Transformación o… Revolución Comunicación de Izquierda




Por Elmer Ancona. @elmerando


Es curioso escuchar cómo diversos analistas políticos en México dicen “no entender del todo” el tipo de comunicación que ejerce el Gobierno Federal a través de sus funcionarios públicos o líderes de partido (Movimiento Regeneración Nacional-Morena).

Algunos de estos personajes de primer nivel hoy dicen una cosa, pero mañana se desdicen; hoy defienden un proyecto de gobierno y al siguiente día se arrepienten de haberlo lanzado. Casos concretos abundan. Pongamos algunos ejemplos.

En campaña, ante decenas de organizaciones no gubernamentales (ONG) y grupos ciudadanos, se lanzó la promesa de que Militares y Marinos regresarían a los cuarteles, pero ya como gobierno se anuncia que en todo el territorio nacional habrá fuerte presencia militar.

Hoy se dice que las universidades públicas perderán su autonomía y mañana, con rictus de preocupación por las reacciones generadas, se advierte que hubo error y rectificarán la decisión.

Un secretario de Estado informa que los vuelos nacionales saldrán exclusivamente de la Terminal Uno, mientras que otro se contrapone y plantea que saldrán de diversos aeropuertos.


Y quizá la información más grave: ante rectores de universidades públicas (Anuies) se defiende la permanencia de los recursos para impulsar la educación de calidad, y posteriormente se anuncia un fuerte recorte presupuestal a las casas de estudio.

Contradicciones y más contradicciones, que lo único que generan es una constante preocupación en la ciudadanía, y que reflejan una comunicación fallida en un gobierno que, teniéndolo todo, se debilita y se expone como vulnerable.


Para entender un poco…


Para comprender un poco la naturaleza de la comunicación de izquierda que ejerce el recién Gobierno Federal, emanado de decenas de “tribus” y corrientes socialistas, habría, primero, que entender lo que es la “izquierda” en sí misma.

¿Qué pasa por la cabeza de un gobernante y/o líder con este tipo de ideología? ¿Qué tipo de izquierda impulsará durante su mandato? ¿Qué corriente prevalecerá y marcará su administración durante los años al frente de su administración?

Los movimientos de izquierda en el mundo son tan diversos y contradictorios (incluso entre sí) que vale la pena colocarlos al frente de la vitrina para tratar de entenderlos, aunque los especialistas en el tema señalan que ni entre ellos mismos logran alcanzar un punto de acuerdo.

A diferencia de los movimientos de “derecha”, los mapas mentales de la “izquierda” son tan heterodoxos, tan disímbolos, tan encontrados, que en un gobierno con estas características puede verse y escucharse de todo.

Por lo tanto, la comunicación gubernamental también será complicada y, por decirlo de alguna forma, inentendible, incomprensible; todo parte de la idea de las tesis, antítesis y síntesis que broten del pensamiento.

Contradicción y antagonismo son sus principales pilares; esto, por supuesto, aunado a cierta inexperiencia, tablas o novatez de quienes coordinan las área de Comunicación Social, vitales para un gobierno.


Izquierda Stalinista

Si la corriente ideológica o doctrinal que impulsará el nuevo mandatario (junto con sus principales funcionarios públicos y dirigentes de partido) es de corte “stalinista” en su Comunicación Gubernamental se comenzarán a dar visos de autocratismo o autoritarismo.

Se caracterizará por defender ideas de fuerte centralismo, nacionalización y colectivización, con fuerte predominio de la administración de Estado a través de su partido (Morena).

Por si fuese poco, comenzará a verse de manera determinante la idea de una militarización de la sociedad, la intensa represión a los opositores “contrarrevolucionarios” y el fortalecimiento de los cuadros del partido.

Se comunicará la necesidad de contar con un Estado “anticapitalista”, bajo del control de una casta dirigente (nomenklatura) que acumule beneficios y privilegios a costa de quienes piensan diferente.

Dejarán ver, a través de su comunicación gubernamental, el despliegue de un Estado burocrático bajo el postulado de un cambio radical, con fuerte presencia de una propaganda gubernamental (a través de los medios, que terminan siendo sus víctimas).



Izquierda trotskysta

Si los nuevos funcionarios públicos y líderes de partido (Morena) representan a una corriente ideológica de corte “trotskysta”, en la comunicación gubernamental dejarán ver la necesidad de impulsar una “Revolución Permanente”.

Reflejarán la idea de impulsar un socialismo internacionalizado que rebase las fronteras nacionales, quizá bajo la figura de una migración flotante que no pueda ser detenida por gozar de derechos.

Defenderá la idea del “entrismo”, una táctica política empleada por el grupo de gobierno para afiliar a la mayor cantidad de miembros posibles a un partido de masas (Morena), para fundamentar o sostener su poderío.

Ejecutará medidas drásticas como la rotación de cargos públicos y la concentración del “centralismo democrático”, aplicadas a la estructura y organización internas de su Movimiento, que busque acabar con el exceso de burocratismo para blindar a posibles movimientos radicales.


Izquierda maoista

De cobijar esta doctrina o corriente de izquierda, la comunicación gubernamental se caracterizará por impulsar la movilización del campesinado (a diferencia del laborismo) y el ensanchamiento de su organización de partido (se ha visto en gobierno de Centroamérica).

El establecimiento de las bases campesinas dará pie, ineludiblemente, al contacto y coordinación con las guerrillas rurales y urbanas, para justificar una posible transición, que se conoce como “guerra convencional” contra el capitalismo.

Podría comenzarse a ver una “limpia” dentro del mismo partido, para desenmascarar y lanzar de sus filas a los llamados “revisionistas” (capitalistas disfrazados), inmersos como traidores o quintacolumnas.

La provisión de armas será expandida (armamentización) por todo el territorio, como un fin para la defensa de las poblaciones más vulnerables (“oprimidos”), a manera de movilización masiva revolucionaria.

Si se plantea desde el gobierno un maoísmo ortodoxo se tendrían autoridades más radicalizadas, con la manifestación de un gobernante envuelto en el culto de la personalidad; esto significa que el “líder” no solamente es el más importante, sino lo más importante para la nación.

Cabe precisar que los gobiernos de corte maoísta (ocultos o abiertos) se forman, en la mayoría de los casos, por las oleadas del radicalismo estudiantil bajo el liderazgo de sus respectivos partidos; de acuerdo con analistas, una agrupación en México que se considera “maoísta” es el Partido del Trabajo (PT).


Izquierda Marxista-Leninista

Este tipo de gobiernos emanan de partidos de carácter “revolucionario”, dirigidos por un liderazgo de vanguardia especialmente capacitado y activo, empeñado en planificar la destrucción del “sistema capitalista”.

A través de una acción “revolucionaria”, los sectores sociales más desprotegidos tendrán a derribar al gobierno “burgués” o “capitalista” y sustituirlo por uno de carácter obrero. Justifica el uso de la violencia para terminar con la clase dominante.

En la comunicación gubernamental se defenderá la idea de que el nuevo Estado que surge de la “Revolución” habrá de suprimir la propiedad privada de los medios de producción y sustituirla por la propiedad colectiva (incluye a medios de comunicación que se vuelven opositores).

Se comenzará a difundir el antagonismo y la hostilidad entre explotados (obreros, campesinos) y explotadores (empresarios, que en muchas ocasiones son llamados o calificados como “minorías rapaces”).

Mediáticamente, se comienza a difundir la visión de una Revolución Internacional indispensable, que no se circunscriba a un solo país, sino que sea producto de una movilización masiva, más allá de las fronteras.

En coincidencia con el llamado “Socialismo Utópico”, estos gobiernos impulsan el postulado de que la educación es un medio para arraigar los valores que hagan posible una sociedad igualitaria y armónica, por lo tanto, se somete a la población a una crítica radical, a una Revolución Rápida.


Otras dos ideas “clave” que se comunican: todos en una comunidad, sin excepción, deben trabajar y deben obtener una percepción; la jornada laboral debe ser muy extensa para que realmente sea atractivo.

Así las cosas con la comunicación de izquierda, tan dispersa, tan inentendible, tan confusa, tan utópica, tan idealista, y eso que no se comentará en este espacio de otro tipo de izquierdas (socialdemócrata, anarquista, revolucionaria, libertaria, autónoma, crítica, situacionista) que tienen más connotaciones.

Lo que debe quedar claro a todos, es que cualquiera que fuere la corriente y el matiz de una comunicación de izquierda siempre defenderá e impulsará la idea de una Revolución (bautizada de transformación), pase lo que pase, cueste lo que cueste.

elmerancona@hotmail.com


Contacto C&E

Suscríbete  C&E

Suscríbete por un año a la revista C&E Campaigns & Elections México por $300.00 MN. Y recibe la versión digital antes que nadie.  Y la versión impresa hasta tu hogar u oficina. 

(Oferta valida sólo para México, el resto de Iberoamérica recibirá sólo la versión digital) 

Siguenos en redes

Copyright © C&E Campaigns & Elections México 2020

  • Facebook
  • Twitter Social Icon
  • YouTube Social  Icon
  • Instagram Social Icon