SE SOLICITA PRESIDENTE Eliot Media y Luisito Rey desnudan a los presidenciales en entrevistas de tra



En suma, sus contenidos cuentan con más de 40 millones de visualizaciones al mes. Eliot Media y Luisito Rey, líderes en comunicación digital, reunieron sus capacidades en la industria para crear Se solicita Presidente, una serie original con la que buscan volver abrir la puerta que conecta a los jóvenes y la política, en medio de un proceso por demás histórico para los mexicanos: la elección presidencial de 2018.


Eliot Media es uno de los medios de comunicación digital más importantes del país; se dirige a jóvenes de entre 13 a 25 años de edad. Por otro lado, Luisito Rey es uno de los influencers más reconocidos en México, particularmente entre esta población. Juntos, en Se solicita Presidente, reproducen las populares y también muy odiadas entrevistas de trabajo, para reconocer en los aspirantes a la persona y sus atributos, antes que al candidato y su guion propagandístico. ¿Por qué hablar con ellos? Porque 25 millones de jóvenes votarán por vez primera.

Con esta propuesta disruptiva, un formato pionero en el país, sacan al candidato de su zona de confort y exhiben su dimensión más humana. De esta forma, los jóvenes, quienes están fastidiados de los esquemas acartonados de la política tradicional, contarán con otros aspectos a considerar en su intención de voto.

Diego Plaza, Director General de la agencia Ferraez Conecta y productor del proyecto SeSolicita Presidente, y Luisito Rey, ambos creadores del Eliot Award, la presea que reconoce a los líderes digitales más influyentes de Latinoamérica, en entrevista con Campaigns & Elections, describen su serie original, la cual consideran como una oportunidad de reanimar en los jóvenes su interés adormecido, al tiempo de fungir como interlocutor entre ambos bandos.

Campaigns & Elections (C&E): ¿Cómo surge Se solicita Presidente?

Diego Plaza (DP): Nace a partir de la alianza Eliot Media-Luisito Rey, por la necesidad de interlocutores entre política y jóvenes. La premisa fundamental es mostrar a los candidatos en un lenguaje distinto, más auténtico, como se da en medios digitales y redes sociales. Se solicita presidente es un programa que muestra a los candidatos como si estuvieran en una entrevista de trabajo, pues ser presidente es una posición para la cual hay que estar calificado, como en cualquier otra.

C&E: ¿Por qué seguir el esquema de una entrevista laboral?

DP: Hay que recordar a los ciudadanos que la presidencia es un puesto que elegimos con el voto. Así como todos somos evaluados en nuestros trabajos, los candidatos deben mostrar las aptitudes, la personalidad, las cualidades, la empatía y, sobre todo, los conocimientos para el puesto. Nos parece que las entrevistas de trabajo son difíciles porque te enfrentan a una conversación más directa y honesta. El formato que hacemos muestra a los candidatos con respuestas más concretas y menos rodeos, sorprendidos con temas que no se esperan, todo para revelar un poco más quiénes son en realidad.

Luisito Rey (LR): Al final, el ser presidente es un trabajo que van a adquirir. Por la importancia de este puesto, uno de los más relevantes de México, es necesario conocer otras facetas del político.

C&E: Está dirigido a un segmento juvenil ¿Por qué está tan alejado del tema? ¿Cuáles son los temas que dispones para comunicarte con ellos?

LR: Yo creo que los jóvenes, así como gran parte de la población, están hartos de la política porque es lo mismo desde hace muchos años. Yo creo que hoy en día se hace política de la misma forma a como se creaba una campaña cuando Ernesto Zedillo era presidente. La fórmula dada, del político actuado con el traje de siempre, ya está superada. La gente quiere ver a una persona real que realmente quiere un acercamiento auténtico con la gente. Esta parte es clave para que la gente se interese o no.

DP: Hay un desencanto generalizado porque hay un rechazo a las estructuras y estatus de todos estos años. Surge de un cansancio ante las clases políticas que no están a la altura de las expectativas ciudadanas. Los gobiernos suelen fallar en sus tareas principales. Esta desilusión ha llevado a una actitud antisistema en todo el mundo que trasciende incluso lo político. Este rechazo ha obligado a muchas sociedades a posiciones mucho más radicales sobre lo que quieren para un país. En el caso de los jóvenes, los políticos y gobiernos no han tenido interés en ellos. Han optado por no tomarlos en cuenta en lugar de establecer un vínculo directo. Sin embargo, nosotros notamos que los jóvenes sí están interesados en participar e interactuar, pero con sus causas: temas que consideran legítimos y que les representa y emociona. Por tanto, nuestra apuesta es acercarles la política de una forma atractiva tanto por el lenguaje como por los temas.


C&E: ¿Simpatizan con el concepto millennial que intenta aglutinar el sector joven de las sociedades? ¿Cuáles serían los temas de interés de los que ellos hablan y que con este proyecto intentas conectar?

DP: No es una audiencia a la que se le pueda imponer temas o "discursear". Los millennials no son dados a escuchar recetas o recibir instrucciones. Les importa mucho lo que se pueda pensar o no a partir de lo que ellos desean y quieren. Creo que tienen un alto componente de las conexiones emocionales, más que racionales. Creemos que son más susceptibles de generar un engagement a partir de una conexión emocional, más que por intereses. Ellos se mueven por causas en las que creen firmemente.

C&E: Han logrado entrevistar a tres candidatos: Jaime Rodríguez Calderón - El Bronco, José Antonio Meade Kuribreña y Armando Ríos Piter, en su momento aspirante. Cuéntenos de estas experiencias.

LR: Se ha cumplido como tal el objetivo de conocer otra parte de los aspirantes. Ellos se quitaron el saco del político que todo mundo conoce y pudimos ver un poco más de ellos. La personalidad de cada uno. Con Meade, por ejemplo, se bromeó en torno a sus memes. No te imaginas que debajo de esos políticos haya personas incluso simpáticas.

C&E: ¿Cuál fue la más interesante?

LR: Creo que se divide entre Meade y el Bronco. Creo si bien sabía desde un inicio como es el Bronco, el priista fue una sorpresa. Las dos tuvieron muy buen resultado.

DP: En el caso de Meade, al representar la estructura de política más grande, te esperas un control mayor. La noche que hicimos la entrevista nos sorprendió por su soltura y sentido del humor, incluso también a su equipo, porque vieron un candidato que seguía el ritmo de Luisito Rey, incluso lo rebasaba en temas de humor. Pensamos que nos iba a costar más trabajo.


C&E: ¿Entonces la lección es que las campañas tradicionales se quedan cortas al presentar un candidato? ¿Compartimos esa conclusión?

DP: Yo creo que sí, definitivamente. Lo que la gente quiere ver son campañas políticas con candidatos más cercanos.

C&E: Se solicita presidente me recuerda un concepto muy similar a lo que ya se hace desde hace tiempo en Estados Unidos: entrevistas disruptivas, irreverentes e improvisadas, generalmente entre demócratas ¿De ahí se inspira?

DP: Parten de una misma necesidad: contar historias de un modo distinto. En estructuras políticamente más avanzadas como la de Estados Unidos, la misma tendencia los obligó a eso. En medios digitales, la historia de las campañas de Obama fueron una lección y libreta de notas para quienes estamos en este tipo de proyectos. Así también tuvimos la campaña de Donald Trump, un no-guion que representa una estrategia totalmente disruptiva. Yo creo que ejemplos como éstos muestran cómo hay proyectos que van atendiendo lo que la sociedad quiere.

C&E: ¿Cómo se sienten?

DP: Estamos muy satisfechos. Primero, porque es un concepto original que vive en medios digitales, pero con estructura, organización, propósito y enfoque que garantizan tanto a los candidatos como al público un producto de calidad, pese a que muchos consideren que los trabajos en estos entornos no tienen estrategia, o se hable mucho del impulso. Yo creo que las características de nuestro trabajo son importantes y la audiencia lo está agradeciendo. Por otro lado, es también una propuesta innovadora.

LR: Por mi parte emocionado y comprometido. Espero que todos los candidatos acudan porque la verdad quiero conversar con cada uno de ellos, para que las personas los conozcan de otra manera y los jóvenes se involucren en estos temas, así como los YouTubers, para que dejemos un poco el tema del mundial y también volteemos a ver procesos fundamentales para el país.

C&E: ¿Y la respuesta del público?

LR: La verdad que es complicado involucrarse en política de alguna manera u otra. El hecho de tener en tu espacio a los candidatos a la presidencia siempre va a despertar pasiones por todo motivo. La gente cree que estamos haciendo propaganda y no es cierto, pero siempre se conserva este chip. Nos ha llovido de todo. Dentro del equipo tenemos claro nuestros objetivos y hay que desechar ese tipo de comentarios. Sobre el formato del programa nos ha tocado de todo. Hay gente que quiere una entrevista de trabajo casi casi de enjuiciamiento. Es complicado dar el gusto a la gente, pero estamos muy contentos. Hay a quienes les ha gustado mucho, pues jóvenes que ni siquiera tenían idea de los nombres de los candidatos se han expresado. Ha sido un buen experimento para acercar a la política.


DP: Al finalizar cada entrevista medimos el pulso de la audiencia con una línea que tenemos llamada La otra encuesta. Se les pregunta si, tras ver el programa, votarían o no por el candidato. Con esta también se puede evaluar en tiempo real lo que la audiencia está sintiendo mientras transcurre la conversación. Al final del día se ve el impulso que genera haber visto al candidato, algo que no tienen las encuestas que hoy se colocan en la conversación. Lo que vemos es lo que realmente está afectando sobre el candidato, si eso cambiaría la intención de voto. Esas encuestas han sido reveladoras. Ahí vemos que a los jóvenes realmente les importa involucrarse y que sus respuestas son muy gratas. Hemos generado una movilización en redes sociales para que no sólo seamos nosotros, Eliot Media y Luisito Rey, quienes invitemos a los candidatos que faltan, sino que todos los seguidores participen. Aquí es cuando finalmente se ha dejado ver la movilización de la audiencia.

C&E: En el caso de José Antonio Meade ¿hubo algo que te llamara la atención en las perspectivas del antes y del después de la conversación?

DP: Fíjate que sí. Esperábamos que la marca PRI, con todo lo que hay a su alrededor y del actual gobierno, haría que en la votación final no le fuera muy bien. Pero cerca del 68 por ciento de la gente que participó, después de haber visto Se solicita presidente, afirmo que sí votaría por él. Fue una encuesta totalmente legítima y libre que determinó que quienes votarían sería por el candidato y no por el partido. Nosotros tampoco esperábamos este resultado.

C&E: Cambiando un poco de tema. Se ha llegado a plantear el caso de que puede ganarse una elección sólo desde las redes sociales ¿qué opinan de ello?

DP: Yo creo que una campaña política tiene dos grandes frentes: la campaña de aire, la cual es una es una guerra de percepciones. Una batalla muy fuerte se da en redes sociales. Por otro lado, las campañas de tierra, en la que los ciudadanos no necesariamente vemos su día a día, pero que abarca la labor operativa de las estructuras de los partidos en la búsqueda del voto. Antes de que existieran las redes sociales, el trabajo de tierra ya era fundamental y no creo que hoy haya dejado de serlo. Lo que considero es que, si bien actualmente es importante la estrategia de aire, esto no determina las elecciones, porque hay un trabajo que los partidos políticos hacen para preparar sus estructuras y persuadir el voto. Las redes sociales sí pesan en el ánimo y la percepción. Pero no alcanzan para ganar elecciones. Sería subestimar las estructuras de los partidos.


C&E: ¿Cuál creen que sea la importancia de los jóvenes y lo digital en este proceso electoral?

LR: Importa y en los dos sentidos. Importa porque los jóvenes pueden involucrarse y para obtener más información de la que podríamos obtener de manera tradicional. Creo ese es la función que ahora van a cubrir todas las plataformas digitales. Por otra parte, creo súper vital que cada uno de los candidatos voltee a ver el mundo digital y las oportunidades que ofrece en muchos niveles, pues muchas de las propuestas están basadas en lo mismo, propuestas que ya han sido formuladas antes. Las herramientas digitales podrían contribuir a la solución de muchos problemas, además de abrir muchas ventanas de oportunidades, no sólo en comunicación.

C&E: ¿En México ya se comprendió la importancia de los entornos digitales? ¿Cómo ves que se han incorporado en las estrategias de los actuales candidatos?

DP: Yo creo que sí, pero han ido calibrando en el camino. Veo, por ejemplo, a un Andrés Manuel que tiene un trabajo de redes sociales menos producido, pero increíblemente genial en las intervenciones que se vuelven de alta recordación. Momentos que él genera u ocurrencias con las que conecta emocionalmente. Por su parte, Meade carece de estos momentos espontáneos y auténticos que las redes celebran, pero tiene un trabajo estructurado con una propuesta más específica, con herramientas y recursos mucho mejor aprovechados.

LR: Está en la agenda de los políticos hablar en las redes sociales. Sin embargo, son pocas las veces en las que de verdad se les habla a las personas. Aunque tienen equipos que coordinan como tal su comunicación, ni los candidatos ni los gobernantes son quienes por cuenta propia se encarguen de sus mensajes. Donald Trump twittea. Sabes que detrás de un tweet está él. En México no ocurre en la presidencia; tampoco en los candidatos. C&E




_____


Copyright © C&E Campaigns & Elections México 2020

Siguenos en redes

  • Facebook
  • Twitter Social Icon
  • YouTube Social  Icon
  • Instagram Social Icon