¿Se abusa de la capacidad comunicativa de AMLO?



Alejandro Rodríguez Ayala. @alexrod360.

Publisher C&E Campaigns & Elections para Hispano América.


Para nadie es un secreto que Andres Manuel López Obrador es un gran comunicador. Sin embargo, está claro que ahora existe un reto para su comunicación: hacer que lo bien que funcionó su narrativa en su tercera campaña (donde encontró el lugar correcto y el tiempo correcto para su mensaje) se repita ahora durante su gestión de gobierno.

Un viejo adagio de la comunicación política moderna repetido hasta la saciedad cuando eso se estudia, es que durante las campañas los medios son lo que menos importa, pero durante los gobierno, el círculo rojo es el que más importa. Hasta ahora, López Obrador juega a ser la excepción que rompe esa regla y, según las encuestas, en 90 días ha tenido relativo éxito.


Pero pasado ese lapso, hay temas y acciones en donde pareciera no haberse hecho una correcta estrategia de comunicación, y con ello enfatizo que al parecer no se midieron alcances ni se proyectaron acciones en caso de que las cosas no salieron como se quería. Y señalo en especifico 3 casos:


1. Asistir a un estadio en donde se es abucheado por un sector de la tribuna pero que mediáticamente obtiene demasiados reflectores;


2. Bajar en un norteño aeropuerto y contrario a lo que se ha hecho siempre no dar entrevistas y acusar a la prensa de “fifí” (lo cual ya es ofensivo desde hace más de 100 días en México);


3. Lanzar a más de dos años de que sea “pertinente” una exigencia de disculpas al Rey de España por una conquista que ocurrió hace ya 498 años.


En los 3 casos, desde mi punto de vista, se ha expuesto al presidente abusando de la capacidad comunicativa que ha tenido, y de paso se ha dejado de lado el planteamiento de estrategias efectivas. La respuesta para estos casos específicos ha sido la de la crítica (ahora también desde España) del círculo rojo otorgando fundamentos, y la de la división ciudadana que no encuentra motivos de unidad o cohesión en el discurso del ejecutivo. Esto último tal vez bien para campaña, y en poco veremos si también para este gobierno.


Se abusa de la capacidad de López Obrador para comunicar y a la par se le deja solo. En apoyo nada más se alcanzan a ver intentos vagos desde su partido y gabinete por tener que explicar algo que, si estuviera bien comunicado -con planeación y mediciones-, no solo sería aplaudido hasta por sus detractores, sino que no necesitaría explicación de ningún tipo. C&E

Copyright © C&E Campaigns & Elections México 2020

Siguenos en redes

  • Facebook
  • Twitter Social Icon
  • YouTube Social  Icon
  • Instagram Social Icon