Romina Contreras. Actual y Primera Presidenta Municipal de Huixquilucan.



La primera alcaldesa de Huixquilucan, una de las ciudades más vibrantes del Estado de México, trabaja a marchas forzadas para cumplir sus promesas de campaña. Romina Contreras cumplió el sueño de dar resultados a los más desfavorecidos y vulnerables a través del ejercicio público. La presidenta municipal más votada entre los alcaldes y alcaldesas de su estado, la número 18 entre los más respaldados en el país, conversa con Campaigns & Elections sobre su visión del poder femenio en la política nacional, sus aportaciones y las aspiraciones que quedan todavía pendientes.


¿En qué momento descubriste que tu camino era incidencia pública?

Desde niña quise ser abogada porque siempre he buscado que se haga justicia a los más desfavorecidos o vulnerables y a través del Derecho puedes lograrlo. Sin embargo, fue hace más de 20 años, cuando trabajé en el Ayuntamiento de Huixquilucan, cuando me nació el amor por ayudar a la gente, usando mi vocación y preparación profesional.


¿Cómo fueron tus inicios en la política?

Me reincorporé a la vida pública hace poco más de seis años como presidenta del Sistema Municipal DIF de Huixquilucan. Ahí tuve la oportunidad de estar en contacto con muchas personas de las distintas comunidades de este municipio, tuve esa cercanía con la gente, conocí varios problemas y supe de la necesidad de tener resultados., Ese es un trabajo que enamora y es mi pasión.


¿Quién es tu inspiración?

La ex canciller alemana, Angela Merkel.



¿Qué tan difícil es para una mujer estar en política? Cuéntanos una anécdota al respecto, positiva o negativa.

La verdad es que no ha sido difícil, eso lo esperaba en campaña, pues preveía algunos tipos de trabas por los tabúes que conocemos, pero no fue así. A las mujeres nos va a costar muchos años más tener las mismas oportunidades que los hombres, pero yo puedo decir que no ha sido mi caso, pues muchos hombres votaron por mí en la pasada campaña electoral. Fui la presidenta municipal más votada del Estado de México y me posicioné dentro de los 18 ediles más respaldados a nivel nacional, aunque fui sola con mi partido y no en alianza. Eso habla de que ya estamos en igualdad de condiciones y aunque, ahora por ser la primera presidenta municipal de Huixquilucan hay una mayor expectativa, voy a demostrar que las mujeres también podemos gobernar, lo sabemos hacer bien y hacemos un trabajo extraordinario, por eso estoy trabajando a marchas forzadas para cumplir con las promesas de campaña.


¿Sufriste alguna vez discriminación profesional por tu género?

No, no he sufrido ningún tipo de discriminación.


¿Es más difícil hacer equipo con los hombres o con las mujeres?

Mi gabinete tiene paridad de género, pues son necesarias ambas visiones para gobernar, porque lo hacemos para todos los ciudadanos, sin distingo. Necesitamos de hombres y mujeres en todos los equipos, ya que somos diferentes, tenemos aptitudes y cualidades distintas y nos necesitamos.


¿En qué momento te has sentido apoyada por el género opuesto?

Siempre me he sentido apoyada por ambos géneros. No tiene que haber diferencias en la sociedad, pues esa es la intención de seguir avanzando hacia la consolidación de la paridad de género. A lo largo de mi vida, me he encontrado con hombres y mujeres buenos, en los que he encontrado apoyo para el desarrollo de proyectos. El Complejo Rosa Mística que construimos en el DIF de Huixquilucan y que hoy es el sistema de salud más grande que opera un municipio, no hubiera sido posible sin la visión de un equipo en el que había hombres y mujeres que confiaron en mi idea, aportaron su experiencia y trabajaron para hacerla posible, y hoy continúa ese respaldo para que siga siendo una realidad.



¿Por qué es importante tener más mujeres en el poder?

Es importante para lograr la verdadera equidad de género, pero lo más importante es para que nosotras sentemos un precedente para las niñas y las jóvenes, para que sepan que pueden aspirar a tener un cargo importante en el lugar que deseen y que nosotras estamos listas para trabajar en cualquier puesto. En mi caso, yo quiero que esas niñas y jóvenes que hoy me ven, sepan que pueden llegar a ser la presidenta municipal del lugar en el que viven o llegar a ser lo que sueñen.


Hoy con la cuota de género, hay la misma cantidad de mujeres y hombres en puestos públicos, ¿crees que esto se ha visto reflejado en un mayor bienestar para la mujer de a pie?

Se está consolidando una agenda de género, en donde se está colocando a la mujer en el centro de muchas políticas públicas que se están diseñando en todos los niveles de gobierno y ese es un avance para todas nosotras. Hoy, quienes estamos llegando a algún cargo público, estamos haciendo más visible a quienes son iguales a nosotras y eso nos permite aspirar a que, en el corto, mediano y largo plazo, podamos tener un mayor bienestar para todos y todas.


¿Cómo observas la desigualdad de género en México, en relación con América Latina y el mundo?

Hay avances significativos con relación a otros países del mundo y no solo de América Latina, porque a las mujeres se les sigue subestimando en algunos lugares, porque a lo largo de los años han tenido muy pocas oportunidades de demostrar que sí pueden y que sí se puede, porque estos espacios estaban ocupados al cien por ciento por los hombres y la ventana de proyección de las mujeres ha sido mínima. Entre más espacios se abran para que las mujeres puedan desarrollarse, tendremos más oportunidades de demostrar que también nosotras podemos y hacer valer los derechos que nos da la Constitución. El Siglo XXI es un siglo de apertura para la mujer y deseo que sigamos avanzando.


¿Dónde y en qué tema ves más rezago en el país para las mujeres?

Se han abierto espacios para las mujeres en todos los ámbitos, pero considero que en el tema de la seguridad debemos avanzar más, pues no existen leyes contundentes que las respalden, por lo que debemos apostar para que nosotras vivamos seguras y en paz en cualquier entorno, ya sea en nuestra propia casa, oficina o lugar de trabajo, o en la calle.


¿Qué necesitan lograr las mujeres?

Desarrollarse en el ámbito que lo deseen y vivir una vida libre de violencia sin importar donde se encuentren.



¿Pueden las mujeres hacer equipo con el hombre en la política? Cuéntame cómo lo has vivido tú.

Siempre. Como ya lo he referido, necesitamos que haya paridad en todos los ámbitos. Mi equipo es paritario y he visto que ambos géneros son importantes para que funcione un gobierno en mi caso o el equipo que se requiera para desarrollar una tarea. Hombres y mujeres debemos trabajar por igual para lograr los objetivos que nos planteamos.


¿Estamos listos para tener nuestra primera presidenta de México?


¿Qué características debe tener esa mujer?

Que sea una mujer inteligente, con los grados académicos necesarios y con la experiencia para gobernar un país como México, que tenga la misión de gobernar para todos, sin distingo, y con una vocación de servicio.


¿Cómo imaginas el México por el que luchas cada día?

Con las mismas oportunidades para todos, en donde nadie quede excluido por ser diferente o porque no tuvo las mismas posibilidades que el resto. Un México en donde las niñas, niños, adolescentes, jóvenes, mujeres y adultos mayores tengan condiciones para su desarrollo.


Concretamente, ¿cómo y cuánto incide tu trabajo en un cambio para la mujer mexicana?

El municipio es la autoridad más cercana con los ciudadanos, somos el primer contacto con la gente y hoy trabajo para que aquí encuentren todas las mujeres condiciones para su desarrollo. En mi administración, trabajamos para que tengan acceso a una mejor alimentación, para que cuenten con servicios médicos de calidad, para que no les falten apoyos y para que tengan mejores herramientas para prepararse profesionalmente y empoderarlas, con la entrega de alimentos, la construcción de dos nuevos hospitales y el crecimiento de los servicios médicos, además del otorgamiento de monederos electrónicos y de becas para que puedan seguir estudiando. Y al ser la primera presidenta municipal de Huixquilucan, se sienta un precedente para demostrar que todas pueden acceder a estos cargos públicos.


#100MujeresdePoder