunfos más difíciles de la política moderna.

Por ello durante varias horas de cada día y desde hace más de 18 meses, Francisco Cienfuegos construye lo que espera sea el más grande triunfo de su vida. Un triunfo igual o mejor al que en su momento le representó salir de una familia de clase media para incorporarse por primera vez a trabajar en el gobierno, o volverse director de comunicación social a los 32 años, o aquel que lo llevó a enfrentar tres años después su primera elección para ser diputado local, o en el 2015 lo hizo ganar la alcaldía de Guadalupe, Nuevo León.

A sus 43, Paco Cienfuegos es un convencido de la máxima comunicativa que asegura que los votos se ganan con el corazón, pero siempre con estrategia. Él, busca hacerlo con el primero, pues ha encontrado, con la ayuda de voluntarios, el medio con el cual sigue en contacto con ciudadanos que se han sumado a su causa siendo diputado local y que han invitado a otros a seguirlo ahora que está pre- parado para dar su siguiente paso sobre las calles de Monterrey.


La tecnología parece ser su mejor aliada. Cree en la necesidad de explotar el big data, en la utilidad del contacto directo vía whatsapp (a diario dice recibir y atender más de 100 mensajes de ciudadanos en su whatsapp, 100 de facebook y 60 en instagram aproximada- mente), y en el nano target, que con sentido común y corazón lo lleva a estar consciente de que las necesidades poblacionales son diferentes y cada vez más en un Nuevo Léon al que la crisis económica y de salud no lo dejan ver esquina.


QUIÉN ES PACO CIENFUEGOS

Él no lo menciona de manera directa, pero su equipo -con quienes platicamos antes de la entrevista- lo reconoce como un innovador. “es sumamente meticuloso, siempre está pendiente de las tendencias tecnológicas y busca cómo aplicarlas a su día a día para estar en contacto con los regios”, nos lanza a bocajarro una de sus asistentes principales.


Paco Cienfuegos es un convencido de la máxima comunicativa que asegura que los votos se ganan con el corazón, pero siempre con estrategia.


CE: ¿De dónde surge Francisco Cienfuegos?

Paco Cienfuegos: Mi padre fue servidor público toda su vida. Trabajó 36 años. Falleció en 2011. Nazco en una familia de clase media, trabajadora y emprendedora, en la que todo fue cultura del esfuerzo. Mi mamá siempre buscó cómo ser empresaria. Tengo dos hermanas mayores y crezco con esa chispita del servicio público, por lo que veía de mi papá, quien fue mi héroe junto con mi mamá. Siempre estuve muy apegado a los dos. Mi mamá siempre tuvo mucho rol de convivencia con nosotros, porque mi papá era de la clase trabajadora: salía a las siete de la mañana. Impartió clases en la prepa y después de derecho, por lo que empezaba el día muy temprano y llegaba muy tarde. Derivado de esto tengo esa motivación por el servicio público porque así fuí educado. Estudié Derecho en la Universidad de Monterrey, donde tuve la oportunidad de una convocatoria que ofrecieron para 10 estudiantes: 5 de mi generación y 5 de una más arriba, para trabajar en el jurídico de una de las empresas del Grupo Pulsar. Me contrata- ron a mí como practicante. Ya había trabaja- do antes en agencias del ministerio público. Experimenté, probé suerte. Me gustó mucho estar en el sector empresarial y soy una persona que me relaciono demasiado. Platico con quien tenga ganas de hacerlo.


CONSTRUIR, multiplicar, sumar y dejar de lado el restar, dividir, atacar, que hoy en día es lo que más cansa a la ciudadanía en Monterrey

Cienfuegos hace una pausa. Busca de entre sus recuerdos y entonces cuenta la historia de un guardia de seguridad. Una charla que más tarde lo llevaría a emprender, junto con su madre, la creación de su primera empresa. “Recuerdo que el guardia de seguridad me hablaba mucho de su vida, de cuánto se tardaba en llegar a su lugar de trabajo, las prestaciones que les daba la empresa de seguridad. Total, un día llegué con mi papá y mi mamá y les dije “quiero que me ayuden a poner una empresa de seguridad. Quiero emprender, probar suerte como empresario; me apoyaron. Inicié una empresa de seguridad privada que tuvo un guardia al principio, después tres y nueve, doce... 70, 300, 800, mil 200 hasta 1500 trabajadores. A todos ellos, les ofrecimos mejores condiciones laborales de las que tenían en otros lados, pues yo sabía cuál era su sufrir. Reconozco a la gente trabajadora y emprendedora de la ciudad donde vivo, porque yo fui parte de ellos. Sé lo que viven y sé cómo poner en marcha esa naturaleza que tiene el regiomontano, potenciarla, y salir juntos de la crisis que estamos viviendo.


EL POLÍTICO

CE: ¿Cuándo fue la primera vez que tuviste que ver con un tema electoral?

PC: En el 2003, Ricardo Canavati Tafich, ex alcalde de Monterrey, invita a mi papá a participar en su elección y me involucré en su trabajo. Esa, puede decirse, fue mi primera vez en el mundo de la política electoral. Desde ahí estuve siempre acompañando a mi papá en todas las cuestiones que tenían que ver con ello. En alguna parte de mi carrera trabajé con él. Me le pegaba mucho.


C&E: ¿Te gustaba ya?

PC: Me dediqué al sector empresarial hasta el 2003, cuando Ricardo Canavati invitó a mi papá. Me pidió que nos sumáramos y que nos dividiéramos la chamba. Yo me concentro más en la campaña de Ricardo Canavati, y tenemos la oportunidad de obtener la confianza de la ciudadanía y ganamos la elección. Fui coordinador de la defensa de voto jurídico de uno de los distritos electorales. Cuando inicia la administración me voy a la policía de Monterrey, tenía como espíritu. Tenía el conocimiento de la seguridad privada y quería el tema de seguridad pública. Entré a un área que es muy noble: prevención del delito, que es el desarrollo social del gobierno en la parte educativa. Había muchas clases, programas de orientación social en escuelas primarias y secundarias. Crear la vocación y la responsabilidad social con su comunidad en niñas, niños y adolescentes. Era muy padre. Dábamos pláticas a pandillas en colonias. Me tocó vivir esa cara amable de la policía. Hice una pausa y me fui a estudiar Administración Pública a Madrid ya casado con mi esposa Lucía Todd, y me empecé a enrolar en la profesionalización del servicio público. Trabajé en la Corporación para el Desarrollo de la Zona Fronteriza de Nuevo León, que es la extensión territorial de 14 kilómetros que tiene el estado con Estados Unidos, para generar mayor rentabilidad del cruce transnacional. Participé en la campaña a gobernador en el 2009, como director de relaciones públicas y luego secretario de comunicación social del gobierno del estado. Me fui al partido (PRI), donde fui secretario de agenda del Comité Directivo Estatal, después candidato al Distrito XIII local, con cabecera en Ciudad Guadalupe.



C&E: ¿Esa fue la primera vez que eras candidato?

PC: La primera vez que fui candidato fue en el 2012. Realmente ahí conoces bien tu estado. Las necesidades que enfrentamos día a día para salir adelante. El transporte público, el sistema educativo, el desarrollo y crecimiento de una ciudad. Conoces muchas áreas de oportunidad y necesidades. La forma para capitalizar lo que nos caracteriza mucho como nuevoleoneses. Fui diputado local, presidente del Congreso y presidente de la Comisión de Justicia y Seguridad Pública. Antes de con- tender por la alcaldía de Ciudad Guadalupe y ganarla.


C&E: ¿Cómo nace de ahí la idea de ser alcalde de Guadalupe?

PC: Primero veo si existe o no la oportunidad. Todos buscamos un crecimiento en nuestra vida profesional. Yo en el servicio público y uno de los siguientes pasos como diputado en Guadalupe, es precisamente ser alcalde. Trabajo incansablemente. Soy una persona que está muy en contacto con la gente, que tiene un espíritu de interactuar, de poder atenderte, resolverte, dar una respuesta, aunque sea un no, pero darle el respeto a la gente que se merece. Eso me hizo estar arriba en las encuestas. Y cuando en las encuestas estás arriba, el mismo partido te invita a participar. Ese fue mi escenario en 2015 y ese es mi escenario en 2021. El PRI me invitó a con- tender por la alcaldía de Guadalupe y con la confianza de los ciudadanos logré ser alcalde el 7 de junio de 2015, con 120 mil votos contra 116 mil.


EL INNOVADOR

La oficina en la que estamos luce confortable. Lo es más si tomamos en cuenta que es en realidad un bunker desde donde hoy se prepara un equipo de años para afrontar lo que sigue. Por eso hay en la pared cuatro pantallas juntas que, cuando lo amerita, se convierten de inmediato en un situation room. “Hay una meta, y con tiros de precisión debemos alcanzarla”, indica Cienfuegos.


C&E: De esa elección de Guadalupe, a lo que estás viviendo ahora ¿Qué tanto ha cambiado la comunicación electoral?

PC: La comunicación hoy en día es muy diferente a la de aquel entonces. Hoy existen muchas plataformas para poder acercarte al ciudadano y para que se enteren de inmediato. Hoy creo que nuestra coyuntura es muy diferente, principalmente por la pandemia que estamos viviendo. No podemos dejar pasar que 90 mil nuevoleoneses perdieron el empleo, que en el estado una de cada cuatro empresas ha cerrado, que los productos de la canasta básica siguen en aumento, que la inflación sigue al alza, la recuperación económica será muy lenta y también que es una gran oportunidad para poner al servicio de la gente la experiencia que has adquirido en el transcurso de los años. A mí me toco gobernar una ciudad, sé lo que implica, sé lo que pide Monterrey, que aparte es un referente no sólo del país, sino a nivel internacional. Estoy convencido que hoy más que nunca que en tiempos como estos, la experiencia se vuelve indispensable. La comunicación, la tecnología y las redes sociales en un estado con la conectividad y nivel de estudio que tenemos, deben conjugarse para afrontar el reto de la pandemia.


EL COMUNICADOR

En México y el mundo quienes toman las decisiones públicas se han visto envueltos en un gran dilema: discernir entre asegurar la salud de sus poblaciones o cuidar el futuro económico. La gran mayoría ha decantado por la vida. Sin embargo, Paco Cienfuegos sostiene que existen posibilidades de encontrar el equilibrio, la clave para su felicidad y poder mantener a Monterrey como la capital industrial de México. “Hay decisiones que se toman hoy en día de forma irresponsable. Tienes que tener la capacidad de implementar estrategias innovadoras. Una vez que la ley me lo permita las daré a conocer”, afirma en entrevista.


Lo que sí manifestó es que Monterrey requiere de un líder capaz de conciliar y de formar consensos con diferentes corrientes para encontrar un camino transitable: “construir, multiplicar, sumar y dejar de lado el restar, dividir, atacar, que hoy en día es lo que más cansa a la ciudadanía en Monterrey”. Ese liderazgo, sostiene, es lo que queremos poner al alcance de todos los regiomontanos.