El pintalabios rojo, el símbolo del poder femenino cuyo consumo se dispara en momentos de crisis


Este color ha sido crucial desde principios del siglo pasado por sus connotaciones de reivindicación, poder y glamour

En Gran Bretaña, durante la Segunda Guerra Mundial, Winston Churchill paralizó la producción de cosméticos, con excepción del lápiz de labios rojo


Textos de otros*


1949, París. Christian Dior da un paso más en su voluntad de embellecer a la mujer: vestir su sonrisa. Tras haber revolucionado el mundo de la pasarela dos años antes con el llamado New Look, una nueva silueta con hombros suaves, cinturas ajustadas y faldas largas, y después de haber lanzado al mercado la fragancia Miss Dior, el legendario diseñador y empresario francés crea un pintalabios rojo, de edición limitada, que regala a las clientas de su boutique, en el número 30 de la parisina Avenue Montagne, para que lo luzcan en las fiestas de fin de año. De nuevo, como en 1947, obtiene un éxito rotundo y causa tal sensación que se autoimpone aplicar al maquillaje la misma perfección que exige a su costura.