The End of Policing

The End of Policing

Alex S. Vitale



C&E STAFF. Un efecto de las protestas generalizadas en las ciudades de Estados Unidos durante el útimo mes ha renovado las discusiones sobre el papel que la policía debe jugar en la sociedad.


Para muchos estadounidenses, no hace falta decir que la policía es fundamental para mantener la seguridad pública. ¿Tienes una emergencia? Llama a la policía. Pero muchos otros, especialmente los negros y los pobres, han respondido durante mucho tiempo que la policía representa más una amenaza para su seguridad que una bendición. ¿Ves a un oficial de policía? Camina en la otra dirección.


Parece un buen momento de leer el libro de Alex S. Vitale, The End of Policing –que este mes se convirtió en uno de los más buscados en tiendas dedicadas al comercio de impresos– En él, argumenta que, en lugar de centrarse en la reforma policial o en la recapacitación de los oficiales, el país debe reconsiderar fundamentalmente qué es lo que la policía debería estar haciendo.


En los últimos años se ha producido una explosión de protestas contra la brutalidad y la represión policiales, especialmente en Ferguson, Missouri, donde las quejas de larga data estallaron en manifestaciones violentas tras el asesinato policial de Michael Brown. Entre activistas, periodistas y políticos, la conversación sobre cómo responder y mejorar la vigilancia se ha centrado en la rendición de cuentas, la diversidad, la capacitación y las relaciones con la comunidad. Desafortunadamente, estas reformas no producirán resultados, ni solos ni en combinación. El núcleo del problema debe ser abordado: la naturaleza de la propia policía moderna. Las prácticas de "ventanas rotas", la militarización de la aplicación de la ley y la expansión dramática del papel de la policía en los últimos cuarenta años han creado un mandato para los oficiales que deben ser revertidos. Este libro intenta despertar la discusión pública al revelar los orígenes contaminados de la policía moderna como una herramienta de control social. Muestra cómo la expansión de la autoridad policial es incompatible con el empoderamiento de la comunidad, la justicia social e incluso la seguridad pública. Basándose en investigaciones innovadoras de todo el mundo y cubriendo prácticamente todas las áreas en la gama cada vez más amplia de trabajo policial, Alex Vitale demuestra cómo la policía ha llegado a exacerbar los problemas que se supone que debe resolver. En contraste, hay lugares donde la implementación robusta de alternativas policiales, como la legalización, la justicia restaurativa y la reducción de daños, ha llevado a reducciones en el crimen, el gasto y la injusticia. La mejor solución a la mala vigilancia puede ser el fin de la vigilancia.