Paulina Amozurrutia. Activista social y formadora de liderazgos para la mujer y la educación.


C&E. No se necesita ocupar un cargo en la administración pública para incidir en las decisiones políticas, en los caminos que la sociedad en conjunto deberá asumir para avanzar. Paulina Amozurrutia prefiere hacer política tras bambalinas, desde el activismo. Como directora de Educación con Rumbo, Seamos Héroes y Unión Mujer, o sea tres asociaciones civiles, impulsa políticas que pugnan por pisos parejos para toda la población, entre las que destacan aquellas que van por la igualdad de género. En entrevista para Campaigns & Elections, la también consultora política reconoció que cuando entrena a un funcionario o funcionaria, candidato o candidata, para impulsar su voz y liderazgo, siente que da un paso para tener un mejor México.



¿En qué momento descubriste que tu camino era la incidencia pública ?

Llevo años de activismo social, creando y dirigiendo instituciones y movimientos internacionales para el impulso de la mujer y la educación. Luego descubrí que justo eso era incidencia pública. Saber que el gobierno no puede trabajar solo sin la ayuda corresponsable desde la sociedad civil organizada me ha hecho, desde la dirección de Educación con Rumbo, Seamos Héroes y Unión Mujer (las tres asociaciones civiles), impulsar políticas públicas en favor de estos sectores vulnerables. Por otro lado, una de mis pasiones es capacitar a mujeres y hombres para que su voz tenga mayor incidencia política y pública; y, con ello, termino haciendo política sin ser necesariamente el rostro que ejerce una posición. Prefiero estar detrás empujando a voces que transformen a la sociedad desde la vida pública.

¿Cómo fueron tus inicios en la política?

Siempre me he dedicado a la comunicación desde muy joven. Conduciendo en radio y televisión, pero hace algunos años me asocié en Strategos, despacho de comunicación y relaciones públicas. Desde ahí comencé a capacitar a políticos. En estas elecciones recientes, pude capacitar en discurso y liderazgo a más de cien candidatos, ocho de ellos a gubernaturas. Así, aunque en Unión Mujer y las asociaciones que dirijo ya teníamos incidencia en política, fue hace un par de años cuando estuve inmersa en campañas políticas como tal.

¿Quién es tu inspiración?

Margaret Thatcher, por su fuerza y visión estratégica, pero Marie Curie es un maravilloso ejemplo de abrirse espacio con carácter, conocimiento y genialidad en un mundo liderado por hombres.

¿Qué tan difícil es para una mujer estar en política? Cuéntanos una anécdota al respecto positiva o negativa.

Seré políticamente incorrecta, pero el problema no es llegar sino incidir. He capacitado a muchas mujeres que llegan por cuota de género pero no están listas para el cargo y eso tampoco es justo o, por otro lado, maravillosas mujeres que están preparadas para la posición política, pero siguen siendo presionadas y violentadas por ser mujeres. Son dos caras injustas de una misma moneda.



¿Sufriste alguna vez discriminación profesional por tu género?

Mi lucha, desde Strategos entrenando mujeres y desde Unión Mujer generando incidencia en política, comunicación y educación, está en lograr que los derechos de cualquier mujer sean de inicio los derechos humanos de todos, ni más ni menos, sin discriminación alguna. Y a partir de ahí, construir juntas las condiciones para que todas las mujeres puedan lograr sus metas, cumplir sus sueños y encontrar la plenitud.

¿Es más difícil hacer equipo con los hombres o con las mujeres?

Creo en equipos multidiciplinarios donde hombres y mujeres aportan sus características esenciales para enriquecer el proyecto. El día que entendamos que somos iguales en dignidad, diferentes en esencia y corresponsables en la transformación de la sociedad, este mundo cambiará.

¿En qué momento te has sentido apoyada por el género opuesto?

Siendo madre de 4 hijos tengo infinidad de anécdotas de hombres apoyándome, desde mi marido que lleva una paternidad enorme y activa, hasta cuando subí a recibir mi título de la maestría con mi tercer hijo en brazos y el rector de la universidad me dio dos títulos: el mío y el de mi hijo, por haberme acompañado en mi rebozo a cada una de las clases. Debo decir que tengo maravillosos amigos, compañeros de trabajo, socio y un marido con los que trabajo hombro a hombro, que entienden la lucha de la mujer y la empujan en su totalidad.

¿Por qué es importante tener más mujeres en el poder?

Diría que es importante que las mujeres incidan con una agenda política estratégica que no solo transforme la situación de la mujer, sino de la familia y, por ende, de la sociedad.

¿Hoy con la cuota de género hay la misma cantidad de mujeres y hombres en puestos públicos, crees que esto se ha visto reflejado en un mayor bienestar para la mujer de a pie?

Hay muchas deudas para la mujer hoy en día: el beisbol tiene el doble del presupuesto que el Instituto de la Mujer a nivel Nacional, mientras que los asesinatos de mujeres y, en general, la violencia contra la mujer en el 2021 llegaron a cifras récord, tenemos los matrimonios forzados de menores de edad… en fin las mujeres necesitamos empezar a generar una agenda real que incida.



¿Cómo observas la desigualdad de género en México, en relación a América Latina y en el mundo?

En 2019 el periódico británico The Guardian realizó una encuesta en 23 países y descubrió que en los más industrializados, por ejemplo Dinamarca, las mujeres se consideran menos feministas. Esto es porque están sumamente avanzados en equidad, con una taza bajísima en brecha salarial, con licencias de maternidad y paternidad amplias, etc. Es decir, la situación de México y sus injusticias sociales, han generado un movimiento feminista fuerte y violento, esto es una respuesta a la gran desigualdad de nuestro país.

¿Dónde o en qué tema ves más rezago en el país para las mujeres?

Podría hablar de muchos temas, pero el que más me duele es el deshonroso primer lugar en pornografía infantil y el tercero en violencia sexual infantil a nivel mundial. La lucha feminista debe de proteger en primer término a las niñas y los niños.

¿Qué necesitan lograr las mujeres?

Libertad, seguridad y justicia.

¿Pueden las mujeres hacer equipo con el hombre en la política? ¿Cuéntame cómo lo has vivido tú?

Por supuesto, una visión corresponsable y complementaria con el hombre no solo suma en política, sino también en todas las esferas de la sociedad: tenemos que dejar atrás esa visión confrontativa y victimista para empezar a luchar hombro a hombro con el hombre para un mejor México. En las elecciones pasadas capacitamos a un candidato un gran candidato con el que nos sentimos tan identificados y compartimos su visión que decidimos apoyarlo y llevar totalmente su campaña. Actualmente, somos el equipo de confianza de ese ahora Alcalde. Hacer equipo con un hombre visionario y de valores siempre es una apuesta segura.



¿Estamos listos para tener nuestra primera presidenta de México?

Estamos listos para abrir espacios en la Presidencia de la República, en la Suprema Corte de Justicia de la Nación y en cualquier lugar donde se necesite una mujer profesional, íntegra y enamorada de México.

¿Qué características debe tener esa mujer?

Creo que un líder es el que pone cerca de él a personas más capaces que él mismo. Una persona que trabaja por el bien común, que antecede su deseo de poder y dinero por una visión más grande que él mismo. Sí, sé que puede sonar utópico, pero esa mujer necesitamos.

¿Cómo imaginas el México por el que luchas cada día?

Siempre que capacito un político o empresario, sueño con impulsar su voz para que generen verdadero liderazgos que muevan nuestra sociedad. Espero un México que ve por sus pueblos originarios, que trata con respeto a cada ser humano, en cualquier etapa y en cualquier circunstancia. Sueño con un México justo, libre y democrático.

Concretamente, ¿Cómo y cuánto incide tu trabajo en un cambio para la mujer mexicana?

Hemos generado un trabajo relevante desde Unión Mujer y Educación con Rumbo, impulsando políticas para la educación y la mujer. En el primer ámbito, empujamos que la SEP generara un protocolo real para el regreso a clases que tomara en cuenta la evaluación, regularización y desarrollo de actividades socioemocionales. En temas de mujer, estamos impulsando un amparo para que los matrimonios forzados se persigan de oficio, generando censos y castigando este delito, por poner algunos ejemplos. Por otro lado, cuando entreno a un funcionario público para impulsar su voz y su liderazgo, siento de corazón que doy un paso más para tener a un mejor México.


#100MujeresDePoder